Cultivo semisalvaje de hortalizas

Tema en 'Cultivo de hortalizas' comenzado por Delfinio, 19/7/09.

  1. Delfinio

    Delfinio Aldeano planetario

    Mensajes:
    1.145
    Ecosaludos, :happy:

    Estas son algunas de las maneras que empleaba el maestro Masanobu Fukuoka para hacer crecer hortalizas en los campos silvestres que rodeaban su casa, hermanándolas con sus parientes, las "malas hierbas" y haciendo que se autosembraran o brotaran de forma silvestre en los años siguientes, :happy: ...

    Fukuoka defiende las bondades de los cultivos al cuidado de la Naturaleza, es decir, en estado de crecimiento casi natural, en lugar de crecer bajo condiciones artificiales estrictamente establecidas por el ser humano y orientadas a sus fines productivistas. De acuerdo a este investigador, las plantas “saben” dónde, cuándo y cómo crecer. De este modo, sembramos un policultivo, es decir una diversidad de plantas y observamos las que prosperan y las que no. Fukuoka ha encontrado que este tipo de gestión a merced de la naturaleza, pero bajo la tutela humana, funciona mejor de lo que casi todo el mundo imaginaría.

    Al esparcir una mezcla de semillas de cereales y hortalizas sobre un lecho de trébol y “malas hierbas”, algunas se “desvanecen” pero otras sobreviven. Estas plántulas crecen junto a otras compitiendo o cooperando y aunque parezca desordenado, es sin duda racional y organizado, resultando un método al que podríamos denominar “cultivo mixto semisalvaje”, que a juicio de Fukuoka, es suficiente para un pequeño jardín familiar o una horticultura sobre un suelo cuasi-estéril (en apariencia) que permite conseguir autosuficiencia. A una mayor escala, en grandes superficies, debería aplicarse un esquema de rotación sistemática.


    Cultivo Semisilvestre de hortalizas:



    Consiste en una mera dispersión de semillas en tierras marginales, campos, huertos, diques de tierra o espacios abiertos no habituales. La mayor parte de las hortalizas, en conjunción con el trébol “ladino” producen un jardín de las primeras recubierto de trébol.



    Con buen tiempo, durante la estación de siembra, se dispersa o plantan en hoyos intercalados entre las “malas hierbas” una mezcla de semillas de trébol y muy diversas hortalizas, lo cual producirá que las últimas alcancen considerable tamaño.



    La mejor época para sembrar hortalizas de otoño es cuando “malas hierbas” tales como garrachuelo, mijo “cola de zorra”, “grama del Norte” (Agropyrum repens) y cogón (=”Alang-alang”=Imperata cylindrica) han madurado y comienzan a marchitarse, pero antes de que las “malas hierbas” de invierno comiencen a germinar.



    Las hortalizas de primavera serán sembradas en Marzo y Abril, después de que las “malas hierbas” de invierno (por ejemplo, especies de arrozal tales como “cola de zorra” de agua, “Bluegrass de Kentucky” -gramínea anual norteamericana usada como forraje- y hierbas campestres como álsine, Stellaria holostea, verónica, algarrobo común y Vicia villosa hayan pasado su periodo de floración, aunque con antelación a la germinación de las “malas hierbas” de verano.



    Cuando las simientes de hortalizas y trébol se dispersan entre las “malas hierbas” marchitas (que actúan como abono), germinan con las primeras lluvias. En caso de no alcanzarse la precipitación suficiente, las plántulas germinadas pueden ser dañadas por los rayos solares y estrés hídrico, por lo que puede sembrarse durante la estación de las lluvias. Las plantas leguminosas son especialmente propensas a malograrse, y a no ser que crezcan rápidamente, se corre el riesgo de que sean devoradas por pájaros e insectos.



    Si las semillas brotan antes que las “malas hierbas”, se estabilizan y las desplazan. Sembrando cantidad suficiente de hortalizas de otoño, tales como daikon, nabo, y otras crucíferas, se frenará la emergencia de “malas hierbas” de invierno y primavera.



    Estas hortalizas expulsarán sus semillas y llegado Junio o Julio algunas de las cuales germinarán dando lugar a abundantes híbridos de primera generación, próximos a las ancestros silvestres (o cultivares iniciales), hortalizas semisalvajes de sabor y aspecto diferentes y de proporciones absurdamente grandes, por lo general: daikon, nabo y col china gigantes, cruces entre mostaza negra y mostaza de la India o de mostaza de la India y mostaza china, unas pocas zanahorias y bardanas de raíces cortas, gruesas y vigorosas con muchos pelos radicales, de sabor fuerte y picante. pero para Fukuoka de las más apreciadas. Existen muchas plantas que arraigan y continúan produciendose año tras año, como son los casos del ajo, cebolleta, puerro, Petroselium segetum (un perejil), filipéndula y Capsela bursa pastoris (“bolsa de pastor”).



    Las hortalizas leguminosas deberían ser incluidas junto a las semillas a esparcir entre las “malas hierbas” en primavera y principios de verano. Espárrago, “frijol de vaca” (Vigna catjang), semillas de “mung” (Phaseolus aureus) son asequibles, generando altos rendimientos. Los pájaros se alimentan con guisantes de jardín, semillas de soja y adzuki y de habichuelas, por lo que deberán ser estimuladas a germinar rápidamente. La solución sería hacer uso de bolas de arcilla.



    En el caso de las hortalizas delicadas o débiles, como pudieran serlo tomates y berenjenas, existe la posibilidad de que crezcan en semilleros, trasplantándose después, ya como plántulas, en un suelo con cobertura de trébol y “malas hierbas”. Si se les permite crecer como arbustos y reptar por el terreno, el tallo emitirá raíces y producirá más tallos y más fruto. Algo semejante le ocurre a la patata. Si se deja que esta última arrastrarse por el terreno, crecerá todos los años en los mismos lugares, por lo que desenterrando las de menor tamaño nunca habrá necesidad de sembrarlas de nuevo (en un clima húmedo seguramente puedan pudrirse, si no se hace uso de una cobertura que impide tal proceso).



    Miembros de la familia de la calabaza tales como el calabacino, calabaza vinatera o chayote pueden ser utilizados en terrenos inclinados, pudiéndose dejar que trepen por los troncos. Eligiendo variedades que rastreen bien: calabazas, melones, sandías (con la debida protección de sus plántulas), junto al pepino, darán lugar a cosechas vigorosas. Masanobu Fukuoka planta ñame y boniato por las vallas de su huerto.



    Con hortalizas más sensibles en sus estados germinativos, como lo son zanahoria, espinaca y bardana, Fukuoka recurre, ya sea a las bolas de arcilla, o a recubrir las semillas con una mezcla de barro y ceniza de madera.



    Fukuoka comenta que el aroma picante, el buen cuerpo y los micronutrientes, por haber crecido en ambientes saludables, convierte a las los vegetales comestibles mentados en alimento de máxima calidad. Sin embargo nos advierte que a pesar de no alcanzarse rendimientos muy altos por unidad de superficie, cuando se cultivan diversas hortalizas y coexisten junto a las “malas hierbas” los daños producidos son mínimos, ahorrándose el uso de pesticidas. Aboga pues por el uso, ante mediocres crecimientos, del trébol y gallinaza, abono de restos vegetales y excrementos humanos muy descompuestos.


    Mas información en: http://weblogs.madrimasd.org/universo/archive/2009/04/15.aspx

    Fukuoka.jpg


    Fraternidad, Armonía y Sentido del Humor

    :jardinero:

    "Cambia el Chip... Piensa en Verde"
     
  2. biel

    biel

    Mensajes:
    1.108
    Ubicación:
    Mallorca sureste
    hola Delfinio, es dificil seguir al maestro de maestros y conseguir sus sorprendentes resultados más aún, es una muy buena opción porque sin esfuerzo consigues los mismos o mejores resultados, pero hay que ser muy buen observador y tranquilo y paciente con los resultados mientrás se aprende, ir haciendo pequeñas pruebas y pequeños adelantos para no verse confundido y abandonar por el desánimo, como en todo los cambios grandes poco a poco, paso a paso hasta que dominamos lo nuevo y lo que conocemos, después ya podemos cambiar si lo creemos conveniente.
    saludos
     
  3. Delfinio

    Delfinio Aldeano planetario

    Mensajes:
    1.145
    Hola,

    Así es biel, ese sería el secreto, practica, practica y más practica... observación, observación y más observación... deducciones... y mientras tanto, vamos recorriendo el camino de re-aprender a integrarnos con la Naturaleza...a mirar las cosas desde el punto de vista ecocéntrico... el único camino posible hacia la sostenibilidad... :happy:


    Fraternidad, Armonía y Sentido del Humor

    :jardinero:

    "Cambia el Chip... Piensa en Verde"
     
Cargando...