Ficha de Iris (lirios)

Tema en 'Lirios (Iris)' comenzado por mar_azul, 22/6/10.

  1. mar_azul

    mar_azul señorita de los hibiscus

    Lirios (Iris)

    bwy1320795415e.jpg

    Se trata de una planta acuática y vivaz de jardín, con una gran diversidad de especies. Resulta ideal para la orilla de un estanque o arroyo, embelleciendo los espacios de agua que ubiquemos en nuestro jardín. Sin embargo, puede desarrollar múltiples funciones decorativas.

    Es capaz de alcanzar una altura de 150 centímetros, y florece en los meses de febrero a agosto. Para obtener su reproducción debemos emplear los métodos de división de rizoma y por bulbos.

    Son plantas multianuales cuyas flores individuales se abren hacia abajo en tres pétalos externos, al mismo tiempo que los tres internos se alzan en corola. Es imponente la variedad de colores que pueden presentar.

    Para su mejor cuidado, el iris debe colocarse siempre al sol o a semisombra. El suelo debe ser permeable en la variedad bulbosa y vivaz, o presentarse empapado para la variedad denominada de pantano.

    Sin embargo, a diferencia de las especies clásicas de estanque u otras acuáticas, que requieren siempre de un lugar húmedo o empapado de agua, los iris de la variedad bulbosa pueden cultivarse en tierra de jardín seca, sólo humedecida levemente. El Iris germánica, por ejemplo, se desarrolla perfectamente en suelos secos.

    Se denomina plantas bulbosas a cualquiera de las especies que se cultivan a partir de algunos órganos vegetales determinados, como son los bulbos, los cormos, las raíces tuberosas y los rizomas. Habitualmente se las circunscribe a las especies bulbosas, pero en realidad abarcan los cuatro grupos mencionados.

    Quizás el ejemplo más conocido de plantas bulbosas sea el tulipán, aunque en realidad existe un gran número de especies. El gladiolo, la dalia, la cala, el lirio, el iris y el jacinto son algunas de una larga lista. Conozcamos ahora como se produce el crecimiento de las plantas bulbosas.

    Los cuatro órganos mencionados (bulbos, cormos, raíces tuberosas y rizomas) se encuentran bajo tierra, cumpliendo la función de acumular los nutrientes que fabrican las hojas. A partir de ellos, y gracias a este mágico mecanismo natural, año tras año brota y nace una nueva planta bulbosa.

    Una característica importante de las plantas bulbosas es que no cuentan con hojas durante el invierno, porque brotan nuevamente cuando llega la primavera. El principal atractivo de estas especies se centra en las flores que poseen, ya que el abanico de colores es prácticamente interminable, además de cubrir todas las estaciones del año con floración

    Iris

    bwy1321465015j.jpg

    Iris es una planta vivaz de flores muy coloridas. Sus variadas especies pueden dividirse en iris de bulbo e iris de rizoma. Su altura puede oscilar entre 10 y 100cm.

    Descripción

    Planta de la familia de las Iridáceas, vivaz, de 25 centímetros a un metro de altura, según la variedad. Su nombre vulgar es el de “Lirio”.

    Este género de plantas comprende numerosas especies, algunas de las cuales se propagan por rizomas o división de raíces y otras por bulbos.

    Dada la importancia que tienen en jardinería los Iris o Lirios, ciaremos algunas de las numerosas especies que se cultivan, especialmente para decoración de macizos y platabandas.

    En jardinería, por razones de cultivo, los Iris suelen clasificarse en: 1) Bulbosos; 2) Rizomatosos. También pueden agruparse en: 1) Propios de terrenos secos; 2) Propios de terrenos húmedos.

    Los rizomas se plantan desde febrero hasta fines de abril a unos 6 centímetros de profundidad y dijando unos 20 centímetros entre uno y otro.

    Entre las enfermedades que pueden atacar a los lirios, deben nombrarse:

    “Heterospdriosis”, que suelen abarcar gran parte del limbo de las hojas y que se caracteriza por presentarse en forma de manchas redondeadas, decoloridas, solitarias o confluentes, que luego se vuelven obscuras y con puntuaciones negruzcas. Es causada por un hongo llamado Heterosporiitm gracile, v se combate con la destrucción de las hojas atacadas y la aplicación de pulverizaciones de caldo bórdeles al 1 %, repetidas tantas veces como sean necesarias, hasta la total erradicación del mal.

    “Mancha de la hoja”, producida por el hongo Didyme-llina iridis, con sintomatología muy similar al caso anterior y procedimientos de combate iguales.

    Para otras enfermedades y plagas pueden consultarse los capítulos referentes a los narcisos, jacintos y junquillos, pues muchas de ellas son comunes a todas estas plantas.

    Iris planifolia

    klz1321465177d.jpg

    Esta planta de la familia de los iris crece en zonas rocosas, agrestes por encima de los quinientos metros. Estos lirios no alcanzan los 15 centímetros de altura. Los cuidados son escasos pues es una planta silvestre aunque también se puede cultivar en maceta pero es recomendable trasplantarla después de la floración. Esta planta brota a principios de otoño y florece en invierno cerca de diciembre y se retrae en verano.
    Usos y localización.

    Se puede usar para borde de parterres y combinado con otras bulbosas también se puede poner en terrazas esta planta resiste la sombra y la semisombra pero le conviene varias horas de sol al día queda muy bello combinado con lirios de varias alturas ya sean blancos o morados quizá con toques de amarillo.

    Iris florentina

    jdv1321465082h.jpg

    El Iris florentina o “Lirio de Florencia”, con flores de color blanco rayadas de amarillo pálido es una de las tantas variedades del de Alemania.

    Iris Sussiana = Iris pitnctata o “Lirio Franciscano” con flores muy grandes de color gris salpicado con manchas negruzcas o violáceas, es de cultivo más bien delicado pues sufre con los fríos y la humedad. Tiene la particularidad de presentar una sola flor por tallo y de tener los rizomas cubiertos por una piel rojiza; por lo general florece a fines del invierno.

    Iris japónica o “Lirio del Japón”, con hojas persistentes y abundantes flores de color variado, pequeñas y duraderas. Florece en la primavera y las plantas son sensibles al frío.

    Irt: ochroleuccí, con hojas y tallos de más de un metro de altura; llores grandes, blancas y amarillas, aromáticas y semillas envuehas por iba tegumento delgado. Prospera muy bien en lugares húmedos. Florece a principios del verano.

    Iris Kacmpferi, muy parecidas entre sí, originarias del Japón y de China, con tallos muy altos y flores enormes, de colorido diverso y a veces dobles en los tipos de jardín. Prefieren terrenos húmedos y florecen a fines de la primavera.

    Iris pseudacorus

    bwy1321465222j.jpg

    Iris nnguicularis = iris stilosa, originaria del norte de Africa, con follaje muy tupido y tallos florales cortos; las flores son de colorido variable y aparecen generalmente en el otoño. La planta requiere mucha humedad.

    En general todos los lirios son de fácil cultivo y no requieren más cuidados que los descriptos para otras plantas bulbosas f rizomatosas. Los primeros se plantan desde febrero hasta fines de abril a unos 10 centímetros de profundidad y dejando unos 20 centímetros de distancia entre planta y planta. Les conviene mucho la tierra calcárea y prosperan mal en las acidas; las enmiendas necesarias pueden realizarse con cal apagada a razón de medio kilogramo por metro cuadrado de superficie.

    cuando se vea que l.i plantación comienza a degenerar, cosa que sucede cada tres o cuatro años, será preciso hacer rotar los cultivos; para ello bastará desenterrar los bulbos y plantarlos en otro luaar más adecuado

    Iris rosa

    jdv1321465251i.jpg

    Iris reticulata, presentando una floración aromática a fines del invierno, de color azul violáceo o rojo púrpura en el tipo, aunque hay subvariedades de otros matices. Es especial para rocallas, ya que prefiere terrenos secos, bien drenados y con una exposición soleada.

    Iris xiphoules = I. anglica, o “Lirio de Inglaterra”, con llores de color muy intenso manchadas de anaranjado; tiene muchas subvariedades con flores de matices diversos y por lo general florece en el verano.
    Otros lirios bulbosos: I. filifolia, 1, Histrío, 1. Pérsica, I. clata, etc.

    Entre los lirios rizomatosos, es decir, aquellos que se multiplican por rizomas que generan tallos florales capaces de producir nuevos rizomas laterales, pueden nombrarse:

    Iris germánica o “Lirio de Alemania”, con hojas persistentes en el invierno y dos flores en cada tallo; hay muchísimas subvariedades de coloridos diversos que presentan su flor a fines de la primavera. Se prestan para cultivar en suelos secos, arcillosos, permeables y sobre todo asoleados.

    Iris hispánica


    cqs1321465118z.jpg

    Se pueden diferenciar fácilmente los Iris de terreno seco con los de suelos húmedos por el aspecto de sus hojas; mientras los primeros las tienen de un color verde uniforme, los segundos las presentan salpicadas de manchitas obscuras.

    Entre los Iris bulbosos, vale decir aquellos que se propagan por bulbos y que forman bulbillos alrededor del de la planta madre para aumentar así el tamaño de la mata, podemos nombrar:

    Iris hispánica = Iris xiplñvm o “Lirio Azul de España”, que produce en el tipo flores de color azul, aunque en la actualidad hay otras subvariedades de colorido diverso (amarillo, en el llamado “lusitanica”; blanca, en el “Battandieri”, anaranjada en el “Sórdida”, etc.). Florece en la primavera y aunque no está incluido dentro de la lista de los propios para terrenos húmedos, puede prosperar muy bien en ellos.

    Iris siberiana


    bfi1321465277d.jpg

    Las clásicamente guapas Iris Siberianas son un deber-tener para cada jardín. Elegantes tallos, flores barbilampiñas a finales de primavera hasta principios de verano, los Iris siberianos iris vienen en tonos de azul-violeta, púrpura, vino, lavanda, rosa, blanco y amarillo. A diferencia de la rigidez de follaje de algunas especies del iris, el iris siberiano estrechado las hojas que dan a la planta un agraciado efecto a pasto.

     
Cargando...