Guía de cactus y crasas: distribución, morfología, familias y cultivo (todo en 1 pág)

Tema en 'Guía de cactus y crasas' comenzado por Venior, 31/1/07.

  1. Venior

    Venior

    Mensajes:
    476
    Ubicación:
    Santiago, CHILE.
    Hola a tod@s:
    Quisiera compartir con ustedes una recopilación de información que he sacado de internet, seleccionado, redactado y ordenado del modo más simple que me fué posible.
    La finalidad de este iniciativa es poder, entre todos, leer y enriquecernos con ella.
    Tres cosas antes de empezar:
    La primera, la idea es que entre todos podamos compartir nuestros conocimientos, aportes personales y datos. Agradeceré en forma entusiasta cualquier corrección que se haga, y les pido encarecidamente que los posteos agreguen o critiquen en forma constructiva la información que se pondrá.
    Lo segundo, mis más sinceros agradecimientos a mi amigo Julio, quien pacientemente ha leído y corregido mis apuntes con la mejor de las disposiciones y la más sincera paciencia. Mil gracias.
    Finalmente, las fuentes exactas de la recopilación no las recuerdo, ya que son de hace más de un año. Sin embargo, existe información muchas veces textual de páginas como:
    http://www.infojardín.com
    http://www.planetacactus.cl
    A aquellas personas que deseen el formato en word, que tiene fotos, pueden escribirme un mp con su correo electrónico.
    Bueno, vamos a lo nuestro.
    Saludos, Venior.
     
  2. Venior

    Venior

    Mensajes:
    476
    Ubicación:
    Santiago, CHILE.
    Re: Guia para los aficionados

    DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DE CACTUS Y OTRAS SUCULENTAS

    Al igual que en otros aspectos sobre el cultivo de las Plantas Suculentas, la ubicación, dependerá de la latitud en que nos encontremos, y con ello de la climatología, y de la especie en cuestión.

    Los cactus son originarios de América, pero se han difundido al resto del mundo dada su enorme belleza, especialmente hacia Europa y Asia, debido al enorme interés que presentan los aficionados a estas particulares plantas. Se cree que unas pocas especies del género Rhipsalis que se han hallado en África y en la India, se supone que fueron introducidas mediante semillas bien por aves o bien por el hombre.

    Podemos encontrar cactus silvestres en el continente americano, desde los 53º latitud Norte (Estados de Alberta y Columbia Británica, en Canadá) hasta los 50º latitud sur (Tierra del Fuego, Argentina).

    Norteamérica

    México es el país que alberga la mayor variedad de géneros y especies. Dentro del este paraíso para los aficionados destacan los enormes ejemplares de Pachycereus weberi, con docenas de tallos perfectamente verticales que crecen a partir de unos 2 metros. Y habitan numerosos Cephalocereus senilis, de varios metros de altura, en perfecta columna vertical, o ramificados si han tenido algún accidente.

    En las grandes llanuras desérticas del Norte de México se halla la mayor cantidad de cactus globulares de pequeño volumen como el mítico Lophophora williamsii, varias especies de Astrophytum y Mammillaria, y ejemplares de Thelocactus bicolor y Mammillopsis senilis.

    Estados Unidos que es el segundo país con mayor cantidad de especies de la familia Cactaceae, presentándose en este territorio géneros muy importantes tales como Carnegiea, Echinocereus, Pediocactus, Ferocactus y Echinocactus, entre otros.

    Sudamérica

    En las zonas orientales mas secas de Brasil pueden encontrarse gran cantidad de cactus columnares (Cereus, Cephalocereus, Monvillea, etc.). Estas plantas crecen generalmente entre los árboles o formando parte del sotobosque.

    En las zonas interiores de Brazil se pueden encontrar Discocactus, Melocactus, Gymnocalycium y Notocactus. Y al Sur y al Este de este país se hallan algunas especies epífitas como Zygocactus, Schlumbergera y Rhipsalis.

    En las laderas de la Cordillera de los Andes viven hermosas especies columnares de los géneros Espostoa y Oreocereus y hay cactus hasta los 4.000 metros de altitud en lugares casi permanentemente nevados.

    En todo el altiplano de la Cordillera de los Andes habitan Opuntias cubiertas de vellosidad así como los géneros Matucana, Lobivia, Oroya, todos ellos compartiendo fronteras entre Bolivia, Chile y Perú.

    En Chile hay cactus columnares como Browningia y Eulychnia, y otros subglobulares y alargados como Copiapoa y Neoporteria, género que actualmente se denomina Eriosyce.

    Cruzando los Andes en las regiones argentinas con zonas secas de pastizal presentan pequeños cactus globulares como Rebutia, Gymnocalycium, Parodia, Notocactus y Echinopsis, y otros columnares como Trichocereus.

    Desde el centro de Perú, pasando por el Este de Bolivia, y en Paraguay y Uruguay se encuentra el género Cleistocactus.

    África

    En los desiertos secos de Sudáfrica, se pueden encontrar en forma abundante Lithops, que en griego significa lithos = piedra y opsis= aspecto, de aquí el nombre latino y también el vulgar de Piedras vivas, ya que se asemejan a ellas como método de supervivencia.

    Este género es el más conocido del grupo Mesembryanthemaceae, plantas que, en general, imitan muy bien su entorno y que pasan absolutamente desapercibidas, mimetizándose en su hábitat.

    Como podemos ver, la familia Cactaceae se extiende por todo el continente americano, independiente de las fronteras, estas plantas crecen en distintas zonas y con distintas condiciones climáticas, por lo que, el estudio de esta información proporciona, para aquel aficionado que lo desee, un conocimiento más integral de sus especies.
     
  3. Venior

    Venior

    Mensajes:
    476
    Ubicación:
    Santiago, CHILE.
    Re: Guia para los aficionados

    MORFOLOGÍA DE CACTUS

    En general todos los cactus evolucionan para conseguir una forma de sus tallos con un máximo de volumen interno y un mínimo de superficie externa expuesta al sol y al calor.

    Entre las formas mas comunes podemos encontrar:

    Globular

    Es muy arriesgado referirse a géneros de cactus globulares ya que estos los componen muchas especies diferentes con tallos de diferente porte. Es aconsejable cuando se habla de cactus globulares referirse a especies concretas. Por ejemplo, existen cactus globulares como Echinocactus grusonii, Echinocactus horizonthalonius, Lophophora williamsii, Melocactus sp.

    Esta forma se encuentra mayoritariamente en especies de pequeño y mediano tamaño. Es recomendable mencionar que existen algunas especies que presentan esta forma en sus primeras etapas de crecimiento, pero que luego derivan a la forma columnar, tales como Astrophytum ornatum, además de algunas Mammillarias y Echinocereus.

    También existen algunos cactus globulares que con la edad tienden a amacollar, entre los que se puede mencionar la especie Mammillaria prolífera y algunas especies del género Rebutia.

    Columnar

    En esta forma los tallos adquieren una forma cilíndrica y su crecimiento se produce verticalmente. Los tallos pueden presentar una sección triangular, cuadrada o bien redonda, y su aspecto puede variar tanto en número de costillas como en diámetro o en altura.

    Los que amacollan lo hacen tanto desde la base como a cierta altura, en cuyo caso toman un aspecto arborescente, como los conocidos cactus “candelabro” mexicanos, Carnegiea gigantea.

    Entre los géneros columnares se pueden encontrar Cereus, Pachycereus, Oreocereus, Cephalocereus y Pilosocereus.

    Entre las especies columnares que no alcanzan dimensiones arbóreas, pero sí se destacan en su hábitat formando hermosos y llamativos grupos se encuentran los géneros Espostoa, Cleistocactus, Echinocereus y Haageocereus.

    Opuesto a las formas medianas y gigantes de los géneros anteriores se encuentran especies de apenas unos centímetros de altura pertenecientes a los géneros Mammillaria, Escobaria y Astrophytum.
    Generalmente las especies columnares crecen más rápido que las especies globulares, lo que no debe ser tomado como algo determinante.

    Foliosa o epífita

    Los tallos se asemejan a hojas, es decir, son planos y de forma alargada o redondeada. Su nombre deriva de los géneros de hábitos epífitos, ya que esta forma se da únicamente en los géneros de hábitos epífitos, ya que estas plantas no tienen la necesidad ni de almacenar agua, ni de protegerse del sol, ya que habitan en recovecos de árboles y rocas de zonas húmedas.

    Los géneros que presentan esta forma son: Cryptocereus (que en nomenclatura actual se considera dentro del género Selenicereus), Disocactus, Epiphyllum, Lepismium, Rhipsalis y Schlumbergera.

    Artículos o palas

    Se da en unos pocos géneros como Opuntia, Tephrocactus y Pterocactus, aunque todos están emparentados.

    Los tallos adoptan formas planas y redondeadas o globulares.

    PARTES DE UNA PLANTA

    Las aréolas

    Las aréolas son en los cactus como las yemas de los árboles, es decir, dan lugar a hojas, brotes y flores, pero en el caso particular de los cactus, también a pelos, cerdas, gloquidios y espinas. Tienen forma de pequeñas almohadillas y pueden ubicarse a lo largo de las costillas en cactus columnares y algunos globulares, así como en los tubérculos, lo que se da en varias especies globulares.

    En las aréolas existen dos puntos de vegetación, uno que genera flores y brotes, y otro que da lugar a espinas. Pueden encontrarse juntos en una misma areola como en Cereus, Echinopsis y Opuntia, o bien separados, uno sobre el tubérculo en donde crecen las espinas y otro desplazado hacia la axila del mismo, punto donde se producen las flores y los brotes, como ocurre en los géneros Mammillaria y Coryphantha.

    Las hojas

    Sólo los géneros Pereskia y Pereskiopsis poseen hojas perfectas y permanentes. Por lo general éstas faltan o son caedizas y rudimentarias. Aparte de los diminutos elementos foliares que se dan en algunas especies, en el cuerpo de los cactus existen vestigios de hojas verdaderas: las espinas y los tubérculos.
    Las espinas son porciones del limbo foliar modificado a través del tiempo.

    Los tubérculos corresponden a bases de hojas. En algunas Opuntia, la hoja queda reducida a pequeños residuos alargados de textura carnosa.

    Las espinas

    En este apartado, si se desea ceñir a la nomenclatura botánica más estricta deberían ser llamadas “agujas” ya que los cactus no tienen espinas. Las Euphorbias y los rosales tienen espinas (Estas forman parte de los tejidos del tallo, en los cactus no ocurre esto). De todas formas, la mayoría de los autores hablan de espinas, por lo que se procura mantener esta manera de llamarlas para evitar confusiones a los aficionados.

    Las espinas son hojas modificadas producidas por tejidos meristemáticos de la areola, y no están unidas a los tejidos internos, a diferencia de lo que sucede con las espinas de otras plantas suculentas, como las epífitas, por nombrar alguna.

    Los cactus que habitan en zonas expuestas a fuerte insolación suelen tener espinas densas y fuertes ya que con su sombra disminuyen el efecto de los rayos solares sobre el cuerpo de la planta.

    La forma de las espinas varía considerablemente según la especie: hay espinas aciculares prismáticas, cilíndricas y con formas de lengüeta, su punta puede ser muy aguda, rectilínea o ganchuda. En algunos casos son muy pequeñas y en otros pueden alcanzar unos 20 cm. de longitud, como Stetsonia coryne o bien el cuerpo de la planta puede carecer de ellas como ocurre en Lophophora y Aztekium.

    En algunas especies como Cephalocereus y Espostoa, las espinas se han transformado en pelos, también llamados espinas criniformes.

    En cada areola existen dos tipos de espinas, unas radiales que nacen de la periferia y son numerosas y otras centrales, que son más duras y resistentes.

    En las aréolas del género Opuntia se encuentran unas espinas pequeñas y numerosas llamadas gloquidios, las que forman almohadillas y dan un efecto aparentemente inofensivo. Sin embargo estas espinas, una vez en la piel son difíciles de eliminar.

    En algunas especies de Ferocactus, Opuntia y Mammillaria, existen espinas glandulares que exudan néctar.

    Las flores

    Las flores de los cactus poseen pedúnculo, pero muchas veces éste se ve disminuido o se ha reducido al máximo, como se puede observar en el género Mammillaria.

    La diferenciación entre pétalos y sépalos no es clara, lo que incrementa en muchos casos su belleza, pero dificulta el determinar entre unos y otros. Los más externos son pequeños y en ocasiones de color verdoso, en cambio los pétalos (que son más internos) presentan colores vivos y frescos.

    Por otra parte, el cáliz de algunas especies se alarga de tal modo que puede ser confundido con el pedúnculo.

    Los pétalos y sépalos pueden estar separados en toda su longitud, como ocurre en Pereskia y Opuntia, o bien juntos como en Cleistocactus y Oreocereus.

    Generalmente las flores son regulares o actinomórficas (lo que en palabras simples significa que si se traza una línea por el centro de la flor, ambos lados resultan similares), aunque en algunos géneros como Zygocactus y Cleistocactus son irregulares o zigomórficas.

    Suelen tener una gama diversa de colores, entre los que podemos encontrar blancos, amarillos, naranjas, rosas, rojos, púrpuras violeta en incluso algunas verdosas.

    Las raíces

    Las raíces pueden ser bastante superficiales, extendiéndose ampliamente de forma que tengan fácil acceso al agua caída de las lluvias. También pueden ser napiformes, es decir, tener una forma cónica que realiza funciones de reserva en especies de los géneros Lophophora, Ariocarpus y Eriosyce).

    Los frutos

    Por lo general los frutos son bayas carnosas, como en el género Opuntia, aunque en algunos cactus aparecen secos, como el género Echinocactus, son algunos ejemplos.
    Una propiedad de los frutos de algunas especies como Opuntia microdasys, es que pueden enraizar y producir brotes, pudiendo utilizarse como forma de propagación.

    Las semillas

    Las semillas son de forma redondeada u oval, y generalmente su diámetro no supera el milímetro, salvo excepciones como el género Opuntia, que es el más destacable, aunque no el único.

    MODIFICACIONES DE FORMA Y COLOR

    Plantas crestadas

    Las formas crestadas se dan en diferentes especies del reino vegetal, siendo frecuentes en los cactus. Generalmente se producen al variar la forma de crecimiento en el ápice de la planta. Dicho punto de crecimiento se divide y subdivide, transformándose en una línea, con lo cual, al seguir creciendo únicamente en forma lateral, la simetría que normalmente poseería la planta se distorsiona, convirtiéndose ésta en un cuerpo plano, a menudo con ondulaciones.

    Existen varias teorías sobre la causa que provoca este fenómeno en las plantas suculentas, pero no son del todo satisfactorias por el momento.

    Las crestaciones pueden aparecer tanto en las plantas recién nacidas como en ejemplares de muchos años. Estos ejemplares pueden producir flores, aunque en algunos casos no lo hacen. Sus flores pueden ser de distinto tamaño al normal y asimismo no es extraño observar diferencias en sus formas con respecto a las de ejemplares normales.

    En muchas ocasiones, plantas crestadas pertenecientes a especies que emiten retoños o ramificaciones, dan brotes sin ninguna distorsión.

    Las semillas procedentes de plantas crestadas pueden reproducir dicha deformación en un cierto porcentaje, aunque éste es siempre reducido.

    Plantas variegadas

    Las plantas variegadas son aquellas en las que una mayor o menor parte de su cuerpo no posee el característico color verde debido a la falta de clorofila, predominando otros pigmentos.

    Generalmente el color de las zonas variegadas en una planta es amarillo aunque pueden estar pigmentadas de rosa, rojo y marrón.

    Uno de los cactus variegados mas característicos es el Gymnocalycium mihanovichii var. hibotan, que fue desarrollada en Japón en 1941 procedente de una semilla y por sucesivas selecciones a partir de hijuelos con mayor superficie cubierta de rojo procedentes de aquella primera planta, el cultivador japonés E. Watanabe consiguió obtener una planta totalmente roja. Mediante procesos análogos han sido seleccionadas varias formas variegadas de distintos colores de la misma variedad.

    Dada la carencia de clorofila en las plantas que son totalmente variegadas éstas deben ser injertadas para que sobrevivan.
     
  4. pipe1984

    pipe1984 novato

    Mensajes:
    44
    Ubicación:
    CHILE, SANTIAGO,MAIOU
    Re: Guia para los aficionados

    FAMILIAS Y GÉNEROS DE PLANTAS SUCULENTAS

    Familia de las agaváceas.


    Agave.

    • Son casi todas originarias de México.
    • El follaje esta constituido por hojas largas, gruesas, fibrosas, casi todas están provista de espinas y terminadas en una púa muy dura y acerada. Están dispuestas en forma de roseta en torno a un tallo cortó que no se ve.
    • Floración en espiga a lo largo de bohordo a veces enorme, son verdosas. Sólo hay una floración por temporada.
    • Trasplante, cada dos años.
    • Riego en otoño, 2 veces por mes
    • Y en invierno suprimirlos.
    • Sp: Agave americana

    Sansevieria.

    • Origen: África.
    • Las hojas pueden ser planas o cilíndricas, coriáceas, dispuestas ya sea en macizo apretado sobre un tallo subterráneo (rizoma), ya sea en roseta sobre un tallo corto.
    • Floración: las flores se hallan sobre un pequeño pedúnculo que se erige al lado de las hojas.
    • Sol: resistente
    • Transplante: una ves por año
    • Tierra: rica en humus y bien drenadas.
    • Abonarla dos veces por mes.
    • Invernada:12 grados
    • Sp: Sansevieria caulescens

    Familia de las aizoáceas = sembryantemáceas = ficoidáceas.

    • África del sur.
    • Son platas variadas, siempre se trata de plantas enanas, rastreras o sólo con dos hojas.

    Argyroderma.

    • Formadas por dos hojas carnosas azuladas que crecen a ras de suelo.
    • Floración rosa o anaranjada.
    • Se reproduce por siembra.
    • Largo periodo de reposo vegetativo.

    Carpobrotus = Mesenbryanthemum.

    • Planta rastrera, de tallos muy ramificados, cuya hojas aparecen a lo largo de pares
    • La sección de las hojas es triangular.
    • Son rugosas al tacto.
    • Flores rojo púrpura de centro amarillo aparecen en la primavera.
    • Reproducción por esquejes
    • Se las emplea para cubrir taludes secos y soleados.

    Conophytum.

    • Plantas carnosas de hojas soldadas de dos en dos, que se desarrollan de matas ramificadas de un pie que no se ve.
    • Floración amarilla o rosa, según la especies.
    • Reproducción por siembra o esquejes.
    • Largo periodo de reposo vegetativo sin riego.
    • Sp: C ernianum.

    Deloesperma.

    • Herbácea, rastrera, de tallos finos y ramificados, con numerosas hojas pequeñas opuestas en parejas, alargadas, verdes, que parecen cubiertas de verruguillas, y brillan al sol.
    • Floración; insignificante.
    • Se reproduce por esquejes herbáceos.
    • Reposo invernal en un lugar seco (5 a10 grados )
    • Sp. D cooperii.

    Dorotheanthus.

    • Plana anual.
    • La planta forma matas de tallos ramificados.
    • Hojas de un centímetro de ancho y de 3 a 4 cm. de largo que se fijan en parejas sobre el tallo.
    • Reproducción sólo por siembra
    • Sp. Dorotheanthus.

    Faucaria.

    • Sp: F. felina. y la F. Tuberculosa.
    • Hojas triangulares opuestas. Cada par de hojas se superpone al precedente perpendicularmente.
    • Reproducción por semillas o por brotes de pequeñas plántulas.
    • En reposo invernal deben estar en un lugar seco a unos 15º.

    Lampranthus.

    • plantas de tallos erguidos o rastreros que se convierte en leñosos con el tiempo.
    • Hojas: 3 a 4 cm. de largo, pueden ser triangulares o circulares.
    • Reproducción por esquejes (tallos leñosos).
    • En invierno las plantas deben estar en un ambiente claro a una temperatura de 10 a 15 grados Celsius.

    Lithops.

    • Muestran un sorprendente mimetismo.
    • Reproducción sólo por siembra, en primavera y en un medio cálido.
    • Presenta un par de hojas
    • Planta de ambiente secos que debe situarse bien resguardadas.
    • Tiene una hendidura central por donde aparece la flor.
    • El tallo no se ve.
    • Tiene forma de piedras.

    Fenestria y Fritia (muy similares a las anteriores).

    Mesembryanthemum.

    • Floración insignificante
    • Hojas ovales, alargadas o redondas y carnosas.
    • Resistente a los calores de verano.
    • Se reproduce por siembra

    Oscularia.

    • Planta semiarbustiva que forma matorrales.
    • Comprende solamente tres especies.
    • Tiene hojas opuestas, triangulares y de un 1 cm. aprox.
    • Posee numerosas flores pequeñas.
    • Reproducción por semillas o por esquejes del tallo.
    • Sensible a la podredumbre.

    Pleiospilos.

    • Parecidas a las especies precedentes.
    • No posee espinas curvas en las hojas.
    • Hojas opuestas agrupadas de dos en dos sobre un tallo corto e invisible, mueren con la aparición del siguiente par.
    • Reproducción por esquejes o siembra.
    • Flor amarilla
    • Sp Pleiospilos simulans.
    • Tallo imperceptible.

    Ruschia.

    • Tallo erecto o corto envainado.
    • Hojas puntiagudas
    • Reproducción por esquejes.

    Trichodiadema.

    Familia de las crasuláceas.

    • Esta caracterizada por sus flores de tipo 5( 5 sépalos, 5 pétalos, 5estambres).
    • Gran distribución geográfica.
    • En conjunto son pequeñas, salvo ciertas excepciones de cotyledon que pueden llegar a medir varios metros de altura.
    • El tallo puedo o no verse.

    Sempervivum

    • Se dice: el zumo de la siempreviva tiene la virtud de desaparecer callos y verrugas.
    • Tiene una tendencia a la hibridación.
    • Principal características, es la disposición de las hojas en forma de roseta, alrededor de un tallo corto que no se ve.
    • La roseta de hojas que sostiene el pedúnculo floral muere después de la floración.
    • Aparecen jóvenes plantas alrededor de la madre.
    • Sp: S. tectorum.

    Jovibarba.

    • Genero muy cercano a la siempre viva, no se hibridan entre si.
    • Especies originarias de los Alpes o de Asia menor.
    • Sp J sobolifera y J heuffeli.

    Orostachys.

    • Ciertas especies son de china y Japón.
    • Reproducción por hijuelos.
    • Tolera terrenos calcáreos.
    • La planta adulta no se transplanta jamás.
    • No se abona nunca, acaso que se quieran tener ejemplares muy grandes.
    • Plantas habituadas a estar a pleno sol.

    Telefios o sedum.

    • Plantas muy resistentes a la sequía.
    • Pueden ser anuales o vivaces.
    • Tallos suculentos, son rastreros o erguidos.
    • Las hojas alternada, a veces opuesta o en grupo de tres (S. acre) o achatadas (S. spurium), verdes o rojizas.
    • Flores agrupas en umbela.
    • Los sedum toleran mejor la sombra que las siemprevivas, pero no los conviene la excesiva humedad.
    • Reproducción por esquejes.

    Crassula.

    • C. millefordiae, pequeña planta
    • Cultivo comparable con el sedum.

    Rosularia.

    • Plantita de rocalla.

    Aeonium

    • Géneros de regiones cálidas (islas canarias).
    • Compuesto por una roseta de hojas.
    • Tallo visible; la división de este tallo, da un aspecto arborescente.
    • Al igual que las siemprevivas, la roseta que tiene el bohordo floral muere, en cuanto a las especies que tiene una roseta, muere toda la planta.
    • Temperatura entre 5 y 10 grados en invierno, mucha luz y poco riego (una vez por mes).

    Cotyledon.

    • Originarios de Sudáfrica.
    • Hojas opuestas cubiertas por una eflorescencia.
    • Flotes tubulares, rojas.
    • Sp: C orbiculata.

    Crassula.

    • Originarias de áfrica del sur.
    • Posee una forma rastrera o arbustiva e incluso arbórea.
    • Tallos carnosos y hojas opuestas a lo largo del tallo.
    • Algunas pueden llega de 2 a 3 metros de altura.
    • Floración a menudo insignificante, con florcillas agrupadas en inflorescencias terminales.
    • Sp: C. portulacea.
    • Reproducción por esquejes.
    • No necesita transplante.
    • La invernada no inferiores a 8 y 10 grados.
    • Riego una vez por mes en invierno.

    Dudleya.

    • Sp: Dudleya farinosa.
    • Parecida a la anterior.

    Echeveria.

    • América central.
    • Forma de alcachofa
    • Hojas en rosetas son vellosas o bien lampiñas y cerosas.
    • Sp E gibbiflora.
    • Reproducción por medio de siembras de esquejes de rosetas con tallo o bien con hojas de rosetas.
    • Toleran bien los riegos abundantes.
    • Invernada: tº de 8 a 10, lugar claro y seco.
    • Dejar de regar durante todo el invierno.
    • Sp: Echeveria agavoides.

    Kalanchoe.

    • Probada resistente al interior de las casas.
    • Se pueden encontrar dispersas en todo el hemisferio sur (África. América y algunas islas de Asia). Pero es en África del sur y Madagascar en donde se encuentra la mayor cantidad de especies.
    • Hojas anchas y apretadas unas contra otras.
    • También las hay cubiertas con pelos blancos.
    • La flor tiene 4 pétalos a diferencia de las otras crasuláceas.
    • Son plantas de breve duración.
    • Tiene florecimiento en invierno y primavera.
    • Sp: K. longiflora, K tomentosa.
    • Planta que vive mas de dos años
    • Reproducción por esquejes y siembra.
    • Se puede abonar.
    • La falta de agua no hace mucho daño.
    • No resiste temperaturas inferiores a menos 10 grados.
    • En el periodo de invernada regar una vez por mes.

    Sedum.

    • Se trata de un género muy diseminado en todos los hemisferios, en las latitudes más variadas y desérticas.
    • Tallo carnoso, más o menos delgado, rastrero.
    • Las hojas frecuentemente redondeadas, gruesas, de forma, color y longitud variables.
    • La floración es de un tipo de umbela.
    • Sp: S. adolphii.
    • Re producción por esquejes de hojas.
    • La reproducción se realiza en verano con arena húmeda y ambiente caluroso.
    • En el verano se riega poco, para evitar que los tallos se prolonguen sin moderación.
    • En invierno, no hay que preocuparse del agua.
    • Invernada. Ciertos sedum tienen preferencias por los climas secos y abrigados, mientras que otros (sedum no rústicos) les gusta uan temperatura aprox entre 5 y 10 grados.

    Familia de las liliáceas.

    Se trata de una familia variada que contiene algunos géneros de plantas crasas, particularmente caracterizadas de los medios xerófitos en que viven.

    Veremos solo tres géneros característicos.

    • ALOE
    • GASTERIA
    • HAWORTHIA

    Las liliáceas son plantas de estructura simple, de tipo tres (tres pétalos y tres sépalos).

    • Son de hojas carnosas, alargadas dispuestas en rosetas en la base o que envainan al tallo a lo largo.
    • No presentan espinas peligrosas al contrario de las agaves, aunque hay una especie que posee una gran cantidad de espinas (Aloe feroz).
    • Perfectamente adaptados a la sequía.
    Los tres grupos son todos originarios de Sudáfrica con pocas exepciones (Aloe vera de las islas canarias).

    Aloe.

    • Son de tamaños variables (de 10 cm. a 10 o 20 metros).
    • 350 especies.
    • Fácil hibridación.
    • Resisten temperaturas de hasta 0 grados.
    • Hojas dispuestas en espirala lo largo del tallo.
    • Hojas alargadas y triangulares, a veces se encuentran cubiertas de manchas o rayas.
    • La sabia se ocupaba en farmacología (tintura de aloe).
    • Flores tubulares que se disponen en racimo en las extremidades de un pedúnculo que surge del centro de la planta.
    • A diferencia de la agave, la roseta de hojas que sostiene a las flores no muere después de la floración.
    • Sp: A variegata, A. feroz.
    • Reproducción por esquejes de retoños en arena, durante el verano.
    • Invernada: sin riego, con luz y medianamente caldeado.
    • Floración en invierno.

    Gasteria.

    • Más pequeño.
    • Unas 75 sp.
    • Hojas no espinosas, frecuentemente cubiertas de papilas blancuzcas pueden inclusive ser verrugosas y se presentan muy apretadas entre sí.
    • Floración efímera en primavera.
    • Sp: G. verrucosas
    • Reproducción por medio de esquejes, a veces por siembra, pero las plantas jóvenes son muy distintas a la de sus padres.
    • Toleran bien la sombra.
    • Evitar el sol, por que las pone pardusca y pierde las manchas blancas.
    • Invernada: temperatura entre 10 y 15 grados.

    Haworthia.

    • 70 sp. Muy variables.
    • Originarias de África.
    • Ciertas especies viven enterradas en el suelo, dejando aparecer solamente las extremidades achatadas de las hojas.
    • Las raíces, por otra parte, tiene la función de enterrar las plantas en el suelo en periodo de sequía.
    • Sp: H. attenuata, H limifolia, H. planifolia, H. truncata y maughanii, estas 2 ultimas pueden vivir enterradas en el suelo.
    • Reproducción por esquejes de hojas o por toma de retoños.
    • Toleran bien la sombra.

    Familia de las portulacáceas.

    • Cuenta con pocos géneros (Portulaca y Portulacarai).

    Portulaca / verdolaga.

    • Hojas enteras, cilíndricas y peludas, en el caso de P. foliosa, chatas y brillantes en P. oleracea.
    • Tallos rastreros carnosos y raramente producen raíces adventicias.
    • Plantas anuales.
    • Floración abundante durante todo el verano.
    • Sp: P. foliosa y la P. oleracea.
    • Se siembra en primavera.
    • Muere con los primeros fríos.

    Familia de las asclepiadáceas.

    • Familia muy numerosas y muye variada, solo algunos géneros presentan la características de una planta crasa.

    Ceropegia.

    • Planta colgante.
    • Hojas opuestas, en forma de corazón en cuyas axilas foliares aparecen una flores violetas, tubulares.
    • Tallo delgado.
    • Raíces forman grandes tubérculos y algunos más pequeños van surgiendo a lo largo del tallo a nivel de las hojas.
    • Originaria de Sudáfrica.
    • Necesita un suelo humífero.
    • Riegos regulares.
    • La siembra es por semillas o por transplante de tubérculos que posean hojas.
    • Invernada: temperatura entre 5 y 10 grados.
    • Sp: Ceropegía dichotoma.

    Hoya y stephanotis.

    • Se trata de plantas trepadoras
    • Hojas verdes o variegadas.
    • No se riegan demasiado.
    • Necesita suelos gumíferos
    • Mucha luz
    • Es necesario que invernan a una temperatura mínima de 15 grados.
    • Se reproducen con bastante dificultad por esquejes, pero se hallan fácilmente en las tiendas.

    Stapelia

    • Planta cactiforme
    • originaria de Sudáfrica
    • tiene que estar en un medio seco, sin riego excesivo.
    • Tallos cuadrangulares carnosos, de 15 cm. provistos de dientecillos sin espinas y sin hojas.
    • Las flores parecen de estrellas de 5 puntas, y son notables por su forma, pero especialmente se recuerda de su aroma pestilente.
    • Sp: Sapelia glabricaulis.
    • Reproducción por medio de esquejes.

    Familia de las cactáceas.

    • Representa al conjunto de las plantas crasas.
    • Todos los cactus son de origen americano.
    • Clara tendencia a concentrarse en la costa oeste y sobre todo en América Central y México.
    • Descubiertos por Cristóbal Colon.

    Principales características de esta familia.

    • Ausencia de parentesco botánico evidente con las otras familias y localización exclusiva en el continente americano, con excepción de las Rhipsalis, que todavía son un enigma.
    • Adaptación a las sequías por parte de todas las familias, con presencia de púas y disposición de las mismas en aréolas sobre el tallo.

    Clasificación práctica de las cactaceas.

    subfamilia Características
    Pereskioideas Plantas de hojas sobre areolas espinosas, sin glóquidos, tipo Pereskia.
    Opuntioideas Plantas de hojas cilíndricas, pequeñas, caducas, de tallos chatos o cilíndricos. Presencia de glóquidos o púas, del tipo de las Opuntia.
    Cactoides Plantas sin hojas y son glóquido:

     Ausencia de púas, planta epífita, tipo Epiphyllum Rhipsalis.
     Presencia de púas

    - Planta en columna, tipo Cereus.
    - Planta globular, tipo Echinocactus y Mammillaria.
    - Planta intermedia entre ambas, tipo Neoporteria.

    Las pereskioideas.

    Las opuntioideas.

    Las opuntias.

    • Tallos están formados por segmentos chatos (las palas) o cilíndrico.
    • Llevan sobre las areolas dos tipos de púas.
    - Unas largas que pinchan.
    - Otras cortas y ganchudas (glóquidos), que quedan adheridas a al piel cuando se manipula las plantas y que resultan difíciles de extraer.

    • Las flores son notables, pero solo se desarrollan en las plantas ancianas (la Opuntia compressa) puede dar flores al cabo de dos años de su cultivo.
    • Puede reproducirse por semillas o por esquejes. Plantar los esquejes en arena en primavera o verano.
    • Transplante, durante todo el verano.
    • Invernada: ambiente seco con luz y a una temperatura entres 0 y 10 grados.

    Las cactoides

    • Total ausencia de hojas

    Grupo de las rhiphyllum y rhipsalis.

    • Son plantas epifitas que viven sobre árboles en los bosques tropicales, en un ambiente húmedo y lejos del sol.
    • Ausencia de espinas

    Epiphyllum // Phyllocactus.

    • Tallos chatos segmentados, parecidos a hojas con una nervadura central gruesa.
    • Sp: E. truncatum.
    • Reproducción, esquejes en tierra de arena y turba.
    • Son plantas epifitas que viven en un sustrato muy rico en materia orgánica.

    Rhisalidopsis y schlumbergera.

    • Epifitas, viven en los árboles, a la sombra, en un medio húmedo y en un suelo totalmente gumífero.
    • Floración muy abundante.
    • Se reproducen por esquejes
    • No aguantan el sol.
    • Reproducción por esquejes.
    • Sp: Schlumbergera russeliana

    Rhipsalis.

    • Es la única que se puede hallar en casi todos los bosques húmedos de América. África y Asia (Ceilán).
    • Tallo fino, cilíndrico o chato, segmentado, de floración insignificante, pero con pequeñas bayas blancas como las del muérdago.
    • Sus raíces aéreas no pueden, en ningún caso, fijarse en la tierra.
    • Sp: R .capiliforme.

    Cactoidas con púas.

    • Son todas las cactoideas con forma de cirio o de bola.

    Acanthocalycium.

    • Originario de argentina y comprende 12 especies.
    • Posee un tallo globular que posee aprox. 15 venas ininterrumpidas.
    • Las areolas presentan 10 púas.
    • Las flores tiene forma de embudo y aparecen en la parte superior del tallo.
    • Sustrato gumífero que drene convenientemente.
    • Regar bien en verano, evitando siempre que este a pleno sol.
    • Se reproducen por siembras.
    • Sp: A. violaceum.

    Astrophytum.

    • Originario de Méjico.
    • Sp: A. asterias, A. myriostigma.
    • No toleran en absoluto el exceso de humedad.
    • Necesitan una mezcla de tierra pobre, arenosa y un mínimo de agua.
    • La floración se demora años.
    • Invernada: temperaturas entre 8 y 10 grados.
    • La reproducción se hace exclusivamente por siembra.

    Borzicactus.

    • Originarios de Bolivia.
    • Tallo en forma de columna delgada con numerosas venas y muy marcadas, sobre las cuales estan disùestas las areolas de largas púas.
    • No aguante temperaturas inferiores a 5 grados.
    • Se reproducen por esquejes de tallo en arena ligeramente húmeda.

    Carnegia.

    • Originaria de Arizona
    • Cactus arborescente (12 a 15mts)
    • El tallo tiene de 12 a 24 venas, con aureolas pardas provistos de unas 15 púas.
    • Crece muy lento.
    • Invernar a una temperatura de uno 5 grados.
    • En cultivo rara vez. Da flor.

    Cephalocereus

    • Originarios de Méjico.
    • Miden unos 10 metros.
    • Sp: Cephalocereus seniles.
    • No se les nota las venas, ocultas por las sedas blancas que nacen en las areolas y enmascaran las espinas.
    • Evitar exceso de agua.
    • Reproducción se hace por siembra y el crecimiento es muy lento
    • Invernada: entre 8 y 10 grados Celsius.

    Cereus.

    • Originarios de Perú.
    • El tallo tiene de 4 a 6 venas, frecuente ramificado.
    • Las aréolas tiene 7 espinas.
    • Flores de unos 25 cm.
    • Los frutos maduros son rojos y se comen.
    • Sp: C. peruvianus.
    • Se cultivan bien en el interior de una casa.
    • Crecimiento rápido,
    • Reproducción por esquejes.
    • Invernada: Entre 0 y 5 grados
    • Existen variedades moustrosas.

    Cleistocactus.

    • Originario de Bolivia.
    • Comprende unas 70 especies.
    • El tallo en forma de fina columna puede medir alrededor de un metro, tiene 25 estrechas venas que presentan aréolas muy juntas, provistas de numerosas púas.
    • Las flores tienen forma de un largo tubo que aparecen en la extremidad de los tallos en posición casi horizontal.
    • Toleran muy bien estar en el exterior.
    • El invierno es su época de crecimiento, así que debe estar en un medio templado y claro.

    Copiapoa.

    Genero chileno.

    Coryphantha.

    • Cactácea en forma de bola
    • Originaria de Méjico y la costa oeste de USA.
    • Tiene unas 50 sp.
    • No posee venas, sino mamelones dispuestos en espiral que tiene areolas provitas de púas.
    • En algunas especias la base de los mamelones es lanosa (C.clavata).
    • La floración aparece en corona en la extremidad del tallo.
    • Es un género frágil.
    • Reproducción por siembras y esquejes en el caso de las plantas que dan retoños.

    Dolichothele.

    • Originario de Méjico.
    • Presenta largos mamelones ovoides que tienen la particularidad de reducirse por completo en invierno, sin riego , y de retomar su forma por completo en primavera, por medio de los primeros riegos.
    • Invernada de 0 a 5 grados, sin riego.
    • Sp: D. longimama.

    Echinocactus.

    • Originarios de Méjico.
    • Puede llegar a medir de 2 a 3 metros de diámetro.
    • Posee púas de un intenso color.
    • Posee numerosas venas, unas 30.
    • Cuando es adulto lleva, en la cima, una corono de flores insignificante.
    • Invernada: entre5 y 8 grados.
    • Abonar para aumentar su tamaño.
    • Sp: E. ingenes y E texensis.

    Echinocereus.

    • México.
    • Comprende unas 70 especies.
    • Los tallos frecuentemente alargados, con venas marcada, pueden ser delgados y espinosos.
    • Invernada: entre 0 y 5 grados en seco
    • Reproducción por esquejes.

    Echinopsis.

    • Planta sudamericana, en forma de bola o ligeramente cilindrica.
    • Generalmente tiene venas.
    • Posee flores en forma de trompeta, en el extremo, que miden unos 25 cm.
    • Reproducción por esquejes.
    • La invernada se a unos 5 grados Celsius; ligero riego para mantener a la planta en buen estado.
    • Suelo mediadamente rico en materia orgánica.
    • Sp: E. kermesiana.

    Epostoa

    • Perú.
    • Forma de columna
    • Puede medir hasta unos 4 metros.
    • Posee una veintena de venas.
    • Las aréolas tiene unas 30 púas cortas.
    • Casi nunca florece.
    • Las flores aparecen en la cima.
    • Sp: E. ritteri
    • Invernada en seco.
    • En las zonas costeras puede estar en plena tierra por todo el año.

    Ferocactus

    • Norte de México y Arizona.
    • Gran tamaño y volumen.
    • Posee púas rosadas, ganchudas, insertadas sobre grandes aréolas pardas.

    Gymnocalycium.

    • América del sur
    • Reproducción por esquejes.
    • Rica floración.
    • Tiene púas frecuentemente redondeadas que están insertadas en las aréolas.
    • No se notan muy bien las venas globulares.
    • Sp: G neumannianum.
    • Temen al exceso de humedad
    • Invernada de 10 grados de temperatura.

    Heliocereus.

    • México.
    • Largos tallos muy ramificados, de 4 a 5 venas, que a menudo crece de manera epífita.
    • Flores de 15 cm.
    • Evitar el sol en verano.
    • Invernada: entre 8 y 10 grados.
    • Reproducción por esquejes de tallo.
    • Sp: H. speciosus.

    Hylocereus.

    • Probablemente de América del sur.
    • Tallo triangular
    • Aréolas espaciadas, apenas espinosas, que trepa por los árboles.
    • Se reproduce por esquejes
    • Es una planta epifita que requiere un suelo gumífero y un ambiente cálido y húmedo.
    • Interesa sobre manera como porta injerto.

    Lobivia.

    • Originarias de Bolivia.
    • Unas 70 especies.
    • Pequeños tallos (4 a 10 cm.), con un escaso diámetro (5 a 8 cm.)
    • Posee de 15 a 30 venas, según la especie.
    • Resisten bien el frió.
    • Sp: L. silvestrii.
    • Invernada. 0 a5 cm.
    • Reproducción por medio de esquejes de retoño.

    Lemaireocereus.

    • América central.
    • Tallo en forma de columna muy característicos.
    • Invernada: 10 a15 grados de temperatura.
    • Se pudre con facilidad.
    • Este género solo se multiplica por el método de la siembra.

    Lophophora // peyote.

    • Mexicano.
    • Se presenta como una bola de mamelones provista de matas lanosas.
    • Posee una enorme raíz carnosa
    • Las flores pequeñas aparecen en la cima de la bola.
    • Reproducción por esquejes de retoños.
    • Evitar el riego encima de la planta, requiere un medio seco.
    • Sp: L. wiliamsii, contiene alcaloides alucinógenos.

    Mammilaria.

    • Méjico.
    • Los mamelones, dispuestos en espiral sobre el tallo, están coronados por aréolas provistas de ganchudas púas.
    • En la cima del tallo, la axila del mamelon presenta una especie de lana donde nacen los capullos florales.
    • Las flores nacen en corona en lo alto del tallo.
    • Tiene frutos ovoides.
    • La fertilización favorece la floración
    • Reproducción por siembra o esquejes de retoños.
    • Sp: M. gracilis.
    • Invernada entre 5 y 10 grados con un mínimo de agua.

    Matucana.

    • Perú
    • Pocas especies.
    • Forma de globulosa y de venas poco marcadas y aréolas sobre mamelones.
    • Re quiere un medio seco y poroso
    • Reproducción por medio de esquejes.

    Melocactus.

    • Brasileño.
    • Cabeza lanosa o cephalium.
    • Requiere un medio bien drenado
    • Soporta la luz del pleno verano.
    • En invierno necesita recibir mucho calor.
    • Reproducción por siembra.

    Myrtilcactus.

    • Méjico.
    • Es prácticamente el único que tiene un tinte azulado y frutos que se parecen a los arandanos, dispuestos en las areolas en la cima de la planta.
    • Esta provisto de unas 5 a 6 venas.
    • Forma una columna de un os 6 a 10 cm. de diámetro y unos 3 o 4 metros.
    • Soporta el sol de verano
    • Invernada de 8 a 10 grados Celsius.
    • Reproducción por medio de esquejes.
    • Sp: M geometrizans.

    Neoporteria.

    • Chile.
    • Tiene una forma de bola, o ligeramente alargado.
    • Posee venas más o menos marcadas, cubiertas de púas.
    • Luz indirecta en verano.
    • Invernada: 15 y 20 grados Celsius.
    • Reproducción por me dio de esquejes.

    Notocactus.

    • Brasil y argentina.
    • Forma redondeada
    • Venas frecuentemente redondeadas.
    • Las flores aparecen en la cima de la planta.
    • La floración es a temprana edad.
    • Las púas son de colores y forma variables.
    • Tolera estar a pleno sol
    • Invernada: 15 y 20 grados.
    • Reproducción por esquejes.

    Oreocereus.

    • Norte de los andes.
    • Tiene pelos, con frecuencia bastante largos, a nivel de las jóvenes aréolas de la cima.
    • Tallos pueden tener de uno a dos metros de altura.
    • Pierden los pelos de la base
    • Las flores aparecen en la parte superior en la punta de un tubo bastante largo (8 a10 cm)
    • Tolera perfectamente el sol
    • Invernada: entre 0 y 5 grados.
    • Sp. O. celsianus.

    Pachycereus.

    • México
    • Mide uso 10 metros de alto.
    • Sp: P. pringlei.
    • Tolera el aire libre.
    • Invernada al calor.

    Rebutia

    • América del sur.
    • Mide de 2 a 6 cm. según la especie.
    • El género no esta muy definido, por que ciertas especies tiene venas y otras pequñas mamelones.
    • Tolera el sol
    • Reproducción por esquejes de los retoños.
    • Teme al frio.
    • Sp: R. haagei.

    Sttsonia.

    • Genero de América del sur.
    • Desarrollo lento
    • Posee largas espinas insertas en venas bastante salientes.
    • So: S. coryne.
    • Tolera el sol en verano.
    • Invernar: 8 a10 grados.

    Thelocactus

    • México.
    • Tiene forma de bola, cubiertas de púas bastante largas, generalmente bicolor.
    • Tolera el sol.
    • Invernada: 8 10 grados, prácticamente seco.
    • Buen riego en verano.
    • Sp. Tconothelos.

    Trichocereus.

    • Sudamericano.
    • Algunas especies pueden llegar a medir unos 10 metros, otras son rastreras casi enanas, 20 a 30 cm.
    • Tolera el sol reproducción por siembra o esquejes de los retoños.
    • Sp: T. grandiflorus.
     
  5. Venior

    Venior

    Mensajes:
    476
    Ubicación:
    Santiago, CHILE.
    Re: Guia para los aficionados

    REQUERIMIENTOS DE CULTIVO DE CACTUS Y SUCULENTAS

    Luz

    En su hábitat, las plantas suculentas, a excepción de algunas especies (como las epífitas), suelen estar expuestas a grandes dosis de insolación.

    Este factor es muy importante, ya que una falta de luz provoca malformaciones en sus tallos, espinas débiles, escasa o nula floración y una escasa resistencia frente a las enfermedades, plagas y trastornos.
    Sin embargo un exceso les es perjudicial, ya que sus tejidos pueden sufrir quemaduras.

    La mayoría de especies han desarrollado algún tipo de protección con el fin de disminuir la incidencia de los rayos solares, ya sea mediante fuertes espinaciones, o bien creciendo al lado de arbustos y rocas.

    Es importante destacar que las plantas jóvenes necesitan menos luz que las plantas adultas, por lo que es conveniente que durante las horas de mayor insolación estén bajo una leve sombra durante los primeros 4 a 5 años, siempre y cuando se cultiven en macetas. De esta manera conservarán un color verde saludable y no presentarán manchas que las afeen. Para conseguir esta semi sombra basta con tapar con malla de sombra, blanca para las plantas adultas y verde para las jóvenes, o según sean más o menos sensibles.

    Si se averigua la procedencia de las plantas, se pueden proporcionar las condiciones de cultivo más adecuadas para ellas, es así como se deduce que una especie de hábitat montañoso requiere de una mayor iluminación que aquella que crece en un valle o una llanura a baja altura.

    Como norma práctica a seguir puede decirse que las especies provistas de pelos, espinas muy fuertes, densas o cerradas, requieren de pleno sol. Por el contrario, las especies carentes o con pocas espinas requieren de cierto sombreado.

    En cualquier caso el lugar donde estén situados debe estar muy iluminado, teniendo cuidado en diferenciar entre una iluminación intensa y un sol directo. En el caso de no disfrutar de suficiente iluminación el crecimiento de los cactus será débil y ahilado, las plantas tendrán un color desvaído y serán sumamente sensibles a enfermedades parasitarias. Por el contrario, si la intensidad de los rayos solares es excesiva las plantas tomarán un color rojizo. De notarse este síntoma, deberá facilitarse a los ejemplares una posición más sombreada.

    Ventilación

    Una buena ventilación permite el correcto intercambio gaseoso entre la planta y su medio ambiente. Por esto, es importante mantener un adecuado control de ésta.

    Además, una buena ventilación permite disminuír las temperaturas excesivas en las épocas de calor, disminuyendo así los costos, por ejemplo, de mantener una temperatura adecuada en ambientes cerrados de los aparatos diseñados para este fin.

    Temperatura

    La temperatura regula el ciclo de crecimiento de las plantas. Tanto si la temperatura es baja como elevada, los mecanismos de crecimiento de las plantas se detienen y entran en reposo.

    No todas las especies crecen a una misma temperatura. Algunas prefieren una temperatura diurna de unos 15º C para crecer, otras necesitan de hasta 25º C para iniciar el crecimiento. Por las noches las temperaturas pueden bajar hasta unos 10 -15 º C.

    En todos los casos la frontera de los 35º C indica un paro en sus funciones vitales.

    Si en invierno las temperaturas descienden de los 5º C muchas especies, sobre todo plantas suculentas que provienen de zonas tropicales, pueden morir. Los cactus son más resistentes ya que en su hábitat, por las noches, las temperaturas pueden alcanzar algunos grados bajo cero.

    Es importante conservar el substrato de las macetas completamente seco cuando las temperaturas bajen de los 10 -15º C, ya que las temperaturas bajas son más tolerables en un ambiente seco que en uno húmedo.
    Por regla general los cactus toleran altas temperaturas, pudiendo resistir hasta 45º C e incluso más si la intensidad de la luz solar, la humedad del suelo y la ventilación son adecuadas. Por otra parte, una temperatura nocturna de más de 23º C puede impedir su crecimiento.

    En lo que se refiere a la temperatura mínima tolerada por los cactus debe decirse que, mientras algunas especies pueden soportar incluso -20º C, los del tipo epífito requieren temperaturas por encima de 8º C.
    Si los cactus permanecen en el interior durante el invierno, no deben estar en habitaciones muy calurosas, puesto que las altas temperaturas que suele estar en los lugares con calefacción, evitarían que se produjera el reposo invernal que es fundamental para el cultivo adecuado de estas plantas.

    Un ambiente fresco, a unos 10º C como media entre el día y la noche durante los meses fríos, guardando un mínimo de seguridad de 5-7º C, es lo más conveniente para la mayoría de los cactus.

    Durante el reposo invernal se produce el endurecimiento de las partes de la planta que nacieron en la primavera y verano anteriores. Muchas especies producen sus flores sobre estas partes que se desarrollaron en el período vegetativo previo. Estos tejidos endurecidos progresivamente desde la época templado-fría son capaces de toleran mejor las bajas temperaturas, circunstancia que no se da si la planta en cultivo no ha sido inducida a la detención del crecimiento mediante la reducción paulatina de los riegos y la exposición a temperaturas cada vez menores.

    Riegos

    Como se puede intuir todas las plantas cultivadas necesitan de un aporte periódico de agua para su cultivo. En el caso de las plantas crasas este es un apartado delicado, ya que proceden de hábitats donde las lluvias son estacionales y se cultivan en latitudes que no les son propias, por lo que un exceso de riego puede ser mortal, en especial las que se cultivan en macetas, y su pequeño tamaño puede inducir a una rápida desecación superficial con el consecuente riesgo de riegos demasiado frecuentes.

    Es muy importante dejar secar el sustrato entre riego y riego. Lo mejor es no regar hasta evidenciar un leve marchitamiento de los tejidos, lo que se podrá saber con mayor precisión en la medida que aumente, mediante la observación, el conocimiento de estas plantas.

    Las tierras con arcillas tardan en secarse y poseen un mal drenaje, es importante preocuparse de que el agua escurra por el agujero inferior de la maceta y que no se estanque en ella. Si es posible controlar el pH, éste no debe descender de un pH 4.

    Las macetas de plástico retienen el agua durante más tiempo por lo que deben regarse con menos frecuencia. Las macetas de barro, aunque pierden más agua, permiten una mayor aireación para las raíces.

    Para el exterior, donde no podemos controlar el riego en el invierno, conviene que las macetas sean de barro, terracota u otro material transpirable. De este modo facilitamos la pérdida más o menos rápida de la humedad del substrato.

    SUSTRATO Y ABONADO

    Sustrato

    Aunque los cactus son plantas que soportan suelos de notable pobreza, agradecen que sean cultivados en un sustrato más nutritivo del que se encuentra en sus lugares de origen.

    Debe reunir las condiciones que son esenciales para un sustrato para estas especies: porosidad, moderada riqueza, y mediana retención de humedad.

    Abonado

    Debido a la procedencia semidesértica de la gran mayoría de plantas crasas se suele pensar que no necesitan un abonado periódico, lo cual no es completamente cierto.

    En lo que respecta al sustrato de las macetas, éstas pierden los nutrientes por lavado durante el riego o por el propio consumo que hacen las plantas. Debe considerarse también que los sustratos que se usan para ellas contienen mucha arena y son pobres en nutrientes.

    Se puede comenzar a abonar cuando la planta inicie señales de crecimiento como brotes, o botones florales, dependiendo de la especie de la cual se esté hablando.

    Lo normal es comenzar desde principios de primavera con algún producto equilibrado y que contenga macro y micro elementos minerales, a razón de 1 vez al mes hasta el otoño. El abonar en el otoño con un abono bajo en Nitrógeno permitirá a la planta acumular alimento para rebrotar y florecer la primavera/verano siguiente. Durante el invierno generalmente, por no decir siempre, no se abona.

    Actualmente existen abonos especiales para Cactáceas y otras Suculenta.
     
  6. Venior

    Venior

    Mensajes:
    476
    Ubicación:
    Santiago, CHILE.
    Re: Guia para los aficionados

    MACETAS Y TRANSPLANTES DE CACTUS Y OTRAS SUCULENTAS

    Hay dos tipos de maceta disponibles: arcilla y plástico.

    Las macetas plásticas son más livianas, más económicas y requieren menos riego.

    En cambio las macetas de arcilla proveen mejor estabilidad para plantas altas y pueden ayudar a mitigar los efectos de haber regado demás.

    Es preferible utilizar macetas altas. El uso de macetas amplias y bajas (del tipo para bonsái) para facilitar la amplitud del sistema radicular no tiene sentido, ya que en el cultivo de cactus en maceta las raíces están siempre limitadas, en todo caso la altura debe incrementarse para las especies con raíz tuberosa.

    Es importante que la maceta sea lo mas pequeña posible con respecto al tamaño de la planta, esto permitirá controlar mejor la humedad del sustrato.

    Síntomas como falta de crecimiento, mal color de la planta, raíces que salen por los agujeros de drenaje o simplemente un tamaño desproporcionado entre planta y maceta, indican que se hace necesario el trasplante a un recipiente más grande (o a veces, más pequeño).

    El mejor momento para llevar a cabo esta operación es al comienzo de la primavera una vez que han comenzado a brotar las plantas, aunque puede realizarse también durante el resto de la primavera y todo el verano.

    Si existe alguna causa que haga necesario cambiar de maceta a un ejemplar durante el invierno, puede en dicha estación, pero tomando precauciones mucho mayores respecto al riego, y teniendo en cuenta que las plantas transplantadas durante el invierno sufren un mayor o menor retraso en la brotación de primavera.

    Una vez retirada de su maceta la planta que va a ser objeto del transplante debe eliminarse la antigua tierra que rodea a sus raíces, poniendo atención a la posible existencia de unas masas algodonosas sobre la raíz, lo cual indicaría la presencia de la cochinilla algodonosa de raíz (Rhizoecus cacticans). Dado el caso, se haría necesario sumergir todo el sistema radicular en una solución de insecticida durante varios minutos.

    Sobre los agujeros de drenaje del fondo de la nueva maceta puede colocarse una capa de piedras, grava o arcilla expandida que favorezca la evacuación del exceso de agua. A continuación se aporta una capa de sustrato y se suspende la planta con una mano o con un trozo de papel enrollado, de forma que las raíces queden algo colgantes y bien extendidas en profundidad y anchura mientras que con la otra mano se va añadiendo sustrato hasta que el sistema radicular quede cubierto.

    Sobre el sustrato se coloca una capa de aproximadamente 1 cm. de espesor (dependiendo del tamaño del ejemplar) constituida por arena gruesa o grava cuyos elementos midan entre 3 y 6 mm. de diámetro.

    La función de esta capa es importante en el cultivo de los cactus, ya que disminuye la evaporación de la humedad del sustrato e impide la formación de una capa superficial endurecida y poco permeable al aire.

    Otra circunstancia que justifica el empleo de gravilla sobre la tierra de los cactus radica en el hecho de que al no existir absorción de agua en la parte superior del sistema radicular ni en la unión de la raíz principal con el cuerpo de la planta, no conviene que estas zonas no absorbentes estén en contacto directo con la humedad del suelo, ya que esta humedad puede producir daños en algunas plantas.

    Además del efecto estético que esta capa produce en la superficie de la maceta y que puede ser de los colores que elija el cultivador.

    Una vez efectuado el transplante y en el caso de que éste se haya realizado en primavera o verano, se mantendrá el suelo sin regar durante una semana para dejar que cicatricen las heridas que se hayan producido en las raíces durante la operación, manteniendo la maceta durante este período al abrigo de los rayos del sol.

    Tras esta espera podrán darse con prudencia los primeros riegos, para después continuar con normalidad.
     
  7. Venior

    Venior

    Mensajes:
    476
    Ubicación:
    Santiago, CHILE.
    Re: Guia para los aficionados

    CALENDARIO DE CULTIVO DE CACTUS Y OTRAS SUCULENTAS

    Primavera

    Algunas especies comienzan este periodo con la floración, entre ellas destacan Neoporterias y Echinocereus, algunas Mammillarias, Gymnocalycium y Rebutias entre los cactus, y, algunas Euphorbia, Pachypodium y Asclepiadaceas entre las demás suculentas.

    Se trata de un periodo en el que el tema del riego se debe vigilar mucho, ya que las fluctuaciones de temperaturas entre el día y la noche alcanzan amplios rangos.

    Se puede comenzar a regar a mediados de primavera, si el tiempo lo amerita, o si se puede observar un crecimiento en los ejemplares. No se debe abonar en este primer riego. Es importante mencionar que siempre se debe esperar a que el sustrato esté completamente seco. Ante la duda de si regar o no hacerlo, es mejor pecar por falta que por exceso.

    Una vez que las raíces disminuyen su sensibilidad provocada por una época de sequedad, lo que significa luego del primer riego, se puede comenzar a abonar en forma suave, con algún abono que tenga un bajo contenido de Nitrógeno.

    Si la temperatura media diaria ronda los 20-25 ºC, y si por las noches ésta no baja demasiado, se puede comenzar con las labores de transplante, con los semilleros, el esquejado y los injertos.

    A finales de primavera la gran mayoría de las especies estarán ya en pleno crecimiento, sin embargo, si hay alguna que a simple vista parezca no crecer, lo mejor será revisarla a fondo con el fin de detectar alguna posible plaga, enfermedad o trastorno que inhiba su crecimiento.

    Verano

    Durante el verano las plantas se encuentran en pleno crecimiento, razón por la cual requieren de un riego y abonado con la regularidad propia para cada especie.

    En estos meses se pueden continuar con las labores de transplantes y semilleros, siempre y cuando las temperaturas no superen los 30 º C, o bien, que las plantas sometidas a estas labores no se encuentren situadas directamente a la radiación solar, debido a que se pueden dañar las especies.

    En los meses más calurosos de esta estación algunas especies sensibles, en especial los híbridos y los cultivares creados por el hombre, ralentizan o detienen totalmente su crecimiento. Si no hay crecimiento no hay necesidad de agua de riego, conocer esta premisa es esencial, ya que con el calor la superficie del substrato se secará, lo que nos hará pensar en la necesidad de riego, sin embargo las raíces no la estarán absorbiendo, lo que con el tiempo podría provocar problemas de podredumbre y arriesgaría los ejemplares más sensibles.

    Algunos géneros como el de las Euphorbia y los Lithops, detienen su crecimiento en presencia de calor excesivo, por lo que conviene tenerlos apartados y no regarlos tanto cuando se presenten estas condiciones de temperaturas extremas.

    A fines de verano se debe disminuír la frecuencia de los riegos y abonados, en la medida en que las temperaturas bajen.

    Se pueden hacer injertos y esquejes de plantas que enraícen rápido antes de que finalice la estación. Los semilleros deben limitarse a plantas cuya geminación requiera o tolere temperaturas mayores, como los géneros Aloe, Hawortia y Mesembrianthemum.

    Otoño

    Se debe prestar especial cuidado con la combinación riegos-bajas temperaturas. Para regar se eligen de preferencia los días más soleados, para lo que es conveniente vigilar el pronóstico del tiempo, que si bien no son muy exactos, al menos pueden dar una noción acerca de lo que depara el tiempo en esta cambiante época del año.

    Para regar es conveniente hacerlo durante la mañana, y si se desea abonar es recomendable hacerlo con algún producto rico en potasio con la finalidad de favorecer la floración que acontecerá durante la primavera siguiente.

    No es conveniente hacer injertos, ya que ni el injerto no el porta injertos tendrán el tiempo suficiente para establecerse correctamente, aunque si se cuanta con un invernadero que ofrezca temperaturas de alrededor de 25 º C se pueden seguir haciendo.

    Si se desean realizar semilleros puede hacerse si se cuenta con algún lugar adecuado con las condiciones de humedad y calor adecuados, lo que puede lograrse de un modo fácil, por ejemplo, con una ampolleta de 60 Watts.

    Es conveniente que entre los últimos riegos se incorpore algún insecticida sistémico para prevenir alguna posible plaga o bien combatirla en el caso en que ésta se haga presente. Con el mismo objetivo es conveniente revisar las plantas con regularidad, debido a que es en ésta época en que se incrementan los ataques protagonizados por caracoles, babosas y gusanos.

    Muchas especies de Mesembrianthemum, entre ellos, los Lithops, crecen y florecen, por lo que es conveniente regarlos y abonarlos en ésta época, teniendo especial cuidado en los excesos, debido a la susceptibilidad de éstos a resquebrajarse o podrirse.

    Invierno

    Durante estos meses se deben mantener las plantas en seco.

    Con la llegada del frío detienen su crecimiento y comienzan a suberizar, lo que significa un proceso de endurecimiento con una fisiología totalmente distinta a la lignificación de otras plantas (por ejemplo las ramas leñosas de los arbustos), y en la que no entra en juego la lignina sino otros compuestos distintos.
    Si no se posee un lugar con calefacción no es conveniente realizar semilleros, esquejes ni injertos.

    No porque en esta época las plantas descansen se deben olvidar los cuidados ni los controles rutinarios, especialmente aquellos que apuntan a las primeras apariciones de plagas o enfermedades. Es en ésta época en que algunos géneros comienzan su crecimiento, como es el caso de los Aeonium, por lo que deben vigilarse los requerimientos de las especies que denotan algún tipo de crecimiento o desarrollo.
     
Cargando...