Mitos sobre las plantas

Tema en 'Curiosidades sobre plantas' comenzado por siderite, 4/2/04.

  1. siderite

    siderite

    Mensajes:
    48
    En la edad media y siglos posteriores ,la iglesia elimino los cultos "paganos " sustituyendo dioses y leyendas por santos e historias cristianas .Hemos leido la cantidad de plantas que tienen nombres de santo ,pero los dioses y diosas anteriores al cristianismo ,tambien tuvieron su leyenda en torno a flores y plantas ...
    He encontrado una bella historia sobre Narciso enamorado de su imagen y muerto de amor .Enel lugar donde encontraron su cuerpo las Ninfas creció una bella flor el Narciso.
     
  2. siderite

    siderite

    Mensajes:
    48
    ENCINA Fue consagrada a Zeus o Jupiter,dios del Olimpo,porque creían que en su nacimiento ,Jupiter ,encontró refugio en este árbol
    ó
     
  3. siderite

    siderite

    Mensajes:
    48
  4. Livia

    Livia

    Mensajes:
    446
    Ubicación:
    Sierra de Madrid
    Hay uno que de sobra conoceréis pero que es mi favorito:

    La historia de la primavera: el rapto de Perséfone

    Cuenta Homero que hubo un tiempo en el sureste de Europa en que reinaba la eterna primavera. La hierba siempre era verde y espesa y las flores nunca marchitaban. No existía el invierno, ni la tierra yerma, ni el hambre. La artífice de tanta maravilla no era otra que la diosa de la fecundidad de los campos, Démeter (la Madre Tierra).


    Démeter se convertiría en la cuarta esposa de Zeus, padre de todos los dioses, dueño y señor del cielo. De este matrimonio nacería Core (doncella), que después recibiría el nombre de Perséfone.

    La criatura era el amor de su madre, y una joven de gran hermosura. Solía acercarse a un campo repleto de flores a jugar. Un día pasó por allí el terrible Hades, dios de los infiernos, con su temible carro tirado por caballos. Se encandiló de Perséfone y la raptó para llevarla al subsuelo, a su territorio.

    Démeter, al no aparecer su hija, empezó a preocuparse y fue en su busca. Para ello encendió dos antorchas y, con una en cada mano, emprendió una peregrinación de nueve días y nueve noches en su busca. Todo fue inutil. Al décimo día el Sol, que todo lo ve, se atrevió a decirle quién se había llevado a su hija. Irritada por la ofensa, Démeter decidió abandonar sus funciones y el Olimpo. Vivió y viajó por la tierra. Esta se quedó desolada y sin ningún fruto ya que, privada de su mano fecunda, se seca y las plantas no crecen.


    Zeus, ante el desastre que se estaba produciendo, se vio obligado a intervenir de alguna forma. Sin embargo no le fue posible devolver a Perséfone a su adorada madre. ¿Por qué? Porque la muchacha había probado el fruto de los infiernos (la granada) y le era imposible regresar al mundo de los vivos y abandonar las profundidades.


    Así las cosas, se pudo finalmente llegar a un compromiso. El acuerdo permitía a la joven mantenerse al lado de su esposo durante un periodo del año (unos mitólogos dicen medio año, otros un poco más) y volver al lado de su madre.

    Cuando Perséfone regresa con su madre, Démeter muestra su alegría haciendo reverdecer la tierra, con flores y frutos. Por el contrario, cuando la joven desciende al subterráneo, el descontento de su madre se demuestra en la tristeza del otoño y el invierno. Así se renueva anualmente el ciclo de las estaciones.

    :sonrisa:
     
  5. Livia

    Livia

    Mensajes:
    446
    Ubicación:
    Sierra de Madrid
    Una vieja leyenda China: El Ginkgo Biloba

    Se dice que cuando el emperador Kao Tsung se mudó desde Kaifeng en el norte a Nanking y a Hangchow en el sur en 1127, la cabalgata imperial cruzó el río Yangtzé hacia Kiangsú meridional. Llegando a una ciudad llamada Chen I, cerca de la ciudad Kunshán entre Suchow y Shangai, un oficial llamado Kung I, natural de la capital norteña Kaifeng , tomó una rama de un Ginkgo, la enterró en la tierra y prometió que si la rama vivía, él se establecería allí.
    Después la rama se desarrolló en un árbol enorme y en los últimos años el tronco se anudó y torció y se adornó con muchos 'pezones' colgantes como sucede en otros árboles venerables de la misma clase.
     
  6. (No registrado)

    (No registrado)

    Mensajes:
    0
    Animo hay mucho..........................
     
  7. Nekhebet

    Nekhebet Buena caótica

    Mensajes:
    1.712
    Ubicación:
    En los "madriles".
    Yo me sé otra... Apolo y Dafne

    Apolo tuvo varios amores mortales y no mortales. Entre ellos se encontaba la bella Dafne, una ninfa, hija del dios-río Peneo en Tesalia.

    Apolo quiso conquistarla pero Dafne no correspondía a este dios por lo que decidió huir a las montañas. Apolo le siguió y persiguió y viéndose Dafne a su alcance hizo una petición a su padre; suplicó que la metamorfosease para poder escapar de los brazos de este dios.

    Peneo aceptó y Dafne, a punto de ser alcanzada por Apolo, fue convertida en laurel, el árbol consagrado a Apolo.

    [​IMG]

    Escultura de Bernini
     
  8. ideafix

    ideafix

    Mensajes:
    31
    Ubicación:
    zaragoza
    LEYENDA DEL ÁRBOL LYCHEE (lichi)

    Hace mucho tiempo un personaje misterioso llegó al pueblo de El Dorado, Sinaloa. Él traía consigo unas deliciosas frutas de color rojo que regaló a una preciosa muchacha, la cual, al probar esta fruta quedó perdidamente enamorada de él. Éste la visitaba diariamente, llevándole como obsequio las frutas que le encantaron.
    Un día el misterioso personaje desapareció y ya no se le vio jamás. Ella cayó en una depresión muy grande cuando dejó de ver a su amado, y al dejar de comer las exquisitas frutas, tanta era su depresión que se iba a llorar a las orillas de un río, hasta que de tanto sufrir murió. Ahí en ese lugar, donde ella llevaba su desconsuelo, nació una hermosísima planta con unas hojas verdes muy brillantes. Al paso de los días, creció y dio los preciosos frutos con los que la cautivó su enamorado.
     
  9. ideafix

    ideafix

    Mensajes:
    31
    Ubicación:
    zaragoza
  10. Nekhebet

    Nekhebet Buena caótica

    Mensajes:
    1.712
    Ubicación:
    En los "madriles".
    Precioso mito y sé bienvenido Ideafix, :94-bienvenida:
     
  11. ideafix

    ideafix

    Mensajes:
    31
    Ubicación:
    zaragoza
    Gracias, Nekhebet, es un mito tan real a veces, ¿verdad?

    Un saludo
     
  12. vega

    vega

    Mensajes:
    18.958
    Ubicación:
    madrid
    Virgilio:

    La Eneida y el muérdago.

    Así clamaba Eneas, abrazado al altar, y así le contestó la Sibila: <Descendiente de la sangre de los dioses, troyano, hijo de Anquises, fácil es la baja al averno; día y noche está abierta la puerta del negro Dite; pero retroceder y restituirte a las auras de la tierra, esto es lo arduo, esto es lo difícil; pocos, y del linaje de los dioses, a quienes fue Júpiter propicio, o quienes una ardiente virtud remontó a los astros, pudieron lograrlo. Todo el centro del averno está poblado de selvas que rodean el Cocito con su negra corriente. Más si tan grande amor te mueve, si tanto afán tienes de cruzar dos veces el lago Estigio, de ver dos veces el negro Tártaro y si estas decidido a probar la inmensa empresa, oye lo que has de hacer ante todo. Bajo la opaca copa de un árbol se oculta un ramo, cuyas hojas y flexible tallo son de oro, el cual está consagrado a Juno infernal; todo el bosque le oculta y las sombras le encierran en tenebrosos valles, y no es dado penetrar en las entrañas de la tierra sino al que haya desgajado del árbol la áurea rama; la hermosa Proserpina tiene dispuesto que ese sea el tributo que se lleve. Arrancando un primer ramo brota otro, que se cubre también de hojas de oro; búscale, pues, con la vista, y una vez encontrado, tiéndele la mano, porque si los hados te llaman, él se desprenderá por sí mismo; de lo contrario, no hay fuerzas, ni aún el duro hierro, que basten a arrancarle [...] De esta suerte podrás, en fin, visitar las selvas estigias y los reinos innaccesibles para los vivos> Dijo, y enmudeció su cerrada boca. <¡Oh! sí ahora, en este espacioso monte, se me apareciese en su árbol aquel áureo ramo, ya que todo lo que me anunció la Sibila ha salido cierto, ¡ay!, demasiado cierto para ti, ¡oh! Miseno>. No bien hubo acabado de hablar, cuando bajaron por los aires dos palomas volando delante de sus mismos ojos y se posaron sobre la yerba; reconoció en ellas las aves de su madre, y de esta suerte las implora, lleno de júbilo <Servidme de guías ¡oh palomas!, y si hay camino, dirigid vuestro vuelo a la densa enramada donde el vistoso ramo da sombra a la fecunda tierra>. Paróse, dicho esto, obsevando qué señales le dan y a dónde se dirigen su vuelo, mientras ellas, picoteando la yerba, se alejan por el espacio cuanto la vista más perspicaz puede alcanzar a seguirlas. Luego que llegaron a las bocas del fétido Averno, alzaron rápidamente vuelo, y deslizándose por el líquido éter, van a posarse sobre la copa de un árbol, en el deseado sitio donde el resplandor de oro se destaca por su distinto matíz sobre las ramas. Cual suele en la selva, durante los fríos imvernales, brotar el muérdago, con nueva verdura alrededor de los árboles a que crece apegado, pero que no le producen, y circundar los redondos troncos con su amarillo fruto, tal semejaba el áureo follaje en la copuda encina, tal crujían sus hojas, mecidas del blando viento. Eneas ase de él al punto, le arranca impaciente, y lo lleva a la cueva de la Sibila.
    A continuación es la entrada de Eneas a las tinieblas infernales, a la infinita negrura <cruzan los desiertos y mustios reinos de Dite, el Orco en cuyo centro despliega en sus añosas ramas un inmenso olmo, y es fama que allí habitan los vanos Sueños, adheridos a cada una de sus hojas. Y al fin muestra su ramo de oro ante Caronte. Él, admirando el venerable don de la rama fatal, que no había visto hacía mucho tiempo, da vuelta a la cerúlea barca y se acerca a la orilla.....


    besos, vega
     
  13. ideafix

    ideafix

    Mensajes:
    31
    Ubicación:
    zaragoza
    LAS ROSAS: LEYENDA DE LOS SENTIMIENTOS
    Cuenta la leyenda que una vez se reunieron en un lugar de la tierra todos los sentimientos y cualidades de los hombres. Cuando el ABURRIMIENTO había bostezado por tercera vez, la LOCURA, como siempre tan loca, les propuso:

    -¿jugamos al escondite?

    La INTRIGA levanto la cara intrigada, y la CURIOSIDAD sin poder contenerse preguntó:

    -¿al escondite? ¿y cómo es eso?

    Es un juego - explicó la LOCURA - en el que yo me tapo la cara y comienzo a contar desde uno hasta un millón mientras ustedes se esconden y, cuando yo haya terminado de contar, el primero de ustedes al que encuentre, ocupará mi lugar para continuar el juego.

    El ENTUSIASMO se halló secundado por la EUFORIA. La ALEGRÍA dio tantos saltos que terminó por convencer a la DUDA, e incluso a la APATÍA a la que nunca le interesaba nada. Pero no todos quisieron participar. La VERDAD prefirió no esconderse; ¿Para qué? si al final siempre le fallaban y la SOBERBIA opinó que era un juego muy tonto (en el fondo, lo que le molestaba era que la idea no había sido suya), y la COBARDÍA prefirió no arriesgarse...

    Uno, dos, tres... comenzó a contar la LOCURA.

    La primera en esconderse fue la PEREZA, que, como siempre , se dejó caer tras la primera piedra del camino. La FE subió al cielo, y la ENVIDIA se escondió tras la sombra del TRIUNFO, que con su propio esfuerzo había logrado subir a la copa del árbol más alto. La GENEROSIDAD casi no alcanzaba a esconderse; cada sitio que hallaba le parecía maravilloso para alguno de sus amigos: ¿que si un lago cristalino? ¡hay ideal para la BELLEZA!; ¿que si la rendija de un árbol? ¡perfecto para la TIMIDEZ!; ¿que si el vuelo de una mariposa? ¡lo mejor para la VOLUPTUOSIDAD!; ¿que si una ráfaga de viento? ¡magnífico para la LIBERTAD! Así que termino por ocultarse en un rayito de sol, el EGOÍSMO, en cambio, encontró un sitio muy bueno desde el principio, ventilado, cómodo... eso sí, sólo para él.

    La MENTIRA se escondió en el fondo de los océanos (¡mentira, en realidad se escondió detrás del arcoiris), y la PASIÓN y el DESEO en el centro de los volcanes, el OLVIDO... ¡se me olvidó donde se escondió!... pero no es lo importante.

    Cuando la LOCURA contaba 999999 el AMOR aún no había encontrado sitio para esconderse, pues todo se encontraba ocupado, hasta que divisó un rosal y, enternecido decidió esconderse entre sus flores.

    -¡Un millón!- contó la LOCURA y comenzó a buscar.

    La primera en aparecer fue la PEREZA, sólo a tres pasos de la piedra. Después escuchó a la FE discutiendo con Dios en el cielo sobre zoología, y a la PASIÓN y al DESEO los sintió en el vibrar de los volcanes.

    En un descuido encontró a la ENVIDIA, y claro, pudo deducir donde estaba el TRIUNFO. Al EGOÍSMO no tuvo ni que buscarlo; él solito salió desesperado de su escondite que había resultado ser un nido de avispas.

    De tanto caminar sintió sed y al acercarse al lago descubrió a la BELLEZA. Y con la DUDA resulto más fácil todavía, pues la encontró sentada sobre una cerca sin decidir aún en que lado esconderse.

    Así fue encontrando a todos: el TALENTO entre la hierba fresca, la ANGUSTIA en una oscura cueva, la MENTIRA detrás del arcoiris... (¡mentira, sí ella estaba en el fondo del océano!), y hasta el OLVIDO, al que ya se le había olvidado que estaba jugando al escondite.

    Pero solo el AMOR no aparecía por ningún sitio.

    La LOCURA buscó detrás de cada árbol, bajo cada arroyuelo del planeta, en la cima de las montañas y, cuando estaba apunto de darse por vencida, divisó un rosal y las rosas... Y tomó una horquilla y comenzó a mover las ramas, cuando de pronto un doloroso grito se escuchó. Las espinas había herido en los ojos al AMOR , la LOCURA no sabía que hacer para disculparse; lloró, rogó, imploró, pidió perdón, y hasta prometió ser su lazarillo.

    Desde entonces , desde que por primera vez se jugó al escondite en la tierra,

    EL AMOR ES CIEGO
    Y LA LOCURA SIEMPRE, SIEMPRE, LE ACOMPAÑA.
     
  14. (No registrado)

    (No registrado)

    Mensajes:
    0
    ¡Que preciosa leyenda, Idefix! :corazondando:
     
  15. (No registrado)

    (No registrado)

    Mensajes:
    0
    La leyenda del tulipán

    Un joven persa llamado Farhad, príncipe según algunos, estaba profundamente enamorado de la doncella Shirin.

    Un día, le llegaron noticias de que su amada había sido asesinada (luego resultó que no era más que un rumor) y, destrozado de la pena, montó su caballo preferido y galopó hasta un acantilado desde donde se lanzó para morir.

    De sus numerosas heridas y gotas de sangre en el suelo brotó un tulipán, como símbolo de su amor perfecto.

    Por ello, en la antigua Persia, el tulipán rojo se considera el símbolo por excelencia del amor apasionado.
     
Cargando...