Mousse de chocolate blanco y hierbaluisa (2 recetas / versiones)

Tema en 'Mantenimiento de parques y jardines' comenzado por Dandelion, 22/2/10.

  1. Dandelion

    Dandelion

    Mensajes:
    186
    Ubicación:
    Barcelona
    Así como el chocolate negro casa muy bien con el romero, al chocolate blanco le va mejor la hierbaluisa (verbena olorosa, cedrón...), más que nada porque el chocolate blanco combina bien con el limón y la hierbaluisa funciona perfectamente como sustituto del limón.

    Versión 1, sin nata montada

    Ingredientes

    300 grs. de chocolate blanco
    160 mls. de nata líquida para montar, también llamada crema para batir o crema doble/pesada/densa
    6 claras de huevo
    30 grs. de azúcar glas, glasé o lustre
    Un puñado de hojas frescas de hierbaluisa, también llamada verbena olorosa, cedrón o maría luisa
    Un pellizco de sal

    (Con estas cantidades obtendremos entre cinco y siete raciones, según como sea cada ración. Si queremos menos o más, dividimos o multiplicamos)

    Paso a paso

    Picamos el chocolate blanco en trozos bien pequeños y lo reservamos en un cuenco.

    Hacemos una infusión con las hojas de hierbaluisa y la nata, o sea, calentamos la nata líquida con las hojas en una cazuela, retiramos del fuego cuando empiece a hervir y dejamos reposar unos cuantos minutos (preferiblemente con el cazo tapado). Si queremos que el sabor a hierbaluisa sea más dominante, echamos mayor cantidad de hojas o las dejamos reposar durante más tiempo, y a la inversa para un sabor más tenue.

    Colamos la nata líquida para eliminar las hojas, la vertemos sobre el chocolate blanco bien troceado y removemos hasta que se disuelva (Si la nata se nos hubiera enfriado demasiado, la volvemos a calentar un poco para que el chocolate se pueda fundir sin problemas).

    En otro recipiente aparte, batimos las claras de huevo a punto de nieve junto con la sal a medida que vamos incorporando el azúcar, es decir, como para hacer merengue (es mucho más rápido y cómodo montar las claras con una batidora eléctrica; el resto lo podéis hacer manualmente con varillas, cuchara, o lo que os vaya mejor).

    Finalmente, incorporamos las claras montadas a la mezcla hecha con el chocolate, pero se ha de hacer poco a poco y removiendo con delicadeza, con movimientos envolventes, para que no se pierda el aire y se bajen demasiado (primero añadimos la mitad de las claras montadas y luego su totalidad).

    Repartimos en copas, vasos, bols... Dejamos enfriar, metemos en la nevera, decoramos como mejor nos parezca (chocolate rallado, hojas de hierbaluisa, etc) y servimos.

    Versión 2, con nata montada

    Ingredientes

    250 grs. de chocolate blanco
    300 mls. de nata líquida para montar, también llamada crema para batir o crema doble/pesada/densa
    80 grs. de azúcar
    2 huevos
    1 hoja de gelatina neutra
    Un puñado de hojas frescas de hierbaluisa, también llamada verbena olorosa, cedrón o maría luisa
    Un pellizco de sal
    Agua

    (Con estas cantidades obtendremos entre cuatro y cinco raciones, según como sea cada ración. Si queremos menos o más, dividimos o multiplicamos)

    Paso a paso
    (Hasta el cuarto párrafo es igual que el anterior)

    Picamos el chocolate blanco en trozos bien pequeños y lo reservamos en un cuenco.

    Hacemos una infusión con las hojas de hierbaluisa y una parte de la nata, o sea, calentamos la nata líquida con las hojas en una cazuela, retiramos del fuego cuando empiece a hervir y dejamos reposar unos cuantos minutos (preferiblemente con el cazo tapado). Si queremos que el sabor a hierbaluisa sea más dominante, echamos mayor cantidad de hojas o las dejamos reposar durante más tiempo, y a la inversa para un sabor más tenue.

    Colamos la nata líquida para eliminar las hojas, la vertemos sobre el chocolate blanco bien troceado y removemos hasta que se disuelva (Si la nata se nos hubiera enfriado demasiado, la volvemos a calentar un poco para que el chocolate se pueda fundir sin problemas).

    En otro recipiente aparte, batimos las claras de huevo a punto de nieve junto con la sal, como para hacer merengue (es mucho más rápido y cómodo montar las claras con una batidora eléctrica; el resto lo podéis hacer manualmente con varillas, cuchara, o lo que os vaya mejor).

    Tomamos la hoja de gelatina y la colocamos en un bol con un poco de agua para que se hidrate. A continuación la disolvemos bien en unas cucharaditas de agua caliente. Incorporamos la gelatina disuelta a las claras montadas, siempre con cuidadín, evitando que se bajen.

    En otro bol montamos la nata restante con la batidora eléctrica y a continuación añadimos el azúcar. Mezclamos la nata montada con las claras montadas, siempre con delicadeza, y finalmente incorporamos el chocolate fundido con movimientos envolventes, también con cuidado de que el aire no se venga abajo.

    Repartimos en copas, vasos, bols... Dejamos enfriar, metemos unas horas en la nevera, decoramos como mejor nos parezca (chocolate rallado, hojas de hierbaluisa, etc.) y servimos.