Poda de arboles preguntas básicas: manzano, peral, ciruelo, nogal, almendro, avellano

Tema en 'Poda de frutales' comenzado por Jose Manso, 28/9/04.

  1. Jose Manso

    Jose Manso

    Mensajes:
    5
    Hola.
    Soy nuevo en el foro y en el tema de los árboles, me veo en la situación de cuidar varios arboles, y como se acerca la epoca de la poda, pues estoy lleno de dudas.
    ¿Cuando podar?
    ¿Qué ocurre si esta año no se poda?
    ¿Qué ocurre si me "paso" podando?
    Gracias a un libro me he informado sobre peral y manzano, pero también tengo:
    - ciruelo
    - nogal
    - almendro
    - avellano
    - membrillo

    ¿Valen las técnicas de poda del manzano para los demás?
    Saludos
     
  2. Jalon

    Jalon

    Mensajes:
    3.209
    Ubicación:
    Cantabria/Madrid
    Jose,
    ¿Has mirado los articulos de la página correspondiente al foro?
    Pues aquí tienes información
    http://www.infojardin.com/Frutales/Frutales_directorio.htm
    Puedes sacar mas información yendo a buscar -arriba a la izquierda- y pidiendo información de poda y el nombre del frutal, y te saldrá lo que ya se ha discutido y publicado.
    Y después si te queda algo, ya puedes hacer preguntas mas concretas.
    Ánimo y bienvenido
    Saludos
    Jalon
     
  3. Jose Manso

    Jose Manso

    Mensajes:
    5
    Gracias Jalon, voy a echarle un vistazo.
    La verdad es que hay tantos artículos en infojardín que no me ha dado tiempo a consultarlos.
    Jose.
     
  4. Jose Manso

    Jose Manso

    Mensajes:
    5
    Soy el mismo que ha hecho la pregunta, je,je
    y después de mirar en los articulos de infojardin, y en otros sitios, me siguen quedando algunas dudas. Y aun a riesgo de poner en evidencia mi ignorancia, sigo preguntando, siempre pensando en la poda de fructificación, pues mis árboles ya están formados:

    - los árboles de frutos secos (avellano, almendro) se podan igual que los frutales de pepita?
    - he leido que el almendro se poda una vez que sale la flor, es verdad?
    - puedo dañar el arbol si podo mucho? y si no podo nada?

    Saludos.
     
  5. jmm.

    jmm.

    Mensajes:
    86
    Los árboles frutales requieren cuidados básicos para que puedan coronar el huerto como se merece, por eso, siempre debemos tener en mente la poda como una de las tareas fundamentales para tener nuestros árboles en el mejor estado posible. ¿Por qué tenemos que podar los frutales? Por tres motivos fundamentalmente: para dar forma al árbol, mejorar su cultivo y la producción de fruta, así como para eliminar ramas enfermas o que crecen en malas condiciones.

    Para quitar la vegetación que sobre, lo primero que tenemos que hacer es eliminar aquellas ramas que se estorben entre sí o que hayan enfermado, lo que dará más vida al árbol. Las que se encaminen hacia el corazón del árbol, así como los chupones (brotes largos, rectos y vigorosos que no producen fruta), deberán ser podados.

    A finales de invierno hay que comenzar la poda, cuidándose de que las temperaturas no sean excesivamente bajas (por encima de siete grados bajo cero). A la hora de podar, es necesario cortar las ramas al ras y pintar las heridas con productos especiales que se pueden encontrar en tiendas de jardinería, o bien pinturas que tengan aceite.

    La poda invernal tiene la función de estimular el desarrollo vegetal del árbol. Las podas vigorosas dan mayor fuerza al crecimiento del frutal, pero si el árbol crece bien y sin problemas, lo mejor es podar ligeramente.

    Formas de los árboles

    Existen diversas maneras de dar forma a los árboles. Para modelar el árbol tenemos que ir dando el contorno desde que el ejemplar es joven. Las podas para dar forma se hacen a finales del invierno. El esqueleto o contorno del árbol está formado por las ramas principales que nacen del tronco; las secundarias son las que surgen de estas ramas principales. Siempre es mejor reducir al mínimo el número de ramas que forman el esqueleto.

    Una de las formas más habituales de configurar el esqueleto de un frutal es la 'pirámide', es decir, consiste en dar al árbol un contorno de 'árbol de Navidad'. Este tipo de forma tiene la ventaja de que las ramillas laterales son muy cortas, lo que evita que se rompan por el peso de la nieve o de los frutos.

    La forma de copa o jarrón es un tipo de contorno muy habitual entre los horticultores de frutales. La manera de podar en forma de copa es haciendo que las ramas se dirijan hacia afuera, así permitimos que la luz pueda llegar hasta el interior y el corazón del árbol.

    Por último encontramos una tercera forma que es la de pie alto o 'a todo viento', que consiste en disponer primero el esqueleto, formado por el tronco y tres o cuatro ramas. Para dar esta forma se podan las yemas dirigidas hacia el centro o hacia afuera. Este tipo de forma es muy habitual cuando el árbol es aún joven.

    Formas de podar

    El modo de podar depende de la forma que se quiere dar al árbol. Si se quiere, por ejemplo, que una rama nazca del centro del árbol, se cortará la rama hasta una yema dirigida hacia afuera. Para configurar una copa compacta, se cortarán las yemas que van a hacia arriba, procurando que están juntas. Siempre debemos cortar un centímetro por encima de la yema.

    Hasta hace poco los expertos han defendido la poda en forma de copa, es decir, dibujando una especie de copa de vino, por considerar que de este modo las ramas permiten que la luz llegue al corazón del árbol. Pero cada día hay más adeptos a la forma de árbol de Navidad, porque las ramas no se quiebran por el peso de la fruta, de la nieve o del hielo.

    En los huertos pequeños, donde carecemos de un espacio amplio, lo mejor es podar en forma de pirámide enana, el pie semialto y el arbusto. Los árboles enanos fructifican antes, aunque tienen el inconveniente de que son menos longevos.

    Cada primavera hay que podar la pirámide enana, ya que con ello se evita que alcance demasiada altura. Cuando finaliza el estío tendremos que reducir las ramas principales a 15 cm., cortando las yemas que salen hacia afuera, y se reducen las ramas secundarias a 8 cm. El resto de brotes se quedarán limitados a 2,5 cm.

    Árboles frutales en un muro

    Las maneras más habituales de dar forma a un árbol frutal que está cultivado en un huerto pequeño son el abanico, el cordón y la espaldera. Estas modalidades de poda permiten que el árbol crezca pegado a un muro o una valla, lo que permite aprovechar al máximo el precioso espacio que tenemos.

    El abanico o palmilla, como su nombre indica, da al árbol una forma de abanico, que se consigue dejando sólo dos brotes que formen un ángulo de 45 grados con el suelo. Cuando llega la primavera, se deja que nazcan varias ramas de esos dos brotes, lo que permite dar forma de abanico.

    La espaldera se forma dejando que el tronco crezca verticalmente y las ramas principales se desarrollen perpendiculares al tronco, es decir, formando un ángulo recto con el tronco. En el caso del árbol en cordón, se fuerza el tronco para que éste crezca configurando un ángulo agudo con el suelo.

    Podar para mejorar la producción

    La poda estival suele tener consecuencias contrarias a la invernal. Mientras que si podamos en invierno, el árbol crece más, en verano conseguimos inhibir el desarrollo vegetativo del ejemplar y forzar a las ramas fructíferas a que crezcan con más fuerza.

    Esto se explica por que la eliminación de la vegetación nueva da cada temporada, permite que los nutrientes vayan directos al fruto, que nace antes y con mayor profusión. También tendremos que aclarar con la poda las ramas frutales, si es que éstas están demasiado pobladas. En la poda estival no se elimina la vegetación vieja y los cortes se hacen a un centímetro por encima de las yemas.

    Por último destacar que existen algunas variedades de manzanos y perales que dan fruto en la punta de sus ramas. En este caso, hay que podarlas ligeramente y sólo las ramas que sobran. Si se despuntan las ramas guía y las laterales, el árbol no dará manzanas o peras, según el caso.
     
Cargando...