Guía práctica de abonos

Tema en 'Abonos' comenzado por Abuelena, 24/10/06.

  1. Estas líneas están dedicadas a los jardineros novatos o entusiastas que todavía no se deciden a comenzar una relación con las plantas. Voy a tratar de explicarles conceptos básicos sobre abonos y pH, como si fuera una mano tendida para ayudarlos a cruzar algunos escollos.

    Abonos:

    Generalmente, en los paquetes de abono se encuentran tres números y tres iniciales, por ejemplo 15 – 15 – 15
    N P K (son símbolos químicos)

    En este ejemplo, el abono se llama TRIPLE 15 y es un abono equilibrado.

    La N significa Nitrógeno y las plantas la requieren para mejorar su follaje y la salud de sus hojas.
    La P significa Fósforo , necesario para producir flores y frutas.

    La K significa Potasio, usado para mejorar raíces y tallos.

    Cada planta necesita distintos tipos de abono, que podemos proporcionarle de acuerdo a sus necesidades: Si queremos tener buen césped, aportaremos mucho nitrógeno, para tener más hojas. En las plantas de muchas flores o frutos, como geranios y frutales, el aporte será de potasio: 10 – 20 – 10
    N P K

    En el caso de las orquídeas, recomiendan 10 – 4 – 7
    N P K

    Además, las plantas necesitan otras sustancias químicas, como calcio, magnesio, cobre, hierro, cobalto, molibdeno y zinc.
    Si no se conocen las proporciones adecuadas de cada elemento, es fácil equivocarse. Por ello recomiendo usar un abono completo sin hormonas (por lo menos hasta saber usarlas) Y sobre todo no sobrepasar las dosis y la frecuencia recomendadas por el fabricante o las fichas de Infojardín. El exceso de abono es tóxico para las plantas, entonces es menos perjudicial proporcionar poco que demasiado.

    Hay abonos granulados, como el triple 15, otros son líquidos, que pueden mezclarse en el agua de riego. Otros abonos son foliares, es decir que deben rociarse sobre las hojas de las plantas y ellas los absorben.

    Asimismo hay abonos orgánicos (sangre seca, humus, lombricompuesto, mantillo, etc) y abonos inorgánicos, como los que se compran granulados, en polvo o líquidos.

    Hay que tener en cuenta que las plantas tienen períodos de actividad y de reposo, que debemos respetar, para no agotarlas. El abono se aplicará principalmente en los períodos de actividad, como crecimiento, floración y fructificación. Luego de la aparición del fruto, la planta descansa y es conveniente disminuir el riego y suspender el abono. No debemos estimular el crecimiento ni aportar nutrientes que la planta no utilizará, porque seguramente arruinaremos el sustrato. Todos necesitamos alimentos, las plantas también, pero nunca demasiado. Hasta pronto, Abuelena:happy: