Los jardines de Adonis: leyenda

Tema en 'Varios temas sobre diseño de jardines y paisajismo' comenzado por julio cesar., 28/4/05.

  1. julio cesar.

    julio cesar.

    Mensajes:
    120
    Hoy a caido en mis manos un articulo de una conocida revista, que para todos aquellos que no tengan oportunidad de leerla, lo voy a transcribir.
    Que lo disfruten.

    Los jardines de Adonis.

    Adonis es un personaje relacionado con el mundo vegetal desde la cuna: nació del tronco del mirto en que habia sido convertida su madre por cometer incesto.
    Este suceso tenia que dejar huella en el recien nacido, y Adonis se convirtió en uno de los jovenes más atractivos de todo el Oriente Medio, tanto, que las mismas diosas se disputaban sus caricias.
    Pero fue Afrodita, la diosa del amor, la que consiguio a Adonis como amante.
    Sin embargo, el amor no es eterno: Ares, el dios de la guerra, estaba celoso por haber perdido a Afrodita y envió un furioso jabalí que destrozó la belleza y la vida de Adonis.
    De cada gota de sangre derramada nació una anémona; de cada lágrima de Afrodita, una rosa.
    Por ello, la rosa y la anémonasimbolizan la fragilidad de la belleza de la belleza y el amor.
    Pero el mito de Adonis no se acaba ahí.
    Cuenta la leyenda (como me gusta esta frase) que Afrodita instituyó la fiesta de "los jardines de Adonis" en honor a su amante muerto.
    En primavera, las mujeres de muchas zonas del Mediterraneo oriental sembraban en cestas trigo, cebada, lechuga, hinojo y varias flores que cuidaban durante ocho días.
    Las plantas crecían rápidamente por el calor del sol, pero como carecían de raices, se marchitaban con la misma rapidez.
    Entonces, se recogían, y junto a pequeñas estatuas de Adonis, se arrojaban al mar.
    Con este ritual se pretendía propiciar las cosechas.

    Autora: Elisa Yagüe

    Para los aprendices de jardineros y amantes de las fábulas y leyendas es todo un regalo.
    Dedicado a ustedes y a todas las Rosas por supuesto.
     
  2. ASOR

    ASOR

    Mensajes:
    4.785
    Ubicación:
    ALMERÍA
    Pues gracias de parte de una Rosa, me ha encantado.
     
  3. Templar.

    Templar.

    Mensajes:
    314
    Gracias tambien de parte de una anémona...ups¡¡¡ perdón era gracias de parte de un Adonis upsss¡¡ tampoco era gracias de parte de un amante de las anémonas y de las rosas y de los jardines de Adonis.
    (me encantan las leyendas y estoy contigo en esa frase maravillosa "Cuenta la leyenda....")
     
  4. Amalia

    Amalia

    Mensajes:
    593
    Ubicación:
    Ciudad de Buenos Aires
    julio cesar, muy bello ese articulo me ha encantado esta parte

     
  5. miriamcita

    miriamcita

    Mensajes:
    1.683
    Ubicación:
    Gran Canaria
    la mitologia griega y romana me encanta! es mi "asignatura pendiente"! ;) gracias por poner esa leyenda! :icon_biggrin:
     
  6. Girasol

    Girasol

    Mensajes:
    1.970
    Ubicación:
    Santiago de CHILE
    Muy preciosa la leyenda, Julio, muchas gracias... me recuerda una muy parecida, que me contaron hace poquito, sobre una mujer llamada Clara, y su amor Diego...

    Gracias, muchas gracias!!!

    Girasol.
     
  7. julio cesar.

    julio cesar.

    Mensajes:
    120
    En vista de que el tema parece reunir a foristas interesados os propongo dejar la pregunta abierta para poner cuantas leyendas podamos reunir en torno a las plantas y las flores.

    Y para animaros a ello, os dejo estas dos:

    EL NACIMIENTO DEL ARROZ
    Cuéntase que cierto día, el dios Siva de Java creó una mujer que excedía a todas en hermosura. La quiso hacer su esposa y, aunque ella se resistía al principio, se vio el fin obligada a acceder más que nada por los ruegos de todos los dioses.
    Sin embargo, pidió una condición a Siva.
    - Quiero -le dijo- que me proporciones un alimento que nunca llegue a cansarme. El dios puso entonces en juego los mayores recursos para alcanzar lo que la hermosa mujer exigía. Y sin perdida de tiempo envió emisarios a los cuatro puntos del mundo con la orden de recoger los más sabrosos y exquisitos manjares.
    No obstante, todo fue en vano. Por más frutos que le llevaron a la bella mujer, no se daba nunca por satisfecha. Con el correr de los días se la veía desmejorar, demacrada y sin fuerzas.
    Y tanto necesitaba el alimento imposible de hallar, que al fin murió de inanición.
    El dios Siva la hizo enterrar con grandes pompas y ordenó celebrar solemnes funerales.
    Pero justamente a los cuarenta días de haber sido sepultada aquella hermosa mujer sobre la tumba surgió una linda y exótica planta que jamás nadie había visto: era el arroz.
    Siva hizo sembrar su semilla, y con la cosecha obtenida de ella, comieron luego todos los dioses.
    - Es un alimento muy grato- comentaron las divinidades.
    Y entonces decidieron revelarlo a los hombres. A partir de esta fecha, el arroz les fue tan eficaz, que siempre se han alimentado de él, sin cansancio, principalmente en Extremo Oriente y Oceanía. Mito indonesio.


    EL ARROZ
    El caos ya había finalizado. El Augusto de Jade, padre de los dioses, había acabado de organizar su celeste imperio. reinaba sentado en un trono de zafiros; a su diestra se dentaba la Estrella del Sur, Nam Tao, que llevaba el registro de nacimientos, mientras que a su izquierda estaba la Estrella Polar, Bac Dan, encargada del registro de las muertes.
    Una vez, el Augusto de Jade, Señor del Cielo, adoptó el aspecto de pájaro de fuego que tenía antes de la creación y bajó a visitar la tierra.
    Mas al verla tan triste y desolada, semejante a una pelota de arcilla amarilla, no hacía más que cavilar pensando qué podía hacer. Por fin, un día le dijo a uno de sus oficiales:
    - He decidido crear hombres y animales sobre la tierra y tú, Kim Kuang, irás a echar esta has de hierbas, cada uno por separado, y estos dos enormes granos de arroz.
    Después de inclinarse respetuosamente ante el Señor del Cielo, Kim Kuang montó en el arco iris para cumplir la misión que le habían confiado. Y cuando estuvo cerca de la tierra arrojó el manojo de hierbas.
    Pero sea por negligencia, o por incapacidad del oficial, el hecho es que la hierba cayó en manojo y no por separado, como la había ordenado el padre de los dioses.
    Kim Kuang vio que la mancha crecía rápidamente y que muy pronto la hierba cubría todo el espacio que no estaba sumergido por las aguas.
    Al ver aquello, miró los dos granos de arroz, y se dijo:
    - Si cada grano se multiplica como la hierba, no quedará en la tierra lugar para los hombres y los animales.
    Y, por eso, sólo echó un grano; el otro se lo comió.
    Poco después, cuando el padre de los dioses creó los hombres y los animales, observó sorprendido que en la tierra había más hierba que espigas de arroz. Indignado, llamó a su presencia a Kim kuang.
    Has estropeado lo que debía ser mi obra más hermosa -le dijo-. Ahora la tierra es una enorme pelota de hierba, y a los hombres y a ciertos animales les costará mucho encontrar alimento. Por eso, voy a crear otro animal: el búfalo. Tendrá tu cara y tu cerebro obtuso, y tú mismo serás el que baje a la tierra bajo esa forma. Te condeno a comer toda esa hierba hasta que logres librar de ella a la tierra.
    De nada sirvieron las protestas del infeliz Kim Kuang, al ver que se iba convirtiendo en una animal de cuatro patas.
    Y desde entonces, el búfalo come hierba sin cesar con la esperanza de acabar con toda la que hay en la Tierra. Mito japonés.
     
  8. Amalia

    Amalia

    Mensajes:
    593
    Ubicación:
    Ciudad de Buenos Aires
    julio cesar, de los dos mitos me ha gustado más el mito japonés. Son interesantes las leyendas sobre plantas y flores :idea:
     
  9. Elionor

    Elionor

    Mensajes:
    4.240
    Ubicación:
    Barcelona (zona 10)
    Me había perdido este tema, pero gracias al percance del domingo lo he leído ;). Gracias, Julio. Cuanto tiempo sin leerte!
     
  10. karo.

    karo.

    Mensajes:
    2.399
    Hermoso post y divinas leyendas.
    Dejo una que colge en otro post, por no saber que este existia

    Flor de loto



    En la antigua Grecia, en la época de los dioses,existió una diosa muy hermosa con el cabello largo, largo con una corona que cubría su cabellera, era muy feliz hasta que un dia,por azares del destino, llovió sobre sus hombros, las estrellas no brillaban para ella, el sol se ocultó, todos ellos contemplados lograron que la diosa huyera sin pensarlo al bosque.

    Con sentimientos encontrados, no podía discernir por donde transitaba,y, efectivamente tocó tierra, hasta hundirse al lodo del lugar llamado¨LOTO¨ lugar llamado así por los supremos dioses destinado para los fracasados y perdedores en la vida, del que, nadie, absolutamente nadie, sube a flote jamás.

    Sin percatarse, la joven diosa llego a hundirse hasta que, sus lágrimas derramadas en ese momento, enjugadas, sometieron al delicado cuerpo hasta el fondo.

    No había salida para la diosa, en ese instante estaba destinada a vivir en la morada de los ¨fracasados¨esto sucedio hace muchos, muchos años como no se pueden imaginar, a decir verdad, loto no era lugar destinado para los fracasados sino para los ¨triunfadores¨porque se afirma sin lugar a dudas que la persona que cayera al fondo del fango, tenía que luchar para llegar a la cima, no importando, si el lodo no te lo permitiera, no importando si el lodo cada vez pesara más y no miraras al sol.

    El solo hecho de estar viviendo, te permite luchar, en contra de lo que sea,a sí fuera el tiempo en siglos, no es un contricante fácil de vencer, pero SE VENCE algun día se vence, es por eso que, la joven diosa no estaba destinada a fracasar, estaba en las garras de los perdedores pero tenía que luchar para salir, porque... ella no era una de esas personas, de hecho, ninguno de nosotros lo es, solo que sabes donde y donde si creo que te pueda vencer: En el creerlo.

    La joven diosa antes mencionada luchó durante siglos por no permanecer para siempre en el loto hasta que un día... ocurrió el milagro del que todos los dioses asombrados observaron el hecho innegable de que...una flor hermosa, con los pétalos largos, largos y con una gran corona resplandeciente que los cubría HABIA NACIDO.

    Todos observaron que la diosa salía, salía del lodo. Replicaban ¿Será posible que después de siglos haya podido renacer? sin lugar a dudas.

    Desde entonces, loto es un lugar destinado solo para TRIUNFADORES solo que el triunfador es el que destaca convirtiéndose en lo mas dulce y virtuoso que pueda existir FLOR DE LOTO.

    El hecho de caernos al lodo por situaciones que... son un tanto fáciles de sobrellevar, nos puede hacer que renazcamos desde las mismas cenizas y levantarnos con nuestros sueños para hacerlos realidad.

    LA FLOR DE LOTO ES SINONIMO DE CAER HASTA EL FONDO Y LEVANTARSE PARA SIEMPRE.



    ¿Qué representa el papiro y el loto?

    El papiro y el loto son dos plantas emblemáticas del Bajo y del Alto Egipto respectivamente y como tales los encontramos en la rica iconografía egipcia. Estas dos plantas representan por tanto el Sur y el Norte del país y como tales se encuentran sobre el tocado de algunos dioses, como por ejemplo Hapy, el río Nilo en la crecida o la diosa Meret. También está personificado en algunas de las columnas de los templos y en ciertos cetros que llevaban las diosas.

    Cuando el papiro se reprodujo sobre los muros de tumbas y templos se pintó o grabó, siempre que fue posible, en las paredes que lindaban al Norte, formando pareja con el loto que estaba representado en las paredes Sur.

    El loto fue muy usado en las representaciones tanto por su carácter simbólico, como por su aroma un tanto hipnótico y capaz de alterar la consciencia. El loto cerrado no huele, pero cuando la flor se abre emite un fuerte olor parecido al jacinto. El loto azul se abre con los primeros rayos de sol, al mediodía se cierra y se hunde en el agua para reaparecer al día siguiente. El loto blanco, en cambio, florece durante la noche y recibe al día con la flor abierta. Por todos estos simbolismos que tanto tienen que ver con el ciclo diario del sol, el loto era la planta emblemática por excelencia.

    En Época faraónica el papiro crecía de forma masiva y natural en los pantanos del Delta, directamente en el agua, por lo que se entendió que nacía en el seno del preocéano Nun y de la colina primigenia.

    [​IMG]

    Al estar asociado al Norte, se vinculo con la diosa Uadyet y a la corona roja del Bajo Egipto. Sin embargo la conexión entre el papiro y la diosa vaca Hathor es muy estrecha. A ella también podemos observarla saliendo de un bosque de papiros para recibir al difunto, porque esta planta guardaba conexión con el renacimiento y la alegría.

    El papiro se empleó como soporte de escritura y de viñetas religiosas, por ejemplo, en él se pintaba el Libro de los Muertos.


    [​IMG]

    El loto se vinculó con el Sur y por tanto con la diosa buitre Nejbet y con la corona Blanca del Alto Egipto.

    En el Valle del Nilo existieron varias clases distintas de lotos, pero fue el azul el que sirvió para simbolizar la vida y el renacimiento.

    El motivo para escoger esta planta está vinculado a las aguas primordiales del Nun y al renacimiento. El loto es una planta acuática que se sumerge en las aguas al llegar la noche y que abre sus pétalos y renace en la mañana, orientándose al Este, el punto donde nace el Sol. Precisamente por ello, una de las leyendas egipcias cuenta cómo el Sol Ra (o Nefertum, patrono de los perfumes) nació en el comienzo de los tiempos manifestándose del interior de una de estas plantas cuando ésta abrió sus pétalos con el resplandor del primer día.

    El loto suele estar en manos de los difuntos que aspiran su aroma porque la planta facilitaba el renacimiento, tal y como se regeneraba cada mañana emergiendo sobre la superficie del agua.


    [​IMG]

    Como el papiro, se reprodujo sobre los muros de tumbas y templos y se pintó o grabó, siempre que fue posible, en las paredes que lindaban al Sur, formando pareja con el papiro que estaba representado en las paredes Norte, por ese sentimiento dual que presenta el pensamiento egipcio. Igualmente se reprodujo en las columnas de los templos.

    Un saludo Karo.
     
  11. Amalia

    Amalia

    Mensajes:
    593
    Ubicación:
    Ciudad de Buenos Aires
    karo, muy completa la leyenda sobre la flor de loto, ademas esas imagenes :icon_biggrin:
     
  12. RUT

    RUT

    Mensajes:
    522
    Ubicación:
    interior de bizkaia
    ahí va otra más cercana.... pero parecida, como todas las leyendas.

    La antigua religión de los vascos: Mari (mári), Maia (mái-a) o Ama-Lur (áma lur; madre tierra) era la diosa suprema de la antigua religión vasca, su símbolo cósmico era el sol, y su representación gráfica, el disco solar llamado lauburu. El lauburu puede variar de número de brazos, pero el más extendido y conocido por todos los vascos es el de cuatro.
    Esta religión, contaba con una trinidad integrada por Mari y sus dos hijos Atarrabi (la representación del bien) y Mikelats (la representación del mal), de los que surgían el resto de númenes y espíritus tanto benévolos como malévolos.
    Según la antigua religión vasca, cuando las tinieblas reinaban en la Tierra, los humanos suplicaron a Mari que les ayudara en la lucha contra los espíritus y númenes malébolos que les acechaban. Mari escuchando sus súplicas, dio vida a su hija, la Luna. Los humanos agradecieron su luz, pero su luz no era suficiente para poder luchar contra el mal, entonces los humanos pidieron otra vez a Mari que les otorgara algo que tuviera más luz y que pudiera vencer a las tinieblas. Mari creó entonces a su otra hija, el Sol (en la cultura vasca el sol es femenino), y de esta forma nació el día. Ningún espíritu maligno desde entonces acechó a los humanos durante el día. Pero cuando el Sol se sumergía en los confines de la Tierra, surgía la noche. El mal al llegar la noche, salía de su guarida y seguía acechando a los humanos. Entonces los humanos pidieron a Mari que les diera algo para luchar contra el mal durante la noche y Mari les dio el Eguzki Lore [ egúski lóre; flor del sol, es la flor del cardo silvestre (Carlina Acaulis) ]. Les indicó que nunca salieran de sus moradas durante la noche y que pusieran el Eguzki Lore encima de la puerta de sus casas para protegerles del mal. Desde entonces los humanos que siguieron lo indicado por Mari, nunca más sufrieron el acecho del mal.


    Yo la tengo puesta, por si acaso........ :roll:
     
  13. RUT

    RUT

    Mensajes:
    522
    Ubicación:
    interior de bizkaia
    ... aunque ahora que lo pienso.... sí que salgo de noche!!!!!
     
  14. julio cesar.

    julio cesar.

    Mensajes:
    120
    Gracias a todos por contribuir con vuestras aportaciones, os subo una que deje puesta con anterioridad y me gustó.

    Nunkui, creadora de las plantas

    Cuentos y Leyendas Americanas
    (Leyenda Shuar - Ecuador)

    Hace largos años, cuando los shuaras recién empezaban a poblar las
    tierras orientales del Ecuador, la selva no existía. En su lugar se extendía una llanura manchada solamente por escasas hierbas. Una de éstas era el unkuch, el único alimento de los shuaras.

    Gracias al unkuch, los shuaras pudieron soportar durante mucho tiempo la aridez de la arena y el calor sofocante del sol ecuatorial..
    Lamentablemente, un día, la hierba se esfumó y los shuaras comenzaron a desaparecer lentamente.

    Algunos, recordando otras desgracias, echaron la culpa a Iwia y a
    Iwianchi, seres diabólicos que desnudaban la tierra comiéndose todo cuanto existía; pero otros continuaron sus esfuerzos por encontrar el ansiado alimento. Entre estos había una mujer: Nuse. Ella, venciendo sus temores, buscó el unkuch entre los sitios más ocultos y tenebrosos, pero todo fue inútil.
    Sin desanimarse, volvió donde sus hijos y, contagiandoles con su
    valor, reinició con ellos la búsqueda.

    Siguiendo el curso del río, caminaron muchos días; pero a medida que
    transcurría el tiempo, el calor agobiante de esas tierras terminó por
    aplastarlos. Así, uno a uno, los viajeros quedaron tendidos en la arena.

    Inesperademente, sobre la transparencia del río apareceieron pequeñas
    rodajas de un alimento desconocido: la yuca. Al verlas, Nuse se lanzó hacia el río y las tomó. Apenas probó ese potaje sabroso y dulce, sintió que sus ánimos renacían misteriosamente y enseguida corrió a socorrer a sus hijos..
    De pronto, percibió que alguien la observaba desde el viento. Inquieta, hundió sus ojos por todos los rincones, mas sólo vio la soledad plomiza del desierto y de súbito, de entre esas ráfagas que silban lejanías, se descolgó una mujer de belleza primitiva.

    Nuse retrocedió asustada, pero al descubrir la dulzura en el rostro de
    esa mujer le preguntó:

    -¿Quién es usted, señora?

    -Yo soy Nunkui, la dueña y soberana de la vegetación. Sé que tu pueblo
    vive en una tierra desnuda y triste, en donde apenas crece el unkuch,
    pero...

    -¡El unkuch ya no existe! Era nuestro alimento y ha desaparecido. Por
    favor, señora, ¿sabe dónde puedo hallarlo? Sin él, todos los de mi pueblo morirán.

    -Nada les ocurrirá, Nuse. Tú has demostrado valentía y por ello te daré, no sólo el unkuch, sino toda clase de alimentos.

    En segundos, ante los ojos sorprendidos de Nuse, aparecieron huertos de ramajes olorosos.

    Nuse quedó extasiada pues jamás había visto nada semejante: el paisaje
    era majestuoso y la música que cantaba la floresta, le había robado el corazón.

    Nunkui continuó:

    -Y para tu pueblo, que hoy lucha contra la muerte, te obsequiaré una
    niña prodigiosa que tiene la virtud de crear el unkuch y la yuca que has comido y el plátano y ...

    -Gracias Nunkui, gracias!

    Nunkui desapareció y en su lugar surgió la niña prometida.

    Nuse quedó deslumbrada por lo que había visto, y aún no salía de su
    asombro cuando la pequeña la guió entre la espesura. Tan a gusto llegó a sentirse en ella, que deseó permanecer allí para siempre. Sin embargo, el recuerdo de su pueblo la entristeció. Pero entonces, la pequeña, la hija de Nunkui -como luego la llamaron- le anunció que allá también, en el territorio de los Shuaras, la vegetación crecería majestuosa. Entonces, alborozada, Nuse reanimó a sus hijos y retornó a su pueblo.

    Cuando llegaron, la niña cumplió su ofrecimiento y la vida de los
    Shuaras cambió por completo. El dolor fue olvidado. Las plantas se elevaron en los huertos y cubrieron el suelo de esperanzas.
    :roll:

    Os pido un favor si conoceis leyendas sobre picos o montañas aprovecho la ocasion para invitaros a subirlas.
    :icon_biggrin:
     
  15. karo.

    karo.

    Mensajes:
    2.399
    Está no es sobre picos, pero si trata de dos lagos del Sur, Patagonia Argentina.


    ------Historia de los Mapuches
    Antes, mucho antes de que llegaran los blancos y lo mataran, Dios vivía en lo alto con su mujer y sus hijos, reinando sobre el cielo y la tierra. Aunque siempre era Dios, tenia muchos nombres: Chau, el padre, y también Antü, el sol, o Nguenechèn, creador del mundo. A la reina, que era a la vez madre y esposa de Dios, le decían luna, Reina Azul, Reina Maga y también Kushe, que quiere decir bruja o sabia.
    Dios había hecho un gran trabajo: había creado el cielo, con todas sus nubes y cada una de sus estrellas, y la tierra de gigantescos cordones. Había hecho correr los ríos y crecer los bosques, y había entreabierto sus enormes dedos para sembrar aquí y allá los animales y los hombres, los mapuches.
    Ahora vivía en el cielo, vigilando sus creaciones e iluminando durante el día su reino inmenso. De noche, la reina tomaba su puesto y salía a cuidar el sueño de las criaturas dispersas.
    Como todos los hijos, crecieron también los de Antü y Kushe. Poco a poco quisieron ser como su padre, crear ellos también nuevos seres y cosas, no por nada eran retoños de Dios. Y los dos mayores empezaron a murmurar, a criticar a sus padres, y a quejarse: “ El Chau y Ñuke ya están viejos, ¿ no será la hora de que reinemos nosotros?.
    Dios sufría por ese deseo de sus hijos, sufría y juntaba rabia. Esa rabia trataba de barrerla Kushe, pidiéndole que no le diera importancia, que los perdonara. Pero los rebeldes no desistían; comenzaron a azuzar a sus hermanos mas jóvenes y a confabularse. “Por lo menos, deberíamos mandar sobre la tierra”, decían, y se prepararon para bajar con sus enormes pasos la escalera de nubes. Entonces el rey Chau dejo salir toda su furia. Uno con cada mano agarro a sus hijos del mechón de príncipes que colgaba de sus coronillas. Con todas sus fuerzas de Dios les sacudió de arriba a bajo y los dejo caer desde lo alto sobre las montañas rocosas. La cordillera tembló con los impactos, y los cuerpos gigantescos se hundieron en la piedra formando dos inmensos agujeros.
    Mientras la furia de Dios se deshacía en rayos de fuego, madre luna se precipito entre las nubes y se puso a llorar lagrimas enormes que caían sobre las montañas, lavaban de una vez sus paredes de piedra e inundaban rápidamente los profundos hoyos. Así se formaron los dos lagos vecinos, el Lacar y el Lolog , brillantes como la misma cara de Kushe, hondos como su pena.
    Entonces el gran Chau quiso atenuar el castigo: permitió que la vida volviera a los dos cuerpos despedazados y los convirtió en la enorme culebra alada encargada de llenar los mares y los lagos, llamada Kai-Kai Filu. Pero, príncipes o serpiente, seguían albergando el deseo de derrotar a Dios y reinar de una vez por sobre todas las cosas. Rabiosa, imponente, Kai-Kai Filu se lleno de odio contra Antü y los mapuches, sus protegidos. Y por eso aun hoy azota el agua de los lagos con su enorme cola, levantando olas espumosas, se revuelve hasta formar remolinos devoradores, empuja la marejada contra los flancos de las montañas queriendo alcanzar los refugios de los hombres y los animales y, reptando por debajo de la tierra, provoca terremotos con la agitación enloquecida de sus alas rojas.
    Al darse cuenta de que sus criaturas corrían grave riesgo, Dios busco una arcilla especial y modelo una serpiente buena. Dijo: “ Tren-Tren, este es tu nombre”, y con esas palabras le dio vida. Y antes de dejarla bajar a la tierra, agrego: “Tu misión es vigilar a Kai-Kai Filu. Cuando veas que comienza agitar el agua del lago, tenes que prevenir a la gente para que busque refugio y se ponga a salvo...”.
    Paso el tiempo, y el rey Chau decidió enviar a otros de sus hijos a la tierra, para tener informes de lo que sucedía y hacer llegar sus instrucciones a los Mapuches. El mismo quiso bajar al cabo, y ver con sus propios ojos los frutos de su obra.
    Dios apareció un día entre los mapuches como si fuera uno mas, oscuro, cubierto por un cuero y con la cabeza desnuda. Les enseño a cumplir los trabajos y a respetar el tiempo: el arte de la siembra y la cosecha, la elección de las semillas y la conservación de los alimentos. Y les hizo un gran regalo: el fuego. Así fue como Dios gano otro nombre: Küme Huenu, que quiere decir “lo bueno del cielo”, como lo llamaron los hombres.
    El rey Chau volvió a su casa y paso otro tiempo muy largo, tan largo que la gente se fue olvidando de muchas enseñanzas que había recibido, dejo de ser buena y empezó a pelearse entre si. Ya no había quien hiciera escuchar los consejos de Dios, los propios descendientes de sus hijos hablaban de sus antepasados sin ningún respeto. Y mientras se quejaban de todo e insultaban mirando al cielo los hombres se robaban y se asesinaban entre ellos...
    Cada vez que se asomaba a contemplar el estado de su creación, el gran Chau se daba vuelta enseguida y apretaba los labios con amargura. Así empezó otra vez a juntar su rabia divina, hasta que decidió recurrir a Kai-Kai filu:
    - Quiero que agites una vez mas el agua del lago, que la superficie se ponga oscura, que chasqueen las olas unas contra otras y salte la espuma blanca, a ver si un buen susto hace que los hombres cambien su conducta-dijo.
    Pero también escucho Tren-Tren, la culebra buena que vivía en la montaña de la salvación.
    Enseguida lanzo su silbido de alerta, la aguda contraseña que se coló por todas las quebradas como si fuera un viento, convocando a todos los mapuches al cerró Tren-Tren.
    Y el pueblo, lleno de miedo, comenzó la escalada. Pero ya el lago los perseguía y, bajo sus pies, las escarpadas laderas se movían, agitadas por los terribles movimientos de Kai-Kai. De modo que hombres, mujeres y chicos rodaban como pequeñas piedras hacia el fondo, mientras el gran Chau enviaba rayos de fuego que aniquilaban a los que lograban sostenerse.
    Y todos murieron, menos un niño y una niña que sobrevivieron en el abismo profundo de una grieta. Unicos seres humanos de la tierra, crecieron sin padre ni madre, desabrigados de palabras y amamantados por una zorra y una puma, comiendo los yokones que crecían en las alturas. De ese niño y esa niña descienden todos los mapuches, resucitados.
    Pero el gran Chau debió de haber muerto un poco con sus criaturas, por que desde ese momento se mostró pocas veces y parecía no escuchar los ruegos de los hombres. Seguramente por eso fue posible que llegaran los blancos y le dieran la estocada final.

    Desde entonces la tierra ya no es lo que era: las semillas no brotan como antes y las cosechas son escasas; proliferan las enfermedades y los chicos no hacen caso a los mayores. En el cielo las cosas no marchan mucho mejor, rota la alianza entre los astros: la madre luna esconde entre las nubes su cara magullada y escapa, escapa siempre, perseguida por un sol muerto...


    Un saludo Karo.