Palmerales: patos yecos eliminan centenares de palmeras en Iquique Chile

Tema en 'Palma árbol' comenzado por ÁRCHON, 1/2/04.

  1. ÁRCHON

    ÁRCHON

    Mensajes:
    294
    URGENTE !!!!!

    Esto ha salido en el diario de hoy:

    **********************************************************************************

    FOTO20020040301022810.jpg

    Ya forman parte del paisaje de la comuna, aunque su aspecto físico no es considerado atractivo y por el contrario más de alguien los tilda de feos, lo cierto que los patos yecos ya no son sólo pieza del diario vivir de la ciudad, sino además uno de los temas principales en los debates ambientales.

    Tan sólo la semana pasada se generó un intercambio de opinión entre el Cuerpo de Bomberos y la Sociedad Protectora de Animales, "Benjamín Vicuña Mackena" por la decisión del voluntariado de retirar de la antena de radiotelecomunicación los nidos de las aves, argumentando que colocaba en peligro la vida de los habitantes de la provincia.

    Ese hecho gatilló la discusión respecto a qué tan necesaria es la presencia de las aves en la comuna, de su impacto en la ecología y de las normativas que regulan el tema. La pregunta que todos se hacen es qué hacer con la especie para que no siga perjudicando la imagen turística de Iquique sin que con ello se cause un daño en su evolución natural.

    Aunque no hay una respuesta única y tajante respecto al futuro de esa ave.

    Existen diversas alternativas que tienden a mejorar la convivencia con ella, porque se trata de una especie silvestre que no tiene culpa respecto del desarrollo registrado en las ciudades. Iquique poco a poco ha invadido su hábitat, debiendo los patos yecos adaptarse de manera muy rápida.

    De ahí que aparecen y se apoderan de los árboles ya no sólo del sector costero. Cada día ocupan más espacio en al zona centro, a lo que se suman las antenas de telefonía, radiocomunicación y alumbrado público, que ya parecen como verdaderos condominios en donde las aves habilitan sus nidos y protegen sus huevos.

    Al fuerte y ronco graznido que caracteriza al phalacrocorax brasilianus, que llama la atención de los extranjeros por el peculiar sonido, hay que agregar las fecas que ellos depositan en los árboles y el alumbrado público y que arrojan a la vía pública como misiles para el peatón.

    Las fecas del pato yeco son dañinas para la vegetación de la ciudad. No hay palmera y árbol autóctono que sobreviva a la presencia de estas aves en sus ramas.



    LA LEY



    El tema ha adquirido mayor interés para las autoridades del Sag, que el 27 de enero del presente año publicó en el diario oficial la modificación a la Ley de Caza 19.473, ampliando las facultades para quienes se sientan perjudicados por la presencia de la especie, informó la encargada del tema en el Sag, Mirta Villalobos.

    Si en un comienzo la normativa establecía, para personas naturales y jurídicas, la autorización para controlar la acción al grave perjuicio del ecosistema que generaba el pato yeco, previa presentación de una solicitud y antecedentes que indiquen la gravedad de los daños y la metodología del control, en la actualidad existe una mayor libertad respecto al tema, sobre todo después de la publicación de la modificación a la norma.

    En dicho cambio se reconoce que el pato yeco dejó de ser una especie silvestre protegidas y es reconocida como un ave dañina, "sólo dentro de los límites urbanos entre las regiones Primera y Cuarta, previa autorización del Sag".

    "Se entiende por especie o animal dañino el que por sus características o hábitos, naturales o adquiridos, ocasione perjuicios graves a alguna actividad humana realizada en conformidad a la ley, o está causando desequilibrios de consideración en los ecosistemas en que desarrolla su existencia y, debido a esto, es calificado de tal por la autoridad competente, con referencia a marcos espaciales y temporales determinados".

    En ese reglamento se señala que está prohibido levantar o recolectar huevos o crías con excepción de las especies declaradas dañinas.



    AUTORIZACION



    Previa a la publicación de la modificación y conforme a lo que señalaba la ley de 1998 sólo el municipio y el aeropuerto contaban con permiso para controlar la presencia del ave en la zona local.

    No fue posible conocer el plan de control del municipio, pues el departamento medioambiental no contó con autorización del alcalde Jorge Soria para entregar información sobre este tema.



    CRITICAS



    El levantamiento de nidos de los patos yecos mantiene inquietos a los directivos de la Sociedad Protectora "Benjamín Vicuña Mackena", que sienten que con ello no se respeta el ecosistema.

    Ana María Olivares y Víctor Guerrero aseguran que tanto las autoridades como la comunidad no están preocupadas en controlar la especie. "La única solución es matar a los patos".

    Denunció la metodología que utiliza el municipio, consistente en podar las palmeras y destruir los huevos.

    "Eso no se puede hacer. Hay principios morales que seguir. Si matamos todo lo que nos molesta tenemos que asesinar a los borrachos que están en las calles".

    Guerrero indicó que el poco interés por resguardar la especie silvestre está demostrada en el nulo respaldo que se entregó a la propuesta del académico de la Unap Walter Sielfer de realizar junto a sus alumnos un estudio respecto al pato yeco, para determinar la población y la época adecuada para efectuar el control a cambio de pagar el combustible para el vehículo. La iniciativa, agrega, incluía el diseño especial de luminarias para evitar la presencia de las aves.

    Los dirigentes reconocen que los patos yecos causan daño a la ciudad, pero aseguran que existen medidas menos violentas para evitar su presencia. "Por ejemplo en la Plaza Condell propusimos destruir los nidos cuando lo estaban formando y eso los alejó del sector".

    También desmintió el hecho que las palmeras del parque hayan sido dañadas por los patos, el error explica Guerrero, fue de la propia municipalidad de habilitar un sistema de agua permanente en las plantas lo que ayudó la presencia de hongos que a la larga mataron la vegetación.

    "El hombre ha invadido su espacio y ellos sólo se han adaptado a esa situación".



    Claudia Dinamarca S.

    cdinamarca@msn.com

    ***********************************************************************************
    Por favor escríbanle a ella o en www.estrellaiquique.cl en la sección cartas al director, muchas gracias. Salvemos los árboles y las palmeras de Iquique
     
  2. ÁRCHON

    ÁRCHON

    Mensajes:
    294
    yo le he enviado el siguiente mail:

    Hola claudia he leído tu articulo en el diario la estrella y el cormorán es el Phalocrocorax oliváceo, no el que es mencionado.
    Yo he vivido toda mi vida en Iquique y jamás había visto este pajarito, he debatido con amigos que estudian biología marina de último año y quizás ya egresados y siendo que protegen el cormorán, no me pueden negar que el pato no es de aquí, este pajarito viene migrando del Perú. En la cuidad de Iquique ya han matado más de 300 palmeras y en otras cuidades se ha probado de todo y nada consigue ahuyentarlos si sumamos eso el descuido municipal, veremos que son los árboles y las palmeras, o los patos yecos, pero no ambos.
    Yo llevo 5 años investigando el tema y me parece ilógico que se proteja a esta ave siendo que extermina toda la vegetación y no es de aquí, este pájaro cuadruplica su población al año y las palmeras tardan 80 años en alcanzar la altura preferida por estas aves.
    Las fecas son muy básicas teniendo el mismo efecto que si fueran ácidas, si llagasen a caer en los ojos hay terribles riesgos, ademas sus fecas son muy mal olientes, yo creo que no se puede convivir con una especie foránea, por algo somos especies dominantes y no nos podemos dejar dominar por estos pájaros que nos quitan toda la hermosura de nuestra hermosa cuidad.
    Ahora lo que dice guerrero es una gran mentira no creo que los hongos maten palmeras mas que los patos yecos, eso no es mas que una excusa para protegerlos, como puede ser tan ilusa de decir eso si a vista y siniestra los patos matan las palmeras frente a nuestros ojos.

    Le mando muchos saludos