Poemas, cuentos y leyendas

Tema en 'Temas de interés (no de plantas)' comenzado por mai^a, 27/2/08.

  1. Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    NO TIENES IDEA QUE BIEN ME HACEN ESTOS "VERSOS SANADORES" EN ESTE MOMENTO!!! GRACIAS MAIA!!!
    LODENELLY:beso: :beso: :beso:
     
  2. mai^a

    mai^a My Garden

    Mensajes:
    3.102
    Ubicación:
    Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    que lindo Lalya, yo plante un olivo
    simbólicamente Mi abuelo siempre
    contaba de los olivos que en italia
    plantaba su padre

    ...y que bueno!
    trabajaban en trueque, pedían el
    molino a otro vecino que a 7 km
    tenía una aceitera y ahi llevaban
    las aceitunas para tranformarlas
    en el preciado aceite a cambio,
    delpréstamo del molino, debian
    dejarledeterminada cantidad de
    aceite al dueño...

    [​IMG]
    ...este es mi olivo que ten 3 años!
     
  3. mai^a

    mai^a My Garden

    Mensajes:
    3.102
    Ubicación:
    Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    .. Me alegra que te sanen!
    eso es maravilloso lodenelly
     
  4. mai^a

    mai^a My Garden

    Mensajes:
    3.102
    Ubicación:
    Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    Gracias jah que lindos, todavía no los lei, pero ya me atrae El mago de los Miedos!!! :razz:
     
  5. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    Que hermoso recuerdo y que linda manera de simbolizarlo!!!:razz: :razz:
    y el olivo esta precioso, también!!!!:happy:
     
  6. mai^a

    mai^a My Garden

    Mensajes:
    3.102
    Ubicación:
    Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas


    recién me puse al día clau:razz: !!
    que lindo ... ahora voy por el de jah!
    :razz:
     
  7. mai^a

    mai^a My Garden

    Mensajes:
    3.102
    Ubicación:
    Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    Si fue lo primero que hice clau cuando vine
    a esta casa, plantar un olivo, ya tien 3 años
    y bueno leí en la ficha que a los 7 da frutos
    los espero ansiosa yo!
     
  8. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    Si , es muy lindo , y los que puso Jah ,tambien son hermosos!! :happy: ....con la lluvia, hoy es un día ideal para la lectura!!:razz:
     
  9. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    Sii!!va a ser muy lindo ver los frutos!!! ....y ahora lo tenes divino!:razz: :5-okey:
     
  10. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas




    El Velero Blanco

    Desde que era niño siempre tuvo el sueño,
    que lo dio un barquito hecho de papel,
    y fue desde entonces que quiso ser dueño
    de del velero blanco y bogar en él,
    no por los paisajes de cielos lejano
    donde están las islas de hermoso coral
    él solo soñaba sentarse en su barco
    y por una brisa dejarse llevar.

    Al pasar el tiempo se quedó en un sueño
    como tantos sueños, su sueño de mar
    nunca dijo nada, pues siempre temía
    que si alguien sabía se fuera a burlar.

    Hoy que ya está viejo, que nadie le ofrece
    por sus pocas fuerzas un trozo de pan,
    agarra la silla, esa que se mece,
    y se va hasta el patio, buscando soñar,
    en la vieja silla, se siente en el barco,
    cerrando los ojos escucha la mar
    y hasta hay una brisa...
    que baja a sus labios
    olas pequeñitas...
    con sabor...
    a sal...

    Ramón de Almagro


     
  11. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    Alejandro Dumas
    EL HOMBRE DE LA MASCARA DE HIERRO
    Capitulo 13
    EL VINO DE MELÚN

    En efecto, el rey había entrado en Melún pero sin más propósito que el de atravesar la ciudad, tal era la sed de placeres que le aguijaba. Durante el viaje, sólo había visto dos veces a La Valiére, y adivinando que no podría hablar con ella sino de noche y en los jardines, después de la ceremonia, no veía la hora de llegar a Vaux. Pero Luis XIV echaba la cuenta sin la huéspeda, queremos decir sin D'Artagnan y sin Colbert.

    Semejante a Calipso, que no podía consolarse de la partida de Ulises, el capitán de mosqueteros no podía consolarse de no haber adivinado por qué Aramis era el director de las fiestas.

    ––Como quiera que sea ––decía entre sí aquel hombre flexible en medio de su lógica, ––cuando mi amigo el obispo de Vannes ha hecho eso para algo será.

    Pero en vano se devanaba los sesos.

    D'Artagnan, que estaba tan curtido en las intrigas cortesanas, y conocía la situación de Fouquet más que Fouquet mismo, concibió las más raras sospechas al tener noticia de aquella fiesta que habría arruinado a un hombre rico, y que para un hombre arruinado era una empresa descabellada y de realización imposible. Además, la presencia de Aramis, de regreso de Belle-Isle y nombrado director de las fiestas por Fouquet, su asidua intervención en todos los asuntos del superintendente, y sus visitas a Baisemeaux, eran para D'Artagnan puntos demasiado obscuros para que no le preocupasen hacía ya algunas semanas.

    ––Con hombres del temple de Aramis ––decía entre sí el gascón, ––uno no es el más fuerte sino espada en mano. Mientras Aramis fue inclinado al la guerra, hubo esperanzas de sobrepu jarle; pero desde el punto y ahora en que se echó una estola sobre la coraza no hay remedio para nosotros. Pero ¿qué se propone Aramis?... ¿qué me importa, si sólo quiere derribar a Colbert?... Porque ¿qué más puede querer?

    El mosquetero se rascaba la frente, tierra fértil de la que el arado de sus uñas había sacado tantas ideas fecundas, y resolvió hablar con Colbert; pero la amistad y el juramento que lo ligaban a Aramis le hicieron retroceder, sin contar que él, por su lado odiaba también al intendente. Luego se le ocurrió hablar sin ambages con el rey; pero el rey se quedaría a obscuras respecto de sus sospechas, que ni siquiera tenían la realidad de la conjetura. Por último, decidió dirigirse directamente a Aramis tan pronto volviese a verlo.

    ––Lo tomaré de sorpresa ––dijo para sí el mosquetero; ––le hablaré al corazón, y me dirá... ¿Qué? Algo, porque ¡vive Dios! que aquí hay misterio.

    Ya más tranquilo, D'Artagnan hizo sus preparativos de viaje, y cuidó de que la casa militar del rey, muy poco nutrida aún, estuviese bien regida y organizada en sus pequeñas proporciones. De lo cual se siguió que Luis XIV, al llegar a la vista de Melún, se puso al frente de sus mosqueteros, de sus suizos y de un piquete de guardias francesas, que en conjunto formaban un reducido ejército que se llevaba tras sí las miradas de Colbert, que hubiera deseado aumentarlo en un tercio.

    ––¿Para qué? ––le preguntó el rey.

    ––Para honrar más al señor Fouquet ––respondió el intendente.

    ––Sí, para arruinarlo más aprisa ––dijo mentalmente el gascón.

    El ejército llegó frente a Melún, cuyos notables entregaron al Luis XIV las llaves de la ciudad y le invitaron a entrar en las casas consitoriales para beber lo que en Francia llaman el vino de honor.

    Luis XIV, que había hecho el propósito de no detenerse para llegar a Vaux, se sonrojó de despecho.

    ––¿Quién será el imbécil causante de ese retardo? ––murmuró el rey, mientras el presidente del municipio echaba la arenga de rúbrica.

    ––No soy yo ––replicó D'Artagnan; ––pero sospecho que es el señor Colbert.

    ––¿Qué se os ofrece, señor D'Artagnan? ––repuso el intendente al oír su nombre.

    ––Se me ofrece saber si sois vos quien ha dispuesto que convidasen al rey a beber vino de Brie.

    ––Sí, señor.

    ––Entonces es a vos a quien el rey ha aplicado un calificativo.

    ––¿Cuál?

    ––No lo recuerdo claramente... ¡Ah!... mentecato... no, majadero... no, imbécil, esto es, imbécil. De eso ha calificado Su Majestad al que ha dispuesto el vino de honor.

    D'Artagnan, al ver que la ira había puesto tan sumamente feo al intendente, apretó todavía más las clavijas, mientras el orador seguía su arenga y el rey sonrojaba a ojos vistos.

    ––¡Voto a sanes! ––dijo flemáticamente el mosquetero, ––al rey va darle un derrame. ¿Quién diablos os ha sugerido semejante idea, señor Colbert? Como yo no soy hacendista no he visto más que un plan en vuestra idea.

    ––¿Cuál?

    ––El de hacer tragar un poco de bilis al señor Fouquet, que nos está aguardando con impaciencia en Vaux.

    Lo dicho fue tan recio y certero, que Colbert quedó aturdido. Luego que hubo bebido el rey, el cortejo reanudó la marcha al través de la ciudad.

    El rey se mordió los labios, pues la noche se venía encima, y con ella se le desvanecían las esperanzas de pasearse con La Valiére.

    Por las muchas consignas, eran menester a lo menos cuatro horas para hacer entrar en Vaux la casa del rey; el cual ardía de impaciencia y apremiaba a las reinas para llegar antes de que cerrara la noche. Pero en el instante de ponerse nuevamente en marcha, surgieron las dificultades.

    ––¿Acaso el rey no duerme en Melún? ––dijo en voz baja Colbert a D'Artagnan.

    Colbert estaba mal inspirado aquel día al dirigirse de aquella manera al mosquetero, que conociendo la impaciencia del soberano, no quería dejarle entrar en Vaux sino bien acompañado, es decir, con toda la escolta, lo cual, por otra parte, no podía menos de ocasionar retardos que irritarían todavía más al rey. ¿Cómo conciliar aquellas dos dificultades? D'Artagnan no halló otro expediente mejor que repetir al rey las palabras del intendente.

    ––Sire ––dijo el gascón, ––el señor Colbert pregunta si Vuestra Majestad duerme en Melún.

    ––¡Dormir en Melún! ¿Por qué? ––exclamó Luis XIV, ––¿A quién puede habérsele ocurrido esa sandez, cuando el señor Fouquet nos aguarda esta noche?

    ––Sire ––repuso Colbert con viveza, ––me ha movido el temor de que se retrasara Vuestra Majestad, que, según la etiqueta, no puede entrar en parte alguna, más que en sus palacios, antes que su aposentador haya señalado los alojamientos, y esté distribuida la guarnición.

    D'Artagnan prestaba oído atento mientras se roía el bigote. Las reinas escuchaban también; y como estaban fatigadas, deseaban dormir, y sobre todo impedir que el monarca se pasara aquella noche con Saint-Aignán y las damas, pues si la etiqueta encerraba en sus habitaciones a la princesa, las damas podían pasearse terminando el servicio.

    Según se ve, todos aquellos intereses contrapuestos iban levantando vapores que debían transformarse en nubes, como éstas en tempestad. El rey no podía morderse el bigote porque aun no lo tenía; pero roía el puño de su látigo. ¿Cómo salir del atolladero? D'Artagnan se sonreía y Colbert se daba tono. ¿Contra quién descargar la cólera?

    ––Que decida la reina ––repuso Luis XIV saludando a María Teresa y a su madre.

    La deferencia del monarca llegó al corazón de la reina, que era buena y generosa, y que, al verse árbitra, contestó respetuosamente:

    ––Para mí será una gran satisfacción cumplir la voluntad del rey. ¿Cuánto tiempo se necesita para ir a Vaux? ––preguntó Ana de Austria vertiendo sílaba a sílaba sus palabras, y apretándose con la mano su dolorido pecho.

    ––Para las carrozas de Vuestras Majestades y por caminos cómodos, una hora ––dijo D'Artagnan. Y al ver que el rey le miraba, se apresuró a añadir: ––Y para el rey, quince minutos.

    ––Así llegaremos de día ––repuso Luis XIV.

    ––Pero el alojamiento de la casa militar ––objetó con amabilidad el intendente ––hará perder al rey todo el tiempo que gane apresurando el viaje, por muy rápido que éste sea.

    ––¡Ah! bruto ––dijo para sí D'Artagnan; ––si yo tuviese interés en desacreditarte, antes de diez minutos lo habría conseguido. Y en alto voz añadió: ––Yo de Su Majestad, al dirigirme a casa del señor Fouquet, que es un caballero cumplido, dejaría mi servidumbre y me presentaría como amigo; quiero decir que entraría en Vaux sólo con mi capitán de guardias, y así sería más grande y más sagrado para mi hospedador.

    ––He ahí un buen consejo, señora ––dijo Luis XIV, brillándole de alegría los ojos. ––Entremos como amigos en casa de un amigo. Vayan despacio los de las carrozas, y nosotros, señores, ¡adelante!

    Dicho esto, el rey picó a su caballo y partió al galope, seguido de todos los jinetes.

    Colbert escondió su grande y enfurruñada cabeza tras el cuello de su cabalgadura.

    ––Así podré hablar esta noche misma con Aramis ––dijo para sus adentros D'Artagnan mientras iba galopando. Además el señor Fouquet es todo un caballero, y cuando yo lo digo, voto a mí que pueden creerme.

    Así, a las siete de la tarde, sin trompetas ni avanzadas, exploradores ni mosqueteros, el rey se presentó ante la verja de Vaux, donde Fouquet, previamente avisado, hacía media hora que estaba aguardando con la cabeza descubierta, en medio de sus criados y de sus amigos.

     
  12. mai^a

    mai^a My Garden

    Mensajes:
    3.102
    Ubicación:
    Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    [​IMG]

    El carbonero y el señor

    Lunes, 7

    Garrone no habría dicho jamás lo que ayer por la mañana
    profirió Nobis para zaherir a Betti. Carlos Nobis se muestra
    orgulloso por ser hijo de padres acomodados. Su padre,
    un señor alto, con barba negra, muy serio, acude casi
    todos los días a la puerta de la escuela para acompañar a
    su hijo hasta casa.

    Ayer Nobis se peleó con Betti, uno de los más pequeños
    de nuestra clase, hijo de un carbonero, y no sabiendo ya
    qué replicarle, porque no llevaba razón, le dijo en voz muy
    alta:

    -Tu padre es un andrajoso.

    Betti se puso muy rojo y no respondió; pero le saltaron las
    lágrimas y, al llegar a su casa, le contó lo sucedido a su
    padre, un honrado carbonero, hombre de poca talla, que
    parece negro por lo tiznado que va. El ofendido padre se
    presentó por la tarde con su chico de la mano a quejarse
    al maestro.

    Mientras esto sucedía, estando todos nosotros muy callados,
    el padre de Nobis, que le estaba quitando la capa a su hijo
    en la puerta, según su costumbre, oyó pronunciar su nombre
    y entró a pedir una explicación.

    -Este señor -dijo el maestro señalando al carbonero- ha
    venido a quejarse de que su hijo, Carlos, dijera ayer al suyo:
    «Tu padre es un andrajoso.»

    El padre de Nobis arrugó el entrecejo y se puso algo colorado.
    Después preguntó a su hijo:

    -¿Es verdad que has dicho eso?

    El chico, de pie en medio de la clase, con la cabeza baja
    delante del pequeño Betti, no rechistó. El padre comprendió
    entonces que era cierto; le agarró de un brazo, le obligó a que
    se aproximase más al ofendido, poniéndole frente a él, y le
    dijo:

    -¡Pídele perdón!

    El carbonero quiso interponerse, diciendo:

    -¡No, no, de ninguna manera!

    Pero el señor Nobis no lo consintió, y retiró a su hijo:

    -¡Pídele perdón! Repite esto: Te ruego me perdones por las
    palabras injuriosas, insensatas y groseras que te dije ayer,
    ofendiendo a tu padre, al cual tiene el mío el honor de estrechar
    la mano.

    El carbonero hizo un gesto resuelto, como diciendo:

    -No, por favor, ya está bien.

    Pero el señor Nobis se mantuvo firme en su propósito, y su hijo,
    aunque lentamente y con un hilillo de voz, sin levantar la vista
    del
    suelo, fue diciendo:

    -Te ruego me perdones... por las palabras injuriosas... insensatas...
    y groseras... que te dije ayer, ofendiendo a tu padre... al cual tiene
    el mío el honor... de estrechar la mano.

    El señor Nobis alargó la mano al carbonero, quien se la estrechó
    con fuerza, y en seguida empujó a su hijo hacia los brazos de su
    compañero Carlos.

    -Le agradeceré -dijo el padre de Nobis al señor maestro- que los
    ponga juntos, en el mismo banco.

    Nuestro maestro accedió y le dijo a Betti que se sentara al lado
    de Nobis.

    Cuando estuvieron juntos, el padre de Carlos saludó y salió.

    El carbonero permaneció un momento pensativo, mirando a los dos
    escolares en el mismo banco; después se les acercó, miró a Nobis
    con expresión de afecto y de remordimiento a la vez, como si
    quisiera decirle algo, pero no le dijo nada; alargó la mano para
    hacerle una caricia y se contuvo, limitándose a rozarle ligeramente
    la frente con sus toscos dedos. Luego se acercó a la puerta y,
    volviéndose una vez más para mirarlo, desapareció.

    -Acordaos bien de lo que acabáis de ver -dijo el señor maestro-;
    es la mejor lección del año.
     
  13. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas

    Precioso ,Maia! :happy: :happy:
     
  14. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas



    Alejandro Dumas
    EL HOMBRE DE LA MASCARA DE HIERRO

    Capitulo 14


    NÉCTAR Y AMBROSÍA

    Fouquet tuvo el estribo al rey, que, apeándose, se enderezó graciosamente, y, más graciosamente aún, tendió la mano al superintendente, que la acercó respetuosamente a sus labios a pesar de un ligero esfuerzo del monarca.

    El rey aguardó en el primer recinto la llegada de las carrozas, que no se hicieron esperar. Las damas, que llegaron a las ocho de la noche, fueron recibidas por la señora superintendenta a la claridad de una luz viva como la del sol, que surgió de los árboles, jarrones y estatuas, y duró hasta que sus majestades hubieron desaparecido en el interior del palacio.

    Todas aquellas maravillas, amontonadas, todos aquellos esplendores de la noche vencida, la naturaleza enmendada, de todos los placeres, de todas las magnificencias combinadas para la satisfacción de los sentidos y del espíritu, Fouquet los ofreció realmente a su soberano en aquel encantado retiro, del que soberano alguno de Europa podía vanagloriarse entonces de poseer otro equivalente.

    No hablaremos del gran festín que reunió a sus majestades, ni de los conciertos, ni de las mágicas metamorfosis, nos limitaremos a pintar el rostro del rey, que, de alegre, expansivo y satisfecho como era al principio, luego se volvió sombrío, reservado, irritado. Recordó su palacio y el mísero lujo de éste, que no era sino el utensillo de la realeza y no propiedad del hombre––rey. ¿Los grandes jarrones de Louvre, los antiguos muebles y la vajilla de Enrique II, de Francisco 1, y de Luis XI, no pasaban de monumentos históricos, de objetos de valor intrínseco, desechos del oficio del rey? En el palacio de Fouquet, el arte competía con la materia. Fouquet comía en una vajilla de oro que habían fundido y cincelado para él, artistas a su sueldo, y bebía vinos de los que el rey de Francia ni aun conocía el nombre, y les bebía en vasos cada uno de los cuales valía más que toda la bodega real.

    ¿Y qué diremos de los salones, de las colgaduras, de los cuadros y de los criados y lacayos de toda especie? ¿Qué del servicio, allí donde el orden sustituía a las etiquetas, el bienestar a las consignas, y el placer y la satisfacción del huésped eran la ley suprema para cuentos al anfitrión obedecían?

    Aquel enjambre de criados que iban y venían silenciosamente, aquella muchedumbre de convidados menos numerosa que los servidores, el incalculable número de manjares y de vasos de oro y plata; los raudales de luz, las flores desconocidas de que se habían despojado los invernaderos como de una sobrecarga, puesto que aun estaban lozanas; aquel conjunto aromático, que no era más que preludio de la fiesta prometida, llenó de regocijo a todos los asistentes, que una y otra vez manifestaron su admiración, no con la voz y el ademán, lenguajes del cortesano que olvida el respeto debido al su señor, sino con el silencio y la intención.

    El rey, con los ojos, hinchados, no se atrevió a mirar a la reina; y Ana de Austria, siempre superior al todos en orgullo, abrumó a su huésped despreciando abiertamente cuando la servían.

    María Teresa, buena y curiosa de la vida, alabó a Fouquet, comió con grande apetito, y preguntó el nombre de muchas frutas que había sobre la mesa. Fouquet respondió que ignoraba sus nombres. Aquellas frutas procedían de los reservados del superintendente, reservados que él mismo, peritísimo en agronomía exótica, cultivara con frecuencia. El rey, que al oír la respuesta de Fouquet, se sintió tanto más humillado cuanto conoció la delicadeza que la dictaba, halló algo vulgar a su mujer, y sobrado orgullosa a Ana de Austria, y por su parte hizo el propósito de mantenerse impasible en los límites del extremo desdén o de la simple admiración.

    Pero Fouquet, que era hombre sagaz y todo lo había previsto, no obstante haber manifestado terminantemente el rey que mientras estuviese en Vaux no quería someter sus comidas a la etiqueta, y, por consiguiente, comería con todo el mundo, hizo que sirvieran aparte a Su Majestad, si así podemos expresarnos, en medio de la mesa general.

    Aquella cena, maravillosa por su composición, comprendía todos los manjares gratos al rey, todo cuanto éste solía escoger. Luis XIV, el hombre más comilón de Francia, no podía, pues, alegar excusa alguna para no comer.

    Fouquet hizo más aún: acatando la orden del rey se sentó a la mesa; pero una vez servidas las menestras, se levantó para servir personalmente al rey, mientras la señora superintendenta permanecía en pie detrás del sillón de la reina madre. El desdén de Juno y el enojo de Júpiter no resistieron a tales muestras de delicadeza; así es que Ana de Austria comió un bizcocho mojado en vino de San Lúcar, y el rey comió de todo.

    ––No puede darse una comida mejor, señor superintendente ––dijo Luis XIV.

    Los demás, al oír las palabras del rey, empezaron a mover con entusiasmo las mandíbulas.

    Esto no impidió que después de haberse hartado, el rey volviese a ponerse triste; en proporción del buen humor que él creyó debía manifestar, y sobre todo en comparación de la buena cara que sus cortesanos habían puesto a Fouquet.

    D'Artagnan que comía mucho y bebía más, como quien no hace nada no perdió un bocado, pero hizo un gran número de observaciones provechosas.

    Acabada la cena, el rey no quiso perder el paseo. El parque estaba iluminado; la luna, como si se hubiese puesto al discreción del señor de Vaux, pateó los árboles y los lagos con sus diamantes y su brillo. El ambiente era suave; las sombrías alamedas estaban tan mullidamente enarenadas, que daba gusto sentar los pies en ella. La fiesta fue completa, pues el rey encontró a La Valiére en una de las revueltas de un bosque, y pudo estrechar su mano y decirla que la amaba, sin que le oyese persona alguna, más que D'Artagnan, que seguía, y Fouquet que precedía.

    En hora ya avanzada de aquella noche de encantos, el rey manifestó deseos de acostarse. Al punto se pusieron todos en movimiento. Las reinas se encaminaron al sus habitaciones al son de tiorbas y de flautas, y el rey, al subir, encontró a sus mosqueteros a quienes Fouquet hizo venir de Melún y convidó a cenar.

    D'Artagnan desechó toda desconfianza, y como estaba cansado, y había cenado bien, se propuso gozar, una vez en su vida, de una fiesta en casa de un verdadero rey.

    ––¡Es todo un hombre! dijo entre sí el gascón refiriéndose al superintendente.

    Con gran ceremonia condujeron a Luis XIV al templo de Morfeo, del que vamos a dar una sucinta reseña. Era la pieza más hermosa y capaz del palacio, y en su cúpula, pintada al fresco por Le Brun, figuraban los sueños felices y los tristes que Morfeo así envía los poderosos como a los humildes. Todo lo gracioso a que da vida el sueño, miel y aromas, flores y néctar, voluptuosidad o reposo de los sentidos, Le Brun lo había derramado en su obra, suave y haciendo contrastes con ella, veíanse las copas que destilan los venenos, el puñal que brilla sobre la cabeza del durmiente, y hechiceros y quimeras de monstruosas cabezas, y crepúsculos más espantables que las llamas o las tinieblas más profundas.

    El rey, al entrar en aquella suntuosa estancia, sintió como una sacudida eléctrica; y al preguntarle Fouquet la causa de ella, con la palidez en el rostro contestó que era el sueño.

    ––¿Quiere Vuestra Majestad que entre inmediatamente su servidumbre?

    ––No ––respondió Luis XIV; ––tengo que hablar con algunas personas. Que avisen al señor Colbert.

    Fouquet hizo una reverencia y salió.

    Continua
     
  15. Clause

    Clause Claudia

    Mensajes:
    7.703
    Ubicación:
    Buenos Aires. Argentina
    Re: ... de poetas, cuentos y leyendas


    PEREGRINO DEL INVIERNO

    Peregrino del Invierno
    cierta noche en Buenos Aires;
    alimentado, bebido...
    y abrigado en mi ropaje
    caminaba por Congreso.
    ¡Allí donde el pueblo hace
    leyes con su pensamiento!
    Umbral tras umbral había
    hombres pobres que dormían
    con el mármol como lecho;
    protegidos por cartones
    o algún cobertor desecho.
    En él ultimo portal,
    solo, dormitaba un perro,
    enrollado y aterido
    luchando contra el invierno.
    Tuve para el animal
    frases de piadoso afecto
    y una caricia extendida
    que simuló él ignorar.
    Seguí entonces mi camino
    rumbo al bullicioso Centro,
    pero al cruzar una calle
    vi que me seguía el perro;
    me incliné y acaricié
    su hocico canoso y viejo.
    Esta vez logró entender
    mi importante sentimiento;
    y rozando con su rostro
    mi bien abrigado cuerpo;
    con gratitud amorosa
    -el can devolvió mi gesto-.

    Nada pedí ni entregué,
    entonces fue que pensé:
    -Debo darle de comer.
    Fui seguido por el perro,
    en busca de una cantina
    que ya caliente y humeante
    tuviera su chimenea.
    Poco antes de llegar
    en medio de la vereda
    él se volvió a echar
    y yo lo deje en espera.

    Al cantinero ordené
    qué urgentemente sirviera
    carne, que ahí cocinaba,
    en deshechable bandeja.
    Con el alimento en mano
    salí de nuevo a la calle
    sólo para descubrir
    que mi amigo ya no estaba.

    Lo busqué, sin mucha suerte...
    crucé de nuevo la calle
    y su inmensa soledad
    me hizo sentir el frío
    de la indiferencia humana.
    ¿Qué hacer con esta comida?
    -empezaba a preguntarme-
    Cuando vi en otros umbrales
    más personas en la calle.

    Me dirigí al más anciano
    y le entregué la bandeja.
    “Muchas gracias, buen señor.”
    Dijo, somnolientamente.
    «No soy dueño de tus gracias».
    Le contesté, con afecto.
    “¿Puedo saber quién te ha enviado?
    o a quién debo agradecer?”
    Preguntó aquel desdichado.
    «Ningún humano me ha enviado,
    tampoco estaba enterado
    del hambre que tú padeces».
    -Contesté como apurado-.
    “Entonces, dígame ¿a quién
    esto debo agradecer?”
    -volvió el viejo a preguntar-
    Para calmar su insistencia
    le dije: «Cerca de aquí
    hay un ángel admirable
    velando siempre por ti».
    ¡Vida frágil y cambiante
    cuando sufriendo yo esté
    que Dios recuerde esa noche
    donde recuperé mi fe!.


    Felipe Evangelista