Guía de cactus y crasas: 6. Riego y abonado de cactus

Tema en 'Guía de cactus y crasas' comenzado por Venior, 8/3/07.

  1. Venior

    Venior

    Mensajes:
    476
    Ubicación:
    Santiago, CHILE.
    RIEGO Y ABONADO DE CACTUS Y OTRAS SUCULENTAS

    Riegos

    Como se puede intuir todas las plantas cultivadas necesitan de un aporte periódico de agua para su cultivo. En el caso de las plantas crasas este es un apartado delicado, ya que proceden de hábitats donde las lluvias son estacionales y se cultivan en latitudes que no les son propias, por lo que un exceso de riego puede ser mortal, en especial las que se cultivan en macetas, y su pequeño tamaño puede inducir a una rápida desecación superficial con el consecuente riesgo de riegos demasiado frecuentes.

    Es muy importante dejar secar el sustrato entre riego y riego. Lo mejor es no regar hasta evidenciar un leve marchitamiento de los tejidos, lo que se podrá saber con mayor precisión en la medida que aumente, mediante la observación, el conocimiento de estas plantas.

    Las tierras con arcillas tardan en secarse y poseen un mal drenaje, es importante preocuparse de que el agua escurra por el agujero inferior de la maceta y que no se estanque en ella. Si es posible controlar el pH, éste no debe descender de un pH 4.

    Las macetas de plástico retienen el agua durante más tiempo por lo que deben regarse con menos frecuencia. Las macetas de barro, aunque pierden más agua, permiten una mayor aireación para las raíces.

    Para el exterior, donde no podemos controlar el riego en el invierno, conviene que las macetas sean de barro, terracota u otro material transpirable. De este modo facilitamos la pérdida más o menos rápida de la humedad del substrato.

    Abonado

    Debido a la procedencia semidesértica de la gran mayoría de plantas crasas se suele pensar que no necesitan un abonado periódico, lo cual no es completamente cierto.

    En lo que respecta al sustrato de las macetas, éstas pierden los nutrientes por lavado durante el riego o por el propio consumo que hacen las plantas. Debe considerarse también que los sustratos que se usan para ellas contienen mucha arena y son pobres en nutrientes.

    Se puede comenzar a abonar cuando la planta inicie señales de crecimiento como brotes, o botones florales, dependiendo de la especie de la cual se esté hablando.

    Lo normal es comenzar desde principios de primavera con algún producto equilibrado y que contenga macro y micro elementos minerales, a razón de 1 vez al mes hasta el otoño. El abonar en el otoño con un abono bajo en Nitrógeno permitirá a la planta acumular alimento para rebrotar y florecer la primavera/verano siguiente. Durante el invierno generalmente, por no decir siempre, no se abona.

    Actualmente existen abonos especiales para Cactáceas y otras Suculenta.
     
Cargando...