Sustratos de bonsáis: preparación del sustrato (artículo)

Tema en 'Sustratos para bonsáis' comenzado por Spike44, 16/10/10.

  1. Spike44

    Spike44

    Mensajes:
    313
    Ubicación:
    South Florida
    Bueno chicos este es un articulo que me descarque y acá se los dejo,espero que los pueda ayudar.

    Cultivo de bonsáis: preparación del sustrato.

    Preparación del sustrato: La consistencia, calidad y cuidado del sustrato de cultivo determinan la salud, vitalidad y apariencia del bonsái. Es básico que el suelo del bonsái drene bien. Si es muy suelto y drena demasiado la planta no podrá recibir la humedad que necesita, pero si el suelo está constantemente empapado las raíces se pudrirán.

    Los sustratos de cultivo para bonsái más empleados actualmente son las mezclas usadas corrientemente en jardinería, cuyos principales componentes son: arena, turba, tierra vegetal, tierra de jardín, tierra de brezo, tierra de castañl y, en algunas ocasiones, estiercol. Con estos elementos se pueden hacer gran número de combinaciones y cada cultivador escoge la mezcla que cree más conveniente o que la práctica y la experiencia le han demostrado que es la que da mejores resultados.

    No obstante, en cualquier caso la mezcla que utilicemos debe reunir las siguientes condiciones:
    • Estar homogéneamente mezclada y exenta de grumos.
    • Drenar bien, pero retener suficiente humedad para que no sea necesario regar muy a menudo.
    • Retener los elementos nutritivos.
    • No debe contener semillas de malas hierbas ni organismos patógenos que puedan afectar la salud del bonsái.
    • Debe ser adecuada a la planta que se cultiva.
    Se podría establecer, de una manera muy generalizada, cuatro grupos de plantas que, en principio, necesitarían mezclas de tierras distintas:
    Coníferas:
    • 50% arena
    • 25% tierra vegetal
    • 25% arcilla
    Cuando el árbol ya está maduro se puede suprimir el estiércol.
    Frondosas:
    • 30% arena.
    • 30% tierra vegetal.
    • 20% turba.
    • 20% arcilla .
    En una segunda fase, se podría suprimir la tierra vegetal.
    Plantas ornamentales por sus flores y/o frutos:
    • 30% arena.
    • 30% tierra vegetal.
    • 20% turba.
    • 20% arcilla.
    Plantas que requieren suelos ácidos (azaleas, mayoría de arces cornus, etc.)
    • 30% tierra vegetal.
    • 30% tierra de brezo, aunque es más fácil encontrar tierra de encina.
    • 30% hojas de pino.
    • 10% arena.
    No obstante, cada cultivador, según su experiencia y resultados, se va creando sus propias composiciones de tierras.

    Nota.- La tierra de brezo es difícil de encontrar, ni siquiera en sitios especializados, en cambio es fácil encontrar tierra de encina. Las dos son tierras ácidas dando unos resultados muy similar

    Descripción de los distintos materiales que se pueden utilizar:


    Mantillo de bosque
    El mantillo es materia vegetal descompuesta producto del barrido de bosques. Es una mezcla de ramitas, corteza y hojas, que al encontrarse por debajo de la superficie, y con años de acumulación, presenta un principio de humificación. La porosidad del mantillo es elevada, entre el 80 y el 85 %, con elevada capacidad de retención de agua fácilmente disponible y de aireación, no deja que se endurezca con el calor que puede hacer en verano. Su densidad varía entre 150 y 400 Kg. de materia seca por m3. Su ph suele ser neutro, la conductividad eléctrica es baja y tiene contenidos importantes de nutrientes. Se utiliza con frecuencia para abonados espaciados, ya que es muy rico en nutrientes.

    Mantillo orgánico
    El mantillo orgánico es materia vegetal descompuesta, son tierras preparadas por casas especializadas. Su composición a parte de la materia vegetal, es que presenta mezclas de estiércol de ovinos, bovinos y caballar, dicha mezcla se composta durante un año aproximadamente y para utilizarla es necesario cribarla y desechar el polvo. Se utiliza igualmente para abonados espaciados, ya que es muy rico en nutrientes.


    Turba rubia
    Turba rubia de Sphagnum procedente de las turberas bálticas del norte de Europa. Posee una gran porosidad y aireación, baja conductividad eléctrica y ph ácido y mantiene un adecuado estado de humedad. Hay que evitar que se reseque con frecuencia, porque se convierte en hidrófoba (rechaza al agua), perdiendo así su más preciada propiedad

    Turba negra
    La turba negra está mucho mas descompuesta que la rubia por lo que ha perdido buena parte de su estructura y esponjosidad así como parte de su capacidad de retención de agua. Como contrapartida al estar mas descompuesta y mineralizada es rica en ácidos humicos y otros nutrientes. Su uso está muy generalizado en la composición de los sustratos mezclada con la rubia.

    Humus
    El humus es un producto de origen vegetal y está formado a base de transformaciones, descomposiciones y síntesis de moléculas orgánicas, en las cuales no quedan vestigios microscópicamente visibles de los tejidos o células originales. Su color es oscuro, y facilita la absorción de elementos nutritivos esenciales para el mejor desarrollo del árbol, tales como nitrógeno, fósforo, calcio, potasio, magnesio y oligoelementos debido a su alta carga microbiana. La composición del humus depende en parte del tipo de suelo, ya que éste puede favorecer el desarrollo de las sustancias orgánicas, facilitando la aireación o, por el contrario, puede paralizarla, originando condiciones de anaerobiosis (por ejemplo en suelos hidromorfos o arcillosos). Su ph es neutro y su alta capacidad de intercambio catiónico le permite retener nutrientes. El humus es muy apreciado como enmienda. Esto se debe a que puede mejorar tanto suelos pesados como livianos. Sobre suelos pesados actúa esponjando el terreno, promueve la agregación del suelo (formación de terrones) y el almacenamiento de agua. En los suelos livianos, sueltos, mejora la retención de nutrientes disminuyendo su pérdida por lixiviación (lavado).

    Compost
    Es un producto de la descomposición biológica aeróbica de residuos orgánicos en condiciones controladas. Su producción se realiza utilizando desde tecnología altamente sofisticada hasta técnicas muy sencillas. Puede ser usado en cualquier proporción sin causar efectos dañinos al suelo. Funciona como fertilizante, por el aporte de materia orgánica, y como enmienda, dando al suelo consistencia grumosa.

    Akadama
    La Akadama es el sustrato más usado y quizás mas popular en el cultivo del Bonsái, su composición es básicamente tierra, arcilla granulosa y roca erosionada procedente de la región de Akadama (Japón), existe en diferentes granulometrías y se utilizan según el tamaño del árbol y la maceta. La Akadama tiene un ph neutro y puede ser usada como sustrato único al 100 por 100, ya que reúne muy buenos requisitos, es muy porosa y por ello tiene un perfecto drenaje, suelta y buena aireación, retención de humedad y por lo tanto de nutrientes. Con la Akadama nunca hay podredumbre de raíces, pero hay que regar y aportar nutrientes muy a menudo.

    Kanuna
    La Kanuna también procede del Japón y se encuentra en los yacimientos a una profundidad superior a la Akadama, es de similares características a la Akadama pero de color amarillento con PH ácido, lo cual indica que es idóneo en árboles acidófilos.

    Kyriuzuna
    Tierra de origen japonés especial para coníferas.

    Arenas
    Las arenas sirven como mezcla para mantener el sustrato drenado, suelto y ventilado, algunas aportan ligera acidez a la tierra. Las que proporcionan los mejores resultados son las arenas de río. Su granulometría más adecuada oscila entre 0,5 y 2 mm de diámetro. Su densidad aparente es similar a la grava. Su capacidad de retención del agua es media (20 % del peso y más del 35 % del volumen); su capacidad de aireación disminuye con el tiempo a causa de la compactación; su capacidad de intercambio catiónico es nula. Es relativamente frecuente que su contenido en caliza alcance el 8-10 %. Algunos tipos de arena deben lavarse previamente, por ello es recomendable usar la arena comercial de acuarios. Su ph varía entre 4 y 8.

    Gravas
    Las gravas sirven como mezcla para mantener el sustrato drenado, suelto y ventilado, suelen utilizarse las que poseen un diámetro entre 5 y 15 mm. Destacan las gravas de cuarzo, la piedra pómez y las que contienen menos de un 10% en carbonato cálcico. Poseen una buena estabilidad estructural, su capacidad de retención del agua es baja si bien su porosidad es elevada (más del 40% del volumen). Existen algunas gravas sintéticas, como la herculita, obtenida por tratamiento térmico de pizarras.

    Tierra volcánica
    La tierra volcánica sirve también como mezcla para mantener el sustrato drenado, suelto y ventilado, su fama como mezcla proviene por su alta capacidad de drenaje. Son materiales de origen volcánico que se utilizan sin someterlos a ningún tipo de tratamiento, proceso o manipulación. Están compuestos de sílice, alúmina y óxidos de hierro. También contiene calcio, magnesio, fósforo y algunos oligoelementos. Las granulometrías son muy variables al igual que sus propiedades físicas. El ph de las tierras volcánicas es ligeramente ácido con tendencias a la neutralidad. Destaca su buena aireación, la inercia química y la estabilidad de su estructura. Tiene una baja capacidad de retención de agua, el material es poco homogéneo y de difícil manejo

    Fibra de coco
    Este producto se obtiene de fibras de coco. Tiene una capacidad de retención de agua de hasta 3 o 4 veces su peso, un ph ligeramente ácido y su porosidad es bastante buena y debe ser lavada antes de su uso debido al alto contenido de sales que posee.

    Perlita
    La perlita es un material obtenido como consecuencia de un tratamiento térmico a unos 1.000-1.200 ºC de una roca silícea volcánica del grupo de las riolitas. Se presenta en partículas blancas cuyas dimensiones varían entre 1,5 y 6 mm, con una densidad baja. Posee una capacidad de retención de agua de hasta cinco veces su peso y una elevada porosidad. Su ph está cercano a la neutralidad y se utiliza a veces, mezclada con otros sustratos como turba, arena, etc.

    Vermiculita
    Se obtiene por la exfoliación de un tipo de micas sometido a temperaturas superiores a los 800 ºC. Se presenta en escamas de 5-10 mm. Puede retener 350 litros de agua por metro cúbico y posee buena capacidad de aireación, aunque con el tiempo tiende a compactarse. Puede contener hasta un 8% de potasio asimilable y hasta un 12% de magnesio asimilable. Su ph es próximo a la neutralidad.

    Keto
    El Keto es un sustrato que se encuentra de forma natural en algunos parajes de Japón, su textura es compacta de color negro, se asimila en cierta medida a una arcilla negra o turba negra. Se utiliza para plantaciones en roca o plantaciones sobre losas, su propiedad principal es una alta capacidad de retención de humedad y ayuda a sujetar al árbol sobre la roca o la losa debido a sus cualidades, lo que lo convierte en un sustrato idóneo para este tipo de plantaciones.

    Pomice
    La Pomice (piedra pómez) procedente de Italia y de origen volcánico, sirve también como mezcla para mantener el sustrato drenado, suelto y ventilado. Debido a su procedencia presenta una estructura porosa con un ph neutro de mas o menos 7, tiene muy poco peso específico con una capacidad de absorber agua lentamente en proporciones peso/volumen cercanas a la unidad sin peligro de bolsas o encharcamientos. Otra gran propiedad es su gran potencia de aireación, con intercambio gaseoso aerobio que evita la formación de bolsas con bacterias anaerobias, responsables de la podredumbre de las raíces.