Agatha Christie

Tema en 'Temas de interés (no de plantas)' comenzado por Malee, 7/3/12.

  1. Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Hola MALEE, si esa es una triquiñuela que algunas editoriales de poca monta hacen o si las publican todas no son en realidad como ella la escribió, estan bastante resumidas, me pasó con una colección de Charles Dickens entre ellas: David Copperfield, Oliver Twist, Historia de dos ciudades, Casa desolada, Nicholas Nickleby, Los papeles póstumos del club Pickwick, y Cuento de Navidad. Quizá haya sido por no estar a nuestro alcance el comprar una obra de una editorial seria (Cómo leíamos los niños-adolescentes antes...)
    y volviendo a Aghata, los géneros policial y romántico, por cuyo trabajo recibió reconocimiento a nivel internacional. Si bien redactó también cuentos y obras de teatro, sus 79 novelas y decenas de historias breves fueron traducidas a casi todos los idiomas, y varias adaptadas para cine y teatro. En este momento en TV de cable hay una serie que trata sobre los detectivescos relatos de Poirot, a veces pasan de Miss. Marple me gusta mas esta actriz Joan Hickson
    [​IMG]
    que esta otra, no sé su nombre...
    [​IMG]
     
  2. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Hola Kryzalida :beso:

    Aqui también pusieron la serie tv de los casos de Poirot, pero parece que se acabó :-?
    De miss Marple yo nunca la he visto en la tv porque nunca la encontré, donde si la encontré fue en Youtube.
    No te puedo decir cual de las dos actrices me gusta más porque solo he encontrado de Joan Hickson y de la otra tampoco sé como se llama :-?
     
  3. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Amig@s...... aqui os dejo este cuento de Agatha Christie: El caso de la doncella perfecta. ¿Alguien lo ha leído?

    -Ah, por favor, señora, ¿podría hablar un momento con usted?
    Podría pensarse que esta petición era un absurdo, puesto que Edna, la doncellita de la señorita Marple, estaba hablando con su ama en aquellos momentos.
    Sin embargo, reconociendo la expresión, la solterona repuso con presteza:
    -Desde luego, Edna, entra y cierra la puerta. ¿Qué te ocurre?
    Tras cerrar la puerta obedientemente, Edna avanzó unos pasos retorciendo la punta de su delantal entre sus dedos y tragó saliva un par de veces.
    -¿Y bien, Edna? -la animó la señorita Marple.
    -Oh, señora, se trata de mi prima Gladdie.
    -¡Cielos! -repuso la señorita Marple, pensando lo peor, que siempre suele resultar lo acertado-. No... ¿no estará en un apuro?
    Edna se apresuró a tranquilizarla.
    -Oh, no, señora, nada de eso. Gladdie no es de esa clase de chicas. Es por otra cosa por lo que está preocupada. Ha perdido su empleo.
    -Lo siento. Estaba en Old Hall, ¿verdad?, con la señorita... o señoritas... Skinner.
    -Sí, señora. Y Gladdie está muy disgustada... vaya si lo está.
    -Gladdie ha cambiado muy a menudo de empleo desde hace algún tiempo, ¿no es así?
    -¡Oh, sí, señora! Siempre está cambiando. Gladdie es así. Nunca parece estar instalada definitivamente, no sé si me comprende usted. Pero siempre había sido ella la que quiso marcharse.
    -¿Y esta vez ha sido al contrario? -preguntó la señorita Marple con sequedad.
    -Sí, señora. Y eso ha disgustado terriblemente a Gladdie.
    La señorita Marple pareció algo sorprendida. La impresión que tenía de Gladdie, que alguna vez viera tomando el té en la cocina en sus «días libres», era la de una joven robusta y alegre, de temperamento despreocupado.
    Edna proseguía:
    -¿Sabe usted, señorita? Ocurrió por lo que insinuó la señorita Skinner.
    -¿Qué es lo que insinuó la señorita Skinner? -preguntó la señorita Marple con paciencia.
    Esta vez Edna la puso al corriente de todas las noticias.
    -¡Oh, señora! Fue un golpe terrible para Gladdie. Desapareció uno de los broches de la señorita Emilia y, claro, a nadie le gusta que ocurra una cosa semejante; es muy desagradable, señora. Y Gladdie les ayudó a buscar por todas partes y la señorita Lavinia dijo que iba a llamar a la policía y entonces apareció caído en la parte de atrás de un cajón del tocador, y Gladdie se alegró mucho.
    »Y al día siguiente, cuando Gladdie rompió un plato, la señorita Lavinia le dijo que estaba despedida y que le pagaría el sueldo de un mes. Y lo que Gladdie siente es que no pudo ser por haber roto el plato, sino que la señorita Lavinia lo tomó como pretexto para despedirla, cuando el verdadero motivo fue la desaparición del broche, ya que debió pensar que lo había devuelto al oír que iban a llamar a la policía, y eso no es posible, pues Gladdie nunca haría una cosa así. Y ahora circulará la noticia y eso es algo muy serio para una chica, como ya sabe la señora.
    La señorita Marple asintió. A pesar de no sentir ninguna simpatía especial por la robusta Gladdie, estaba completamente segura de la honradez de la muchacha y de lo mucho que debía haberla trastornado aquel suceso.
    -Señora -siguió Edna-, ¿no podría hacer algo por ella? Gladdie está en un momento difícil.
    -Dígale que no sea tonta -repuso la señorita Marple-. Si ella no cogió el broche... de lo cual estoy segura.., no tiene motivos para inquietarse.
    -Pero se sabrá por ahí -repuso Edna con desmayo.
    -Yo... er..., arreglaré eso esta tarde -dijo la señorita Marple-. Iré a hablar con las señoritas Skinner.
    -¡Oh, gracias, señora!

    Old Hall era una antigua mansión victoriana rodeada de bosques y parques. Puesto que había resultado inalquilable e invendible, un especulador la había dividido en cuatro pisos instalando un sistema central de agua caliente, y el derecho a utilizar «los terrenos» debía repartirse entre los inquilinos. El experimento resultó un éxito. Una anciana rica y excéntrica ocupó uno de los pisos con su doncella. Aquella vieja señora tenía verdadera pasión por los pájaros y cada día alimentaba a verdaderas bandadas. Un juez indio retirado y su esposa alquilaron el segundo piso. Una pareja de recién casados, el tercero, y el cuarto fue tomado dos meses atrás por dos señoritas solteras, ya de edad, apellidadas Skinner. Los cuatro grupos de inquilinos vivían distantes unos de otros, puesto que ninguno de ellos tenía nada en común. El propietario parecía hallarse muy satisfecho con aquel estado de cosas. Lo que él temía era la amistad, que luego trae quejas y reclamaciones.
    La señorita Marple conocía a todos los inquilinos, aunque a ninguno a fondo. La mayor de las dos hermanas Skinner, la señorita Lavinia, era lo que podría llamarse el miembro trabajador de la empresa. La más joven, la señorita Emilia, se pasaba la mayor parte del tiempo en la casa quejándose de varias dolencias que, según la opinión general de todo Saint Mary Mead, eran imaginarias. Sólo la señorita Lavinia creía sinceramente en el martirio de su hermana, y de buen grado iba una y otra vez al pueblo en busca de las cosas «que su hermana había deseado de pronto».
    Según el punto de vista de Saint Mary Mead, si la señorita Emilia hubiera sufrido la mitad de lo que decía, ya hubiese enviado a buscar al doctor Haydock mucho tiempo atrás. Pero cuando se lo sugerían cerraba los ojos con aire de superioridad y murmuraba que su caso no era sencillo... que los mejores especialistas de Londres habían fracasado... y que un médico nuevo y maravilloso la tenía sometida a un tratamiento revolucionario con el cual esperaba que su salud mejorara. No era posible que un vulgar matasanos de pueblo entendiera su caso.
    -Y yo opino -decía la franca señorita Hartnell- que hace muy bien en no llamarle. El querido doctor Haydock, con su campechanería, iba a decirle que no le pasa nada y que no tiene por qué armar tanto alboroto. ¡Y le haría mucho bien!
    Sin embargo, la señorita Emilia, haciendo caso omiso de un tratamiento tan despótico, continuaba tendida en los divanes, rodeada de cajitas de píldoras extrañas, y rechazando casi todos los alimentos que le preparaban, y pidiendo siempre algo... por lo general difícil de encontrar.
    Gladdie abrió la puerta a la señorita Marple con un aspecto mucho más deprimido de lo que ésta pudo imaginar. En la salita, una cuarta parte del antiguo salón, que había sido dividido para formar el comedor, la sala, un cuarto de baño y un cuartito de la doncella, la señorita Lavinia se levantó para saludar a la señorita Marple.
    Lavinia Skinner era una mujer huesuda de unos cincuenta años, alta y enjuta, de voz áspera y ademanes bruscos.
    -Celebro verla -le dijo a la solterona-. La pobre Emilia está echada... no se siente muy bien hoy. Espero que la reciba a usted, eso la animará, pero algunas veces no se siente con ánimos de ver a nadie. La pobrecilla es una enferma maravillosa.
    La señorita Marple contestó con frases amables. El servicio era el tema principal de conversación en Saint Mary Mead, así que no tuvo dificultad en dirigirla en aquel sentido. ¿Era cierto lo que había oído decir, que Gladdie Holmes, aquella chica tan agradable y tan atractiva, se les marchaba? Miss Lavinia asintió.
    -El viernes. La he despedido porque lo rompe todo. No hay quien la soporte.
    La señorita Marple suspiró y dijo que hoy en día hay que aguantar tanto... que era difícil encontrar muchachas de servicio en el campo. ¿Estaba bien decidida a despedir a Gladdie?
    -Sé que es difícil encontrar servicio -admitió la señorita Lavinia-. Los Devereux no han encontrado a nadie..., pero no me extraña... siempre están peleando, no paran de bailar jazz durante toda la noche... comen a cualquier hora.., y esa joven no sabe nada del gobierno de una casa. ¡Compadezco a su esposo! Luego los Larkin acaban de perder a su doncella. Claro que con el temperamento de ese juez indio que quiere el Chota Harzi como él dice, a las seis de la mañana, y el alboroto que arma la señora Larkin, tampoco me extraña. Juanita, la doncella de la señora Carmichael, es la única fija... aunque yo la encuentro muy poco agradable y creo que tiene dominada a la vieja señora.
    -Entonces, ¿no piensa rectificar su decisión con respecto a Gladdie? Es una chica muy simpática. Conozco a toda la familia; son muy honrados.
    -Tengo mis razones -dijo la señorita Lavinia dándose importancia.
    -Tengo entendido que perdió usted un broche... -murmuró la señorita Marple.
    -¿Por quién lo ha sabido? Supongo que habrá sido ella quien se lo ha dicho. Con franqueza, estoy casi segura que fue ella quien lo cogió. Y luego, asustada, lo devolvió; pero, claro, no puede decirse nada a menos de que se esté bien seguro -cambió de tema-. Venga usted a ver a Emilia, señorita Marple. Estoy segura de que le hará mucho bien un ratito de charla.
    La señorita Marple la siguió obedientemente hasta una puerta a la cual llamó la señorita Lavinia, y una vez recibieron autorización para pasar, entraron en la mejor habitación del piso, cuyas persianas semiechadas apenas dejaban penetrar la luz. La señorita Emilia se hallaba en la cama, al parecer disfrutando de la penumbra y sus infinitos sufrimientos.
    La escasa luz dejaba ver una criatura delgada, de aspecto impreciso, con una maraña de pelo gris amarillento rodeando su cabeza, dándole el aspecto de un nido de pájaros, del cual ningún ave se hubiera sentido orgullosa. Olía a agua de colonia, a bizcochos y alcanfor.
    Con los ojos entornados y voz débil, Emilia Skinner explicó que aquél era uno de sus «días malos».
    -Lo peor de estar enfermo -dijo Emilia en tono melancólico- es que uno se da cuenta de la carga que resulta para los demás.
    La señorita Marple murmuró unas palabras de simpatía, y la enferma continuó:
    -¡Lavinia es tan buena conmigo! Lavinia, querida, no quisiera darte este trabajo, pero si pudieras llenar mi botella de agua caliente como a mí me gusta... Demasiado llena me pesa... y si lo está a medias se enfría inmediatamente.
    -Lo siento, querida. Dámela. Te la vaciaré un poco.
    -Bueno, ya que vas a hacerlo, tal vez pudieras volver a calentar el agua. Supongo que no habrá galletas en casa... no, no, no importa. Puedo pasarme sin ellas. Con un poco de té y una rodajita de limón... ¿no hay limones? La verdad, no puedo tomar té sin limón. Me parece que la leche de esta mañana estaba un poco agria, y por eso no quiero ponerla en el té. No importa. Puedo pasarme sin té. Sólo que me siento tan débil... Dicen que las ostras son muy nutritivas. Tal vez pudiera tomar unas pocas... No... no... Es demasiado difícil conseguirlas siendo tan tarde. Puedo ayunar hasta mañana.
    Lavinia abandonó la estancia murmurando incoherentemente que iría al pueblo en bicicleta.
    La señorita Emilia sonrió débilmente a su visitante y volvió a recalcar que odiaba dar quehacer a los que la rodeaban.

    Aquella noche la señorita Marple contó a Edna que su embajada no había tenido éxito.
    Se disgustó bastante al descubrir que los rumores sobre la poca honradez de Gladdie se iban extendiendo por el pueblo. En la oficina de Correos, la señorita Ketherby le informó:
    -Mi querida Juana, le han dado una recomendación escrita diciendo que es bien dispuesta, sensata y respetable, pero no hablan para nada de su honradez. ¡Eso me parece muy significativo! He oído decir que se perdió un broche. Yo creo que debe haber algo más, porque hoy día no se despide a una sirvienta a menos que sea por una causa grave. ¡Es tan difícil encontrar otra...! Las chicas no quieren ir a Old Hall. Tienen verdadera prisa por volver a sus casas en los días libres. Ya verá usted, las Skinner no encontrarán a nadie más, y tal vez entonces esa hipocondríaca tendrá que levantarse y hacer algo.
    Grande fue el disgusto de todo el pueblo cuando se supo que las señoritas Skinner habían encontrado nueva doncella por medio de una agencia, y que por todos conceptos era un modelo de perfección.
    -Tenemos bonísimas referencias de una casa en la que ha estado «tres años», prefiere el campo y pide menos que Gladdie. La verdad es que hemos sido muy afortunadas.
    -Bueno, la verdad -repuso la señorita Marple, a quien miss Lavinia acababa de informar en la pescadería-. Parece demasiado bueno para ser verdad.
    Y en Saint Mary Mead se fue formando la opinión de que el modelo se arrepentiría en el último momento y no llegaría.
    Sin embargo, ninguno de esos pronósticos se cumplió, y todo el pueblo pudo contemplar a aquel tesoro doméstico llamado Mary Higgins, cuando pasó en el taxi de Red en dirección a Old Hall. Tuvieron que admitir que su aspecto era inmejorable... el de una mujer respetable, pulcramente vestida.
    Cuando la señorita Marple volvió de visita a Old Hall con motivo de recolectar objetos para la tómbola del vicariato, le abrió la puerta Mary Higgins. Era, sin duda alguna, una doncella de muy buen aspecto. Representaba unos cuarenta años, tenía el cabello negro y cuidado, mejillas sonrosadas y una figura rechoncha discretamente vestida de negro, con delantal blanco y cofia... «el verdadero tipo de doncella antigua», como luego explicó la señorita Marple, y con una voz mesurada y respetuosa, tan distinta a la altisonante y exagerada de Gladdie.
    La señorita Lavinia parecía menos cansada que de costumbre, aunque a pesar de ello se lamentó de no poder concurrir a la tómbola debido a la constante atención que requería su hermana; no obstante le ofreció su ayuda monetaria y prometió contribuir con varios limpiaplumas y zapatitos de niño.
    La señorita Marple la felicitó por su magnífico aspecto.
    -La verdad es que se lo debo principalmente a Mary. Estoy contenta de haber tomado la resolución de despedir a la otra chica. Mary es maravillosa. Guisa muy bien, sabe servir la mesa, y tiene el piso siempre limpio.., da la vuelta al colchón todos los días... y se porta estupendamente con Emilia.
    La señorita Marple se apresuró a preguntar por la salud de Emilia.
    -Oh, pobrecilla, últimamente ha sentido mucho el cambio de tiempo. Claro, no puede evitarlo, pero algunas veces nos hace las cosas algo difíciles. Quiere que se le preparen ciertas cosas, y cuando se las llevamos, dice que no puede comerlas... y luego las vuelve a pedir al cabo de media hora, cuando ya se han estropeado y hay que hacerlas de nuevo. Eso representa, naturalmente, mucho trabajo..., pero por suerte a Mary parece que no le molesta. Está acostumbrada a servir a inválidos y sabe comprenderlos. Es una gran ayuda.
    -¡Cielos! -exclamó la señorita Marple-. ¡Vaya suerte!
    -Sí, desde luego. Me parece que Mary nos ha sido enviada como la respuesta a una plegaria.
    -Casi me parece demasiado buena para ser verdad -dijo la señorita Marple-. Yo de usted... bueno... yo en su lugar iría con cuidado.
    Lavinia Skinner pareció no captar la intención de la frase.
    -¡Oh! -exclamó-. Le aseguro que haré todo lo posible para que se encuentre a gusto. No sé lo que haría si se marchara.
    -No creo que se marche hasta que se haya preparado bien -comentó la señorita Marple mirando fijamente a Lavinia.
    -Cuando no se tienen preocupaciones domésticas, uno se quita un gran peso de encima, ¿verdad? ¿Qué tal se porta la pequeña Edna?
    -Pues muy bien. Claro que no tiene nada de extraordinario. No es como esa Mary. Sin embargo, la conozco a fondo, puesto que es una muchacha del pueblo.
    Al salir al recibidor se oyó la voz de la inválida que gritaba:
    -Esas compresas se han secado del todo... y el doctor Allerton dijo que debían conservarse siempre húmedas. Vaya, déjelas. Quiero tomar una taza de té y un huevo pasado por agua... que sólo haya cocido tres minutos y medio, recuérdelo. Y vaya a decir a la señorita Lavinia que venga.
    La eficiente Mary, saliendo del dormitorio, se dirigió hacia Lavinia.
    -La señorita Emilia la llama, señora.
    Y dicho esto abrió la puerta a la señorita Marple, ayudándola a ponerse el abrigo y tendiéndole el paraguas del modo más irreprochable.
    La señorita Marple dejó caer el paraguas y al intentar recogerlo se le cayó el bolso desparramándose todo su contenido. Mary, toda amabilidad, la ayudó a recoger varios objetos... un pañuelo, un librito de notas, una bolsita de cuero anticuada, dos chelines, tres peniques y un pedazo de caramelo de menta.
    La señorita Marple recibió este último con muestras de confusión.
    -¡Oh, Dios mío!, debe haber sido el niño de la señora Clement. Recuerdo que lo estaba chupando y me cogió el bolso y estuvo jugando con él. Debió de meterlo dentro. ¡Qué pegajoso está!
    -¿Quiere que lo tire, señora?
    -¡Oh, si no le molesta...! ¡Muchas gracias...!
    Mary se agachó para recoger por último un espejito, que hizo exclamar a la señorita Marple al recuperarlo:
    -¡Qué suerte que no se haya roto!
    Y abandonó la casa dejando a Mary de pie junto a la puerta con un pedazo de caramelo de menta en la mano y un rostro completamente inexpresivo.

    Durante diez largos días todo Saint Mary Mead tuvo que soportar el oír pregonar las excelencias del tesoro de las señoritas Skinner.
    Al undécimo, el pueblo se estremeció ante la gran noticia.
    ¡Mary, el modelo de sirvienta, había desaparecido! No había dormido en su cama y encontraron la puerta de la casa abierta de par en par. Se marchó tranquilamente, durante la noche.
    ¡Y no era sólo Mary lo que había desaparecido! Sino, además, los broches y cinco anillos de la señora Lavinia; y tres sortijas, un pendentif, una pulsera y cuatro prendedores de la señorita Emilia.
    Era el primer capítulo de la catástrofe. La joven señora Devereux había perdido sus diamantes, que guardaba en un cajón sin llave, y también algunas pieles valiosas, regalo de bodas. El juez y su esposa notaron la desaparición de varias joyas y cierta cantidad de dinero. La señora Carmichael fue la más perjudicada. No sólo le faltaron algunas joyas de gran valor, sino que una considerable suma de dinero que guardaba en su piso había volado. Aquella noche, Juana había salido y su ama tenía la costumbre de pasear por los jardines al anochecer llamando a los pájaros y arrojándoles migas de pan. Era evidente que Mary, la doncella perfecta, había encontrado las llaves que abrían todos los pisos.
    Hay que confesar que en Saint Mary Mead reinaba cierta malsana satisfacción. ¡La señorita Lavinia había alardeado tanto de su maravillosa Mary...!
    -Y, total, ha resultado una vulgar ladrona.
    A esto siguieron interesantes descubrimientos. Mary no sólo había desaparecido, sino que la agencia que la colocó pudo comprobar que la Mary Higgins que recurrió a ellos y cuyas referencias dieron por buenas, era una impostora. La verdadera Mary Higgins era una fiel sirvienta que vivía con la hermana de un virtuoso sacerdote en cierto lugar de Cornwall.
    -Ha sido endiabladamente lista -tuvo que admitir el inspector Slack-. Y si quieren saber mi opinión, creo que esa mujer trabaja con una banda de ladrones. Hace un año hubo un caso parecido en Northumberland. No la cogieron ni pudo recuperarse lo robado. Sin embargo, nosotros lo haremos algo mejor.
    El inspector Slack era un hombre de carácter muy optimista.
    No obstante, iban transcurriendo las semanas y Mary Higgins continuaba triunfalmente en libertad. En vano el inspector Slack redoblaba la energía que le era característica.
    La señora Lavinia permanecía llorosa, y la señorita Emilia estaba tan contraída e inquieta por su estado que envió a buscar al doctor Haydock.
    El pueblo entero estaba ansioso por conocer lo que opinaba de la enfermedad de la señorita Emilia, pero, claro, no podían preguntárselo. Sin embargo, pudieron informarse gracias al señor Meek, el ayudante del farmacéutico, que salía con Clara, la doncella de la señora Price-Ridley. Entonces se supo que el doctor Haydock le había recetado una mezcla de asafétida y valeriana, que según el señor Meek, era lo que daban a los maulas del Ejército que se fingían enfermos.
    Poco después supieron que la señorita Emilia, carente de la atención médica que precisaba, había declarado que en su estado de salud consideraba necesario permanecer cerca del especialista de Londres que comprendía su caso. Dijo que lo hacía sobre todo por Lavinia.
    El piso quedó por alquilar.

    Varios días después, la señorita Marple, bastante sofocada, llegó al puesto de la policía de Much Benham preguntando por el inspector Slack.
    Al inspector Slack no le era simpática la señorita Marple, pero se daba cuenta de que el jefe de Policía, coronel Melchett, no compartía su opinión. Por lo tanto, aunque de mala gana, la recibió.
    -Buenas tardes, señorita Marple. ¿En qué puedo servirla?
    -¡Oh, Dios mío! -repuso la solterona-. Veo que tiene usted mucha prisa.
    -Hay mucho trabajo -replicó el inspector Slack-; pero puedo dedicarle unos minutos.
    -¡Oh, Dios mío! Espero saber exponer con claridad lo que vengo a decirle. Resulta tan difícil explicarse, ¿no lo cree usted así? No, tal vez usted no. Pero, compréndalo, no habiendo sido educada por el sistema moderno..., sólo tuve una institutriz que me enseñaba las fechas del reinado de los reyes de Inglaterra y cultura general... Doctor Brewer.., tres clases de enfermedades del trigo... pulgón... añublo... y, ¿cuál es la tercera?, ¿tizón?
    -¿Ha venido a hablarme del tizón? -le preguntó el inspector, enrojeciendo acto seguido.
    -¡Oh, no, no! -se apresuró a responder la señorita Marple-. Ha sido un ejemplo. Y qué superfluo es todo eso, ¿verdad..., pero no le enseñan a uno a no apartarse de la cuestión, que es lo que yo quiero. Se trata de Gladdie, ya sabe, la doncella de las señoritas Skinner.
    -Mary Higgins -dijo el inspector Slack.
    -¡Oh, sí! Ésa fue la segunda doncella; pero yo me refiero a Gladdie Holmes..., una muchacha bastante impertinente y demasiado satisfecha de sí misma, pero muy honrada, y por eso es muy importante que se la rehabilite.
    -Que yo sepa no hay ningún cargo contra ella -repuso el inspector.
    -No; ya sé que no se la acusa de nada..., pero eso aún resulta peor, porque ya sabe usted, la gente se imagina cosas. ¡Oh, Dios mío..., sé que me explico muy mal! Lo que quiero decir es que lo importante es encontrar a Mary Higgins.
    -Desde luego -replicó el inspector-. ¿Tiene usted alguna idea?
    -Pues a decir verdad, sí -respondió la señorita Marple-. ¿Puedo hacerle una pregunta? ¿No le sirven de nada las huellas dactilares
    -¡Ah! -repuso el inspector Slack-. Ahí es donde fue más lista que nosotros. Hizo la mayor parte del trabajo con guantes de goma, según parece. Y ha sido muy precavida..., limpió todas las que podía haber en su habitación y en la fregadera. ¡No conseguimos dar con una sola huella en toda la casa!
    -Y si las tuviera, ¿le servirían de algo?
    -Es posible, señora. Pudiera ser que las conocieran en el Yard. ¡No sería éste su primer hallazgo!
    La señorita Marple asintió muy contenta y abriendo su bolso sacó una caja de tarjetas; en su interior, envuelto en algodones, había un espejito.
    -Es el de mi monedero -explicó-. En él están las huellas digitales de la doncella. Creo que están bien claras... puesto que antes tocó una sustancia muy pegajosa.
    El inspector estaba sorprendido.
    -¿Las consiguió a propósito?
    -¡Naturalmente!
    -¿Entonces, sospechaba ya de ella?
    -Bueno, ¿sabe usted?, me pareció demasiado perfecta. Y así se lo dije a la señorita Lavinia, pero no supo comprender la indirecta. Inspector, yo no creo en las perfecciones. Todos nosotros tenemos nuestros defectos... y el servicio doméstico los saca a relucir bien pronto.
    -Bien -repuso el inspector Slack, recobrando su aplomo-. Estoy seguro de que debo estarle muy agradecido. Enviaré el espejo al Yard y a ver qué dicen.
    Se calló de pronto. La señorita Marple había ladeado ligeramente la cabeza y lo contempló con fijeza.
    -¿Y por qué no mira algo más cerca, inspector?
    -¿Qué quiere decir, señorita Marple?
    -Es muy difícil de explicar, pero cuando uno se encuentra ante algo fuera de lo corriente, no deja de notarlo... A pesar de que a menudo pueden resultar simples naderías. Hace tiempo que me di cuenta, ¿sabe? Me refiero a Gladdie y al broche. Ella es una chica honrada; no lo cogió. Entonces, ¿por qué lo imaginó así la señorita Skinner? Miss Lavinia no es tonta..., muy al contrario. ¿Por qué tenía tantos deseos de despedir a una chica que era una buena sirvienta, cuando es tan difícil encontrar servicio? Eso me pareció algo fuera de lo corriente..., y empecé a pensar. Pensé mucho. ¡Y me di cuenta de otra cosa rara! La señorita Emilia es una hipocondríaca, pero es la primera hipocondríaca que no ha enviado a buscar en seguida a uno u otro médico. Los hipocondríacos adoran a los médicos. ¡Pero la señorita Emilia, no!
    -¿Qué es lo que insinúa, señorita Marple?
    -Pues que las señoritas Skinner son unas personas muy particulares. La señorita Emilia pasa la mayor parte del tiempo en una habitación a oscuras, y si eso que lleva no es una peluca... ¡me como mi moño postizo! Y lo que digo es esto: que es perfectamente posible que una mujer delgada, pálida y de cabellos grises sea la misma que la robusta, morena y sonrosada... puesto que nadie puede decir que haya visto alguna vez juntas a la señorita Emilia y a Mary Higgins. Necesitaron tiempo para sacar copias de todas las llaves, y para descubrir todo lo referente a la vida de los demás inquilinos, y luego... hubo que deshacerse de la muchacha del pueblo. La señorita Emilia sale una noche a dar un paseo por el campo y a la mañana siguiente llega a la estación convertida en Mary Higgins. Y luego, en el momento preciso, Mary Higgins desaparece y con ella la pista. Voy a decirle dónde puede encontrarla, inspector... ¡En el sofá de Emilia Skinner...! Mire si hay huellas dactilares, si no me cree, pero verá que tengo razón. Son un par de ladronas listas... esas Skinner... sin duda en combinación con un vendedor de objetos robados... o como se llame. ¡Pero esta vez no se escaparán! No voy a consentir que una de las muchachas de la localidad sea acusada de ladrona. Gladdie Holmes es tan honrada como la luz del día y va a saberlo todo el mundo. ¡Buenas tardes!
    La señorita Marple salió del despacho antes de que el inspector Slack pudiera recobrarse.
    -¡Cáspita! -murmuró-. ¿Tendrá razón, acaso?
    No tardó en descubrir que la señorita Marple había acertado una vez más.
    El coronel Melchett felicitó al inspector Slack por su eficacia y la señorita Marple invitó a Gladdie a tomar el té con Edna, para hablar seriamente de que procurara no dejar un buen empleo cuando lo encontrara.
    FIN
     
  4. Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Malee, me gusta mucho este hilo, porque soy una admiradora de Agatha Christie. Hace muchos años que leo sus historias, aunque no siempre consigo los libros. Por acá suelen publicar regularmente los más conocidos. Muy buena tu idea, y espero seguir leyendo lo que publicas, saludos, Abuelena :razz:
     
  5. Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    La muñeca de modista
    [Cuento. Texto completo]Agatha Christie
    La muñeca descansaba en la gran silla tapizada de terciopelo. No había mucha luz en la estancia, pues el cielo de Londres aparecía oscuro. En la suave y gris penumbra se mezclaban los verdes de las cortinas, tapices, tapetes y alfombras. La muñeca, cuya cara semejaba una mascarilla pintada, yacía sobre sus ropas y gorrito de terciopelo verde. No era la clásica que acunan en sus bracitos las niñas. Era un antojo de mujer rica, destinada a lucir junto al teléfono, o entre los almohadones de un diván. Y así permanecía nuestra muñeca, eternamente fláccida, a la vez que extrañamente viva.
    Sybil Fox se apresuraba en terminar el corte y preparación de un modelo. De modo casual sus ojos se detuvieron un momento en la muñeca, y algo extraño en ella captó su interés. No obstante, fue incapaz de saber qué era, y en su mente se abrió una preocupación más positiva.
    «¿Dónde habré puesto el modelo de terciopelo azul? -se preguntó-. Estoy segura de que lo tenía aquí mismo.»
    Salió al rellano y gritó:
    -¡Elspeth! ¿Tienes ahí el modelo azul? La señora Fellows está al llegar.
    Volvió a entrar y encendió las lámparas. De nuevo miró la muñeca.
    -Vaya, ¿dónde diablos estará...? ¡Ah, aquí!
    Recogía el modelo cuando oyó el ruido peculiar del ascensor que se detenía en el rellano, y, al momento, la señora Fellows entró acompañada de su pekinés, que bufaba alborotador, como un tren de cercanías al aproximarse a una estación pueblerina.
    -Vamos a tener aguacero -dijo la dama-. Y será un señor «aguacero».
    Se quitó de un tirón los guantes y el abrigo de piel.
    Entonces entró Alicia Coombe, como siempre hacía cuando llegaban clientes especiales, y la señora Fellows lo era.
    Elspeth, la encargada del taller, bajó con el vestido y Sybil se lo puso a la señora Fellows.
    -Bien -dijo Sybil-. Le cae estupendo. Es un color maravilloso, ¿no le parece?
    Alicia Coombe se recostó en su silla, estudiando el modelo.
    -Sí -exclamó-. Es bonito. Realmente es todo un éxito.
    La señora Fellows se volvió de medio lado y se miró al espejo.
    -Desde luego, sus vestidos hacen algo en la parte baja de mi espalda.
    -Está usted mucho más delgada que tres meses atrás -aseguró Sybil.
    -No -dijo ella-, si bien es cierto que lo parezco. En realidad esa sensación la producen sus modelos. Disimulan muy bien mis caderas -suspiró mientras se alisaba las protuberancias de su anatomía-. Siempre ha sido mi pesadilla. Durante años he intentado disimularlo atiesándome. Ahora ya no puedo hacerlo, pues tengo tanto estómago como... Tendrá usted que tener en cuenta ambas cosas, ¿podrá?
    -Me gustaría que viese a otras clientes.
    La señora Fellows seguía examinándose.
    -El estómago es peor -dijo-. Se ve más. Claro que eso puede parecérnoslo porque al hablar con la gente les damos la cara y entonces no ven la espalda. De todos modos he decidido vigilar mi estómago y dejar que lo otro se apañe solo.
    Estiró un poco más el cuello para contemplarse, y exclamó de repente:
    -¡Oh, esa muñeca me ataca los nervios! ¿Desde cuándo la tienen?
    Sybil miró insegura a Alicia, que parecía esforzarse en recordar.
    -No lo sé exactamente. Hace bastante tiempo... nunca me acuerdo de las cosas. Es terrible lo que me ocurre, sencillamente no puedo recordar! Sybil, ¿desde cuándo la tenemos?
    -No lo sé.
    -Es lo mismo; no se preocupen -intervino la señora Fellows-. De todos modos seguirá estropeando mis nervios. Parece vigilarnos y reírse de nosotras desde su envoltorio de terciopelo. Yo me desembarazaría de ella si fuese mía.
    Dicho esto acusó un ligero estremecimiento. Luego se puso a discutir sobre detalles de costura. ¿Era evidente acortar las mangas una pulgada? ¿Y el largo? Después que fueron solucionados tan importantes puntos, la señora Fellows se vistió sus prendas y se dispuso a marcharse. Al pasar por delante de la muñeca, volvió la cabeza.
    -No -dijo-. No me gusta la muñeca. Da la sensación de ser algo vivo; de ser algo que impone su presencia. No; decididamente, no me gusta.
    -¿Qué quiso decir? -preguntó Sybil mientras la señora Fellows descendía las escaleras.
    Antes de que Alicia pudiera contestar, la señora Fellows asomó la cabeza por la puerta.
    -¡Cielos! Me olvidé de Fou-Ling. ¿Dónde estás, príncipe?
    Las tres mujeres miraron a su alrededor. El pekinés se hallaba sentado junto a la silla de terciopelo verde. Sus ojos permanecían fijos en la fláccida muñeca, sin que denotase placer o resentimiento. Simplemente miraba.
    -Ven aquí, tesoro de mamita.
    El tesoro de mamita no hizo caso.
    -Cada día se vuelve más desobediente -explicó su dueña como si alabase una virtud-. Vamos, tesorito. Cariñito.
    Fou-Ling volvió la cabeza una pulgada y media hacia ella, y con manifiesto desdén continuó observando la muñeca.
    -Mi pequeño Fou-Ling está muy impresionado. No recuerdo que le haya sucedido eso antes. Le ocurre lo mismo que a mí. ¿Estaba la muñeca aquí la última vez que vine?
    Las dos mujeres se miraron. Sybil mantenía fruncido el ceño, y Alicia, al responder, hizo otro tanto.
    -Ya le dije que... no sé, no logro acordarme de nada. ¿Cuánto hace que la tenemos, Sybil?
    -¿Cómo llegó aquí? -preguntó la señora Fellows-. ¿La compraron ustedes?
    -Oh, no -Alicia pareció sorprenderse ante la idea-. Oh, no. Supongo que alguien me la regalaría.
    Desalentada, denegó con la cabeza antes de continuar:
    -Resulta enloquecedor que todo se vaya de la mente cuando una intenta recordar.
    -Anda, vamos; no seas estúpido, Fou-Ling. ¡Vamos, camina! Vaya, tendré que cogerte en brazos.
    Y en los brazos de su dueña, Fou-Ling emitió un corto ladrido de protesta, antes de salir de la estancia con la cabeza vuelta hacia la silla.
    -¡Esa muñeca rompe mis nervios! -exclamó la señora Groves.
    La señora Groves era la asistenta. Había acabado de fregar el suelo, moviéndose como los cangrejos. Entonces se hallaba en pie, y con un trapo sacudía el polvo de los muebles.
    -¡Qué cosa más extraña! -continuó-. Nadie advirtió su presencia hasta ayer. Y sucedió de repente, como usted misma me dijo.
    -¿No le gusta? -preguntó Sybil.
    -¡No! Ya lo he dicho: me rompe los nervios. Es... es antinatural, si me entiende lo que quiero decir. Sus largas piernas colgantes, el modo de yacer y la mirada astuta de sus ojos impresionan.
    -Nunca se ha quejado de ella -dijo Sybil, sorprendida.
    -Créame, hasta hoy me ha pasado inadvertida. Sí, ya sé que lleva tiempo aquí, pero... -enmudeció mientras en su rostro se reflejaba una expresión de miedo-. Parece una de esas criaturas terroríficas que una sueña a veces.
    La señora Groves recogió sus utensilios de limpieza y se dio prisa en abandonar la salita de pruebas.
    Sybil miró la muñeca y no pudo evitar una oprimente sensación inexplicable. La entrada de Alicia distrajo su atención.
    -Señorita Coombe, ¿desde cuándo tiene usted esta muñeca?
    -¿La muñeca? Querida, ya sabe que no recuerdo las cosas. Ayer... ¡qué absurdo! Ayer quise asistir a una conferencia y no había recorrido la mitad de la calle cuando advertí que no recordaba dónde iba. Después de mucho pensar me dije que sería a casa Fortnums. Había algo que deseaba comprar allí -se pasó la mano por la frente-. Le será difícil creerme, y, sin embargo, es verdad. Cuando tomaba el té en casa me acordé de la conferencia. Ya sé que la gente se vuelve desmemoriada con los años, pero a mí me ocurre demasiado pronto. Ahora mismo no sé dónde he puesto el bolso... y mis gafas. ¿Dónde puse las gafas? Las tenía hace un momento, ¡leía algo en el periódico!
    -Las gafas están en la repisa de la chimenea -dijo Sybil dándoselas-. ¿Desde cuándo está aquí la muñeca? ¿Quién se la regaló?
    -Son dos respuestas en blanco. Alguien debió de enviármela, supongo. Es raro, pero todos parecen extrañar su presencia aquí.
    -Desde luego. Sí, resulta curioso; yo misma soy incapaz de acordarme cuando la vi por vez primera.
    -No se vuelva como yo -exclamó Alicia-. Usted es joven todavía.
    -Esto no remedia mi falta de memoria, señorita Coombe. Ayer, al fijarme en ella, pensé que tenía algo... algo impalpable. Creo que la señora Groves está en lo cierto. La muñeca rompe los nervios de cualquiera. Y el caso es que ayer fui consciente de que esa sensación de captar un no sé qué en la muñeca, la he sentido antes, si bien no recuerdo en qué momento. En realidad es como si nunca la hubiese visto, y de pronto descubriese su presencia, segura de conocerla hace mucho tiempo.
    -Quizá un día entró volando por la ventana subida en una escoba -dijo Alicia-. Bien, el caso es que está aquí, y es nuestra. -Miró a su alrededor, antes de añadir-: No sabría imaginarme la habitación sin ella. ¿Y usted?
    -Tampoco -repuso Sybil, acusando un ligero estremecimiento-. Pero me gustaría poder...
    -Poder, ¿qué? -preguntó Alice.
    -Imaginar la habitación sin ella.
    -¡Caray! ¡Todos se ponen tontos con la muñeca! -exclamo Alicia, no de muy buen talante-. ¿Qué hay de malo en la pobre? Bueno, quizá parezca una col marchita. No, no es eso. La veo así porque no llevo puestas las gafas-. Se las colocó sobre la nariz y miró la muñeca-: Sí, desde luego causa cierta sensación nerviosa. Tal vez sea su mirada triste, aunque burlona.
    -Sorprende -dijo Sybil-, que la señora Fellows se sintiera molesta con ella, precisamente hoy.
    -Es una mujer que nunca oculta lo que piensa -repuso Alicia.
    -Conforme -insistió la otra-; pero lo extraño es que fuese hoy, como si antes no la hubiese visto.
    -La gente suele profesar antipatías repentinas.
    -Sí, es un aserto irrefutable. ¡Quién sabe! Posiblemente no estaba aquí ayer, y sea cierto que entró por la ventana como usted dijo.
    -¡Oh, no, querida! -repuso Alicia-. Eso fue una broma. Yo sé que está en su silla desde hace mucho tiempo. Sólo que hasta ayer no se hizo visible.
    -Sí, es una seguridad dormida en nuestro subconsciente. Desde luego hace tiempo que nos hace compañía, si bien hasta ahora no nos hemos percatado de su presencia.
    -¡Oh, Sybil! ¡Olvidémoslo! Me da escalofríos. ¿Supongo que no intenta construir una historia sobrenatural, ¿verdad?
    Cogió la muñeca, la sacudió, arregló sus hombros y volvió a sentarla en otra silla. La muñeca se movió ligeramente, hasta quedar en una postura de relajamiento.
    -¡Qué cosa más sorprendente! -exclamó Alicia, mirándola-. Es una cosa sin vida, y, no obstante, parece que la tiene.
    -¡Me ha descompuesto! -dijo la señora Groves, mientras quitaba el polvo de la habitación destinada a exposición-. Me temo que no me quedan ganas de volver al probador.
    -¿Quién la ha descompuesto? -preguntó Alice, que se hallaba sentada en un escritorio situado en un ángulo repasando varias cuentas-. Esta mujer -ahora hablaba para ella misma y no para la señora Groves-, piensa que tendrá dos vestidos de noche, tres de cóctel y otro de calle para todos los años sin pagar un solo penique.

    -¿Quién ha de ser? ¡Esa muñeca! -gritó la asistenta.
    -¡Vaya! ¿Otra vez la muñeca?
    -¿No la ha visto sentada al pupitre que hay en el probador, como si fuera un ser humano? ¡Me descompuso!
    -¿De qué habla usted, señora Groves? -preguntó Alicia.
    Ésta se puso en pie, cruzó la estancia y el recibidor y penetró en el salón de pruebas. La muñeca, como si fuera de carne y hueso, permanecía sentada en una silla, arrimada al pupitre, sobre el cual descansaban sus largos y fláccidos brazos.
    -Alguien ha querido gastarme una broma -dijo Alicia-. Pero hay tanta naturalidad en ella que parece estar viva.
    En aquel momento Sybil bajaba las escaleras del taller, con un vestido que debía de ser probado aquella mañana.
    -Venga, Sybil, y verá la muñeca sentada a mi pupitre, escribiendo cartas.
    Las dos mujeres se miraron.
    -Me gustaría saber quién la ha colocado ahí, ¿Fue usted?
    -No -contestó Sybil-. Quizá haya sido una de las chicas.
    -Una broma estúpida, de veras -se quejó Alicia.
    Cogió la muñeca del pupitre y la echó encima del sofá.
    Sybil colocó el vestido sobre una silla, y, luego, se fue al taller.
    -¿Conocen la muñeca de terciopelo que hay en el salón de pruebas? -preguntó.
    La encargada y tres chicas alzaron la vista.
    -¿Quién gastó la broma de sentarla al pupitre, esta mañana?
    Las tres chicas se miraron unas a otras, y Elspeth, la encargada, exclamó sorprendida:
    -¿Sentarla al pupitre? ¡Yo no!
    -Ni yo -dijo una de las chicas-. ¿Fuiste tú, Marlene?
    La aludida sacudió la cabeza.
    -¿No será una broma suya, Elspeth?
    El aspecto sombrío de la encargada no inducía a suponerla amiga de bromas, y mucho menos cuando tenía la boca llena de alfileres.
    -No, desde luego que no. Me sobra trabajo para entretenerme en jugar con muñecas.
    -Bueno -intervino Sybil, a quién sorprendió el temblor de su propia voz-. Después de todo es una broma bastante simpática. Me gustaría saber quién lo hizo.
    Las tres muchachas se defendieron.
    -Se lo hemos dicho, señorita. Ninguna de nosotras lo hizo, ¿verdad Marlene?
    -Yo no -afirmó ésta-. Y si Nillie y Margaret dicen que tampoco, pues ninguna de nosotras ha sido.
    -Ya ha escuchado antes mi respuesta -dijo Elspeth-. ¿A santo de que viene todo esto? ¿No habrá sido la señora Groves?
    Sybil denegó con un gesto de cabeza.
    -No; ella no se hubiese atrevido; está asustada.
    -Bajaré a ver la muñeca -dijo Elspeth.
    -Ya no está en el mismo sitio -informó Sybil-. La señorita Coombe la quitó del pupitre y la puso en el sofá. Pero alguien tuvo que ponerla en la silla. En realidad, su aspecto es gracioso, y no comprendo por qué se oculta quien lo hizo.
    -Señorita Fox; lo hemos negado dos veces -habló Margaret-. ¿Por qué se empeña en que mentimos? Ninguna de nosotras hubiera hecho una cosa tan tonta.
    -Lo siento -se excusó Sybil-. No quise ofenderlas. ¿Quién pudo ser?
    -Quizá fue ella sola -aventuró Marlene, que se puso a reír.
    Sybil no agradeció la sugerencia.
    -Está bien. Olvidemos lo sucedido -dijo antes de bajar de nuevo las escaleras.
    Alicia tarareaba una cancioncilla mientras buscaba algo a su alrededor.
    -He vuelto a perder mis gafas -explicó a Sybil-. No importa, en realidad no quiero ver nada en este momento. Lo malo para una persona tan ciega como yo, es que si pierde las gafas y carece de otro par de reserva, nunca logrará hallar las primeras.
    -Las buscaré yo -se ofreció Sybil-. Las tenía hace un momento.
    -Fui a la otra habitación cuando usted fue arriba. Quizá me las olvidé allí. Es una lata eso de las gafas. Quiero seguir con esas cuentas, ¿cómo lo haré si no las encuentro?
    -Iré a su dormitorio a buscarle el otro par.
    -Sólo tengo el par que uso.
    -¿Qué ha hecho de las otras?
    -No lo sé. Creía haberlas olvidado ayer en el restaurante. Pero me informaron por teléfono que no están allí. También llamé a dos tiendas, donde estuve de compras.
    -Oh, querida; necesita tres pares.
    -Sí, y entonces me pasaré la vida buscándolos. Es mejor tener un solo par.
    -Bueno, en alguna parte han de estar -dijo Sybil-. No ha salido usted de estas dos habitaciones. Si no aparecen aquí, han de estar en el probador.
    Sybil se encaminó a la otra sala, y tras detenida búsqueda infructuosa, se le ocurrió levantar la muñeca del sofá.
    -¡Ya las tengo! -gritó.
    -¿Dónde estaban Sybil?
    -Debajo de nuestra preciosa muñeca. Supongo que las dejaría en el sofá al ponerla allí.
    -No; estoy segura de no haberlo hecho.
    -Entonces se las quitaría ella.
    -¡Quién sabe! -dijo Alicia, mirando la muñeca-. Parece muy inteligente.
    -No me gusta su cara -afirmó Sybil-. Da la impresión de saber algo que nosotros ignoramos.
    -Su aspecto es triste y a la vez dulce -comentó Alicia.
    -¡Oh! Yo no advierto la más mínima dulzura en ella.
    -¿No? Quizá tenga razón. Bueno, sigamos con el trabajo. Lady Lee vendrá antes de diez minutos y quiero acabar estas facturas y mandarlas al correo.
    -¡Señorita Fox! ¡Señorita Fox!
    -¿Qué pasa, Margaret? ¿Qué ocurre?
    Sybil cortaba una pieza de género de satén sobre la mesa de trabajo.
    -¡Oh, señorita Fox! Se trata de la muñeca. Bajé el vestido castaño y vi la muñeca sentada delante del pupitre. ¡Yo no he sido, ni las otras chicas! Por favor, créame, nosotros no haríamos una cosa así.
    Las tijeras de Sybil se desviaron un poco.
    -¡Vaya! -exclamó enojada-. Mire lo que me ha hecho hacer. Espero que podrá arreglarse. Bueno, ¿qué pasa con la muñeca?
    -Vuelve a estar sentada ante el pupitre.
    Sybil bajó al probador. La muñeca se hallaba sentada al pupitre, exactamente como antes.
    -Eres muy decidida, ¿eh? -dijo a la muñeca.
    La cogió sin contemplaciones y la echó encima del sofá.
    -¡Ese es tu sitio, niña! ¡No te muevas de ahí!
    Luego se encaminó a la otra estancia.
    -Señorita Coombe.
    -Diga, Sybil.
    -Alguien nos toma el pelo.
    La muñeca volvía a estar sentada ante el pupitre.
    -¿Quién le parece que es?
    -Tiene que ser una de las tres de arriba. Seguramente lo considerará gracioso. Pero el caso es que todas juran ser inocentes.
    -¿No será Margaret?
    -No, no lo creo. Margaret estaba sorprendida cuando entró a decírmelo. En todo caso será esa burlona de Marlene.
    -Sea quien fuese, hace una tontería.
    -Estoy de acuerdo -dijo Sybil-. No obstante, pienso poner coto a eso.
    -¿Qué hará para evitarlo?
    -Ya lo verá.
    Aquella noche, antes de irse, cerró con llave el probador.
    -Me llevo la llave.
    -Comprendo -repuso Alicia, con cierto aire de diversión-, Usted piensa que soy yo, ¿verdad? Me considera tan distraída como para sentar a la muñeca al pupitre, y que escriba en mi lugar. ¡Claro, y luego me olvido de todo!
    -Está dentro de lo posible -admitió Sybil-. En realidad, sólo trato de asegurarme de que nadie repetirá la broma esta noche.
    Al día siguiente lo primero que hizo Sybil fue abrir la puerta del probador y entrar dentro. La señorita Groves, manifiestamente agraviada, esperaba con la bayeta en la mano en el recibidor.
    -¡Ahora veremos! -dijo Sybil.
    Y lo que vio la obligó a dar un respingo.
    La muñeca aparecía sentada al pupitre.
    -¡Sopla! -exclamó la sirvienta detrás de Sybil-. ¡Eso sí que es misterio! Señorita Fox, se ha puesto algo pálida, como si hubiera recibido un susto. Necesita un sedante. ¿Sabe si la señorita Coombe tiene algún potingue apropiado en su dormitorio?
    -Gracias; no lo necesito. Me encuentro bien.
    Entonces cogió la muñeca.
    -Alguien ha vuelto a gastarnos la misma broma -exclamó la señora Groves.
    -No comprendo cómo ha podido ser -repuso Sybil-. Cerré con llave anoche. ¡Nadie pudo entrar!
    -Puede que alguien tenga otra llave -aventuró la asistenta.
    -No lo creo. Nunca nos hemos molestado en cerrar el probador. La llave de esta puerta es antigua y sólo hay una.
    -Quizá encaje la de otra puerta, la de enfrente, por ejemplo.
    Probaron todas las llaves; pero ninguna abría la puerta del probador.
    -Es raro, señorita Coombe -aseguró Sybil más tarde, mientras comían juntas.
    En los ojos de la señorita chispeaba la diversión que todo aquello le producía.
    -Querida -le contestó-. Opino que es algo extraordinario. Deberíamos escribir al departamento de psiquiatría. Quien sabe, quizá se le ocurra enviarnos un especialista... un médium, o algo parecido, con el fin de comprobar qué hay de especial en el cuarto.
    -Parece ser que no le preocupa.
    -Tiene razón. En cierto modo, disfruto. A mi edad resulta divertido que ocurran cosas extrañas, inexplicables y misteriosas. Claro que... -se quedó pensativa un momento-. No; no creo que me guste. Bien, tendremos que admitir que la muñeca se toma muchas libertades, ¿no le parece?
    Aquella noche Sybil y Alicia volvieron a cerrar con llave la puerta.
    -Sigo creyendo que alguien se divierte con esta clase de bromas -afirmó decidida Sybil-. Si bien no comprendo por qué...
    Alice la interrumpió al preguntarle:
    -¿Cree que volveremos a encontrarla mañana sentada al pupitre?
    -Me temo que así sea.
    Se equivocaron. La muñeca no estaba al pupitre, pero sí en el alféizar de la ventana, mirando la calle. Y de nuevo les sorprendió la extraordinaria naturalidad de su posición.
    -¡Qué cosa más ridícula! -comentó Alicia mientras tomaban una taza de té aquella tarde.
    Las dos mujeres habían estado de acuerdo en tomar el té en la salita del despacho de Alicia, en vez de hacerlo como siempre, en el probador.
    -¿Ridículo en qué sentido?
    -Me refiero a esa tonta preocupación que nos embarga, sólo porque una muñeca cambia de posición y lugar.
    Pero si hasta entonces los movimientos de la muñeca parecían realizarse de noche, días después también se observaban a cualquier hora. Así, cada vez que entraban en el probador, aunque hubieran estado ausentes unos minutos, la encontraban en distinta postura o sitio. A veces quedaba en el sofá y aparecía en una silla, otras en el alféizar, o bien junto al pupitre.
    -Se traslada a su antojo -dijo Alicia-. Y creo, Sybil, que eso la divierte.
    Las dos mujeres miraban la figura inerte y fláccida de blando terciopelo, con su cara de seda pintada.
    -Sólo unos trozos de terciopelo, seda y algo de pintura, eso es lo que es -comentó Alicia-. Podríamos... bueno, creo que podríamos deshacernos de ella.
    -¿Cómo?
    -Pongámosla en el fuego. Sería una ceremonia semejante a la cremación de una bruja. También podemos tirarla al cubo de la basura.
    -Lo último no daría resultado. Seguro que alguien la sacaría para devolvérnosla.
    -¿Y si la enviásemos a una de esas sociedades que tantas veces nos piden cosas para sus tómbolas o subastas? Me parece que ésta sería una buena idea.
    -No sé... no sé... -Sybil denotaba duda y preocupación-. Tampoco me ofrece confianza.
    -¿Por qué?
    -Temo que volvería.
    -¿Que volvería con nosotras?
    -Sí.
    -¿Quiere usted decir que haría lo mismo que una paloma mensajera?
    -Sí.
    -¿No estaremos perdiendo la cabeza? -preguntó Alicia-. Quizá sí, quizá yo me he chiflado y usted se divierte a costa mía.
    -No, no eso no. Sin embargo, me siento presa de una desagradable sensación, como si ella fuera demasiado fuerte para nosotras.
    -¿Qué dice? ¿Esa masa de harapos?
    -Sí, esa horrible masa fláccida de harapos. ¿No lo ve? ¡Es tan decidida!
    -¿Decidida?
    -Hace lo que le da la gana. Se comporta como si esta habitación le perteneciera en exclusiva.
    -Sí -dijo Alicia, mirando a su alrededor-. En realidad, siempre ha sido su habitación. Se me ocurrió que hacía juego con los colores que predominan -y añadió con mayor viveza-: Pero resulta absurdo que una muñeca se adueñe de una estancia. Y lo malo no es eso; lo malo es que la señora Graves se niega a entrar para hacer la limpieza.
    -¿Se niega porque le asusta la muñeca?
    -No. Simplemente da una u otra excusa -en su voz había pánico al continuar-: ¿Qué haremos, Sybil? ¡Acabara conmigo! No he logrado diseñar nada desde hace varias semanas.
    -¡Oh! Yo tampoco logro fijar la mente cuando trabajo -confesó Sybil-. Y eso hace que cometa errores imperdonables. Quizá... -dudó un momento antes de proseguir-, quizá la idea de escribir al centro de investigación psíquica fuese una solución.
    -¡Nos creerían un par de locas! -exclamó Alicia-. No lo dije en serio. No; decididamente, no. Seguiremos así hasta que...
    -¿Hasta qué...?
    -¡Oh, no lo sé! -la risa de Alicia sonó insegura.
    Al día siguiente Sybil encontró la puerta del probador cerrada con llave.
    -Señorita Coombe, ¿tiene la llave? ¿La cerró usted anoche?
    -Sí, la cerré y ya va a permanecer así.
    -¿Qué quiere usted decir?
    -Sencillamente: que renuncio a esa habitación. ¡Que se la quede la muñeca! No necesitamos esa estancia. Probaremos aquí.
    -Pero esta es su salita despacho.
    -No importa.
    -¿De veras no entrará más en el probador? -preguntó Sybil incrédula.
    -¡Exacto!
    -Pero, ¿y la limpieza? Se pondrá horrible de suciedad.
    -¡Qué se ponga! Si el probador se ha convertido en lugar privado de una muñeca, pues... ¡para ella! Eso sí, que limpie la habitación -y añadió-: Nos odia, ¿no lo sabe?
    -¿Qué dice? -preguntó asombrada Sybil-. ¿Qué la muñeca nos odia?
    -Sí. ¿No se ha percatado de ello al mirarla?
    -Creo que sí -comentó pensativa, Sybil-. Creo que sí lo advertí. Hace mucho tiempo que tengo la sensación de que nos odia y quiere echarnos de allí.
    -Es muy cruel -aseguró Alicia-. Bueno, desde ahora podrá vivir satisfecha.
    Durante algunos días hubo paz en el taller de modistas. Alicia explicó al resto del personal que había renunciado temporalmente al probador, pues eran demasiadas habitaciones para limpiar todos los días.
    Eso no evitó que aquella misma tarde una de las obreras dijese a otra compañera:
    -Realmente está ida la señorita Coombe. Siempre me pareció algo rara; sobre todo cuando pierde las cosas y las olvida. Ahora se pasa de la raya. ¡Mira que tenerle ojeriza a la muñeca!
    -¿No temes que se vuelva loca -preguntó la otra-, y un mal día nos apuñale, o intente algo parecido?
    Alicia, que las oyó, se sentó indignada en su silla. «¿Qué yo estoy ida?» -se preguntó-. Luego, furiosa, dijo en voz alta:
    -En realidad, si no fuera por Sybil, creería que es verdad. Ella y la señora Groves temen, como yo, que hay algo en la muñeca.

    Tres semanas más tarde Sybil dijo a Alicia:
    -Es necesario que entremos en el probador.
    -¿Para qué?
    -Debe hallarse muy sucio. Además, las polillas atacarán cuanto hay allí dentro. Sería mejor barrer y quitar el polvo, y luego cerrar de nuevo.
    -Prefiero que siga como está antes de entrar otra vez.
    -Es usted más supersticiosa que yo -dijo Sybil.
    -Eso parece -contestó Alicia-. En cierto modo, al principio me divertía. Sin embargo, bien se ve que soy más crédula que usted. Realmente estoy asustada, y prefiero no entrar en esa habitación.
    -En tal caso, entraré sola -afirmó Sybil.
    -Muy bien. Pero confiese que lo hace por simple curiosidad.
    -Tiene usted razón. Me siento curiosa. Quiero ver qué ha hecho la muñeca.
    -Sería mejor no molestarla. Desde que la dejamos sola parece estar satisfecha. ¿Para qué perturbar su tranquilidad? -Alicia suspiró hondamente-. ¡Qué bobadas decimos!
    -¿Seguro que son bobadas? En todo caso es ella quien nos obliga a decirlas. Y... ¡déme la llave!
    -¡Está bien; está bien!
    -¿Teme que salga de la habitación o algo parecido? Si es capaz de eso, también podría atravesar puertas y ventanas.
    Sybil abrió el probador.
    -¡Qué cosa más extraña! -dijo.
    -¿Qué pasa? -preguntó Alicia, mirando por encima del hombro de Sybil.
    -Apenas hay polvo. Y, lógicamente, después de tan tiempo tendría que haberlo.
    -Sí, es raro.
    -¡Mírela! -invitó Sybil.
    La muñeca se hallaba en el sofá. En vez de fláccida, aparecía erguida con un cojín detrás de ella, mostrando ese aire inconfundible de quien se sabe dueña y señora de su casa. Por su actitud, cualquiera hubiese creído que esperaba visita.
    -Ya lo ve -dijo Alicia-. Parece encontrarse en su hogar. Casi siento la necesidad de pedir excusas.
    -Vámonos.
    Sybil volvió a cerrar la puerta.
    Las dos mujeres se miraron, visiblemente temerosas.
    -Me gustaría saber por qué nos asusta tanto -dijo Alicia.
    -¡Cielos! ¿y quién no se asustaría? -preguntó la otra.
    -Bueno, pero después de todo, ¿qué es lo que sucede? ¡Nada; absolutamente nada! Sólo se trata de una especie de marioneta que se mueve a su antojo por la habitación.
    -¿Y si no es ella? ¿Y si fuera obra de un prestidigitador?
    -¡Quién lo sabe!
    -No, seguro que no es eso. Es... la muñeca.
    -¿Está segura de que ignora su procedencia, señorita Coombe?
    -No tengo ni la menor idea. Y cuanto más lo pienso, más me afianzo en la creencia de que ni la compré ni me la regalaron. Para mí, es que vino sola.
    -¿Y se irá algún día del mismo modo que vino?
    -¿Por qué ha de irse? Ha logrado cuanto deseaba.
    Sin embargo, la muñeca no debía de haber conseguido cuanto deseaba. Pues, al día siguiente, Sybil, al entrar en el salón de exposiciones, se quedó con la boca abierta. Luego gritó por el hueco de las escaleras.
    -¡Señorita Coombe! ¡Señorita Coombe; baje en seguida!
    -¿Qué ocurre?
    Alicia, que se había levantado tarde, descendió cojeando pues sentía dolor reumático en la rodilla derecha.
    -¿Qué pasa, Sybil?
    -¡Véalo usted misma!
    Desde el umbral del salón, Alicia contempló la muñeca, que aparecía sentada en un sillón, tranquilamente apoyada contra el brazo del mismo.
    -Ha salido -susurró Sybil-. Se ha salido del probador. Seguro que ahora quiere adueñarse de este salón.
    Alicia se sentó junto a la puerta.
    -No me extrañaría que piense en quedarse con todas las dependencias.
    -Podría ser -dijo Sybil.
    -¡Desagradable y perversa muñeca! -gritó Alicia-. ¿Por qué nos fastidias? ¡No te queremos!
    Tanto ella como Sybil creyeron percibir que se movía. Fue algo parecido a un relajamiento de sus miembros de trapo. El largo brazo que descansaba en el sofá, medio le ocultaba el rostro, como si las observase astuta y maliciosamente.
    -¡Criatura horrible! -volvió a gritar Alicia-. ¡No puedo soportarte! ¡No puedo soportarte más!
    Su acción sorprendió a Sybil. Corrió al interior de la estancia, cogió la muñeca, se fue a la ventana, la abrió y tiró el manojo de trapos a la calle.
    Sybil, asustada, no pudo reprimir un grito:
    -¡Alicia! ¿Qué ha hecho? Estoy segura de que no debió hacerlo.
    Luego se unió a ella en la ventana. Sobre el pavimento, la muñeca yacía boca abajo.
    -¡La ha matado! -dijo entrecortadamente Sybil.
    -¡No sea absurda! ¿Cómo puedo matar una cosa de terciopelo y seda?
    -Es horriblemente real -murmuró Sybil.
    -¡Cielos! Aquella niña...
    Una niña de corta edad, mal vestida, se paró junto a la muñeca en la acera. Miró arriba y abajo de la calle, que apenas tenía tránsito en aquella hora de la mañana, si bien pasaban algunos coches; luego, como satisfecha de su inspección, recogió la muñeca y echó a correr.
    -¡Párate! ¡Párate! -gritó Alicia.
    Ésta se volvió a Sybil.
    -¡Esa niña no debe llevarse la muñeca! ¡No debe! Esa muñeca es peligrosa... Tenemos que evitarlo.
    En aquel momento tres taxis circulaban por una dirección y dos camiones por la otra. La niña tuvo que detenerse en una isla en el centro de la calzada. Sybil bajó presurosa las escaleras, seguida de Alicia. Sortearon un par de vehículos, y, al fin, llegaron a la isla antes de que la niña cruzase al lado opuesto.
    -No puedes llevarte esa muñeca -dijo Alicia-. Devuélvemela.
    La niña, delgada, de unos ocho años y algo bizca, la miró desafiadora.
    -¿Por qué tengo que dársela? Usted la tiró por la ventana, ¿no? Yo vi cómo lo hacía. Si usted la tiró por la ventana es que no la quiere. ¡Ahora es mía!
    -Te compraré otra -ofreció Alicia-. Iremos a la tienda de juguetes que tú digas, y te compraré la mejor muñeca que tengan. Pero devuélveme ésta.
    -¡No!
    La niña estrechó protectoramente en sus brazos a la muñeca de terciopelo.
    -Tienes que devolvérsela -dijo Sybil-. No es tuya.
    Quiso arrebatársela, pero la pequeña dio una patada en el suelo, y les gritó:
    -¡No! ¡No! ¡No! Es bien mía. La quiero. Ustedes no la quieren. La odian. Si no la odiaran no la hubieran tirado por la ventana. Yo la quiero, y eso es lo que ella necesita; que la amen.
    Luego se deslizó como una anguila entre los vehículos y cruzó la calle, siguió por una callejuela, y desapareció antes de que las dos mujeres se atreviesen a cruzar.
    -Se ha ido -exclamó Alicia desalentada.
    -La muñeca necesita que la amen -repitió Sybil.
    -Puede que sea verdad. Quizá sea cuanto quiso la pobre; ser amada.
    En el centro de una calle londinense, dos mujeres se miraron asustadas.
    FIN
     
  6. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Hola Abuelena :beso: Me alegro que te guste Agatha Christie :happy:

    Hola Kryzalida :beso: Me gustó el relato :happy:

    Amig@s aqui os dejo esta peli basada en la obra de Agatha: Cartas sobre la mesa. :happy:

     
  7. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Amig@s aqui os dejo esta peli basada en la obra de Agatha: Maldad bajo el sol. :happy:

     
  8. sandybell

    sandybell Soñadora

    Mensajes:
    317
    Ubicación:
    ARGENTILANDIA
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB



    El cuarto hombre[​IMG]
    Cuento.

    Agatha Christie
    El canónigo Parfitt jadeaba. El correr para alcanzar el tren no era cosa que conviniera a un hombre de sus años. Su figura ya no era lo que fue y con la pérdida de su esbelta silueta había ido adquiriendo una tendencia a quedarse sin aliento, que el propio canónigo solía explicar con dignidad diciendo "¡Es el corazón!"

    Exhalando un suspiro de alivio se dejó caer en una esquina del compartimiento de primera. El calorcillo de la calefacción le resultaba muy agradable. Fuera estaba nevando. Además era una suerte haber conseguido situarse en una esquina siendo el viaje de noche y tan largo. Debieron haber puesto coche-cama en aquel tren.

    Las otras tres esquinas estaban ya ocupadas, y al observarlo, el canónigo Parfitt se dio cuenta de que el hombre sentado en la más alejada le sonreía con aire de reconocimiento. Era un caballero pulcramente afeitado, de rostro burlón y cabellos oscuros que comenzaban a blanquear en las sienes. Su profesión era sin duda alguna la de abogado, y nadie lo hubiera tomado por otra cosa ni un momento siquiera. Don Jorge Durand era ciertamente un abogado muy famoso.

    -Vaya, Parfitt -comenzó con aire jovial-. Se ha echado usted una buena carrerita, ¿no?

    -Y con lo malo que es para mi corazón -repuso el canónigo-. Qué casualidad encontrarle, don Jorge. ¿Va usted muy al norte?

    -Hasta Newcastle -replicó don Jorge-. A propósito -añadió-: ¿Conoce usted al doctor Campbell Clark?

    Y el caballero sentado en el mismo lado que el canónigo inclinó la cabeza complacido.

    -Nos encontramos en la estación -continuó el abogado-. Otra coincidencia.

    El canónigo Parfitt vio al doctor Campbell Clark con gran interés. Había oído aquel nombre muy a menudo. El doctor Clark estaba en la primera fila de los médicos especialistas en enfermedades mentales, y su último libro, El problema del subconsciente, había sido la obra más discutida del año.

    El canónigo Parfitt vio una mandíbula cuadrada, unos ojos azules de mirada firme, y una cabeza de cabellos rojizos sin una cana, pero que iban clareándose rápidamente. Asimismo tuvo la impresión de hallarse ante una vigorosa personalidad.

    Debido a una lógica asociación de ideas, el canónigo miró el asiento situado frente al suyo esperando encontrar allí otra persona conocida, mas el cuarto ocupante del departamento resultó ser totalmente extraño... tal vez un extranjero. Era un hombrecillo moreno de aspecto insignificante, que embutido en un grueso abrigo parecía dormir.

    -¿Es usted el canónigo Parfitt de Bradchester? -preguntó el doctor Clark con voz agradable.

    El canónigo pareció halagado. Aquellos "sermones científicos" habían sido un gran acierto... especialmente desde que la prensa se había ocupado de ellos. Bueno, aquello era lo que necesitaba la Iglesia... modernizarse.

    -He leído su libro con gran interés, doctor Campbell Clark -le dijo-. Aunque es demasiado técnico para mí, y me resulta difícil seguir algunas de sus partes.

    Durand intervino.

    -¿Prefiere hablar o dormir, canónigo? -le preguntó-. Confieso que sufro de insomnio y, por lo tanto, me inclino en favor de lo primero.

    -¡Oh, desde luego! De todas maneras -explicó el canónigo-, yo casi nunca duermo en estos viajes nocturnos y el libro que he traído es muy aburrido.

    -Realmente formamos una reunión muy interesante -observó el doctor con una sonrisa-. La Iglesia, la Ley y la profesión médica.

    -Es difícil que no podamos formar opinión entre los tres, ¿verdad? El punto de vista espiritual de la Iglesia, el mío puramente legal y mundano, y el suyo, doctor, que abarca el mayor campo, desde lo puramente patológico a lo... superpsicológico. Entre los tres podríamos cubrir cualquier terreno por completo.

    -No tanto como usted imagina -dijo el doctor Clark-. Hay otro punto de vista que ha pasado usted por alto y que es en este aspecto muy importante.

    -¿A cuál se refiere? -quiso saber el abogado.

    -Al punto de vista del hombre de la calle.

    -¿Es tan importante? ¿Acaso el hombre de la calle no se equivoca generalmente?

    -¡Oh, casi siempre! Pero posee lo que le falta a toda opinión experta... el punto de vista personal. Ya sabe que no puede prescindir de las relaciones personales. Lo he descubierto en mi profesión. Por cada paciente que acude realmente enfermo, hay por lo menos cinco que no tienen otra cosa que incapacidad para vivir felizmente con los inquilinos que habitan en la misma casa. Lo llaman de mil maneras... desde "rodilla de fregona" a "calambre de escribiente", pero es todo lo mismo: asperezas producidas por el roce diario de una mentalidad con otra.

    -Tendrá usted muchísimos pacientes con "nervios", supongo -comenzó el canónigo, cuyos nervios eran excelentes.

    -Ah, ¿qué es lo que quiere usted decir con eso? -El doctor se volvió hacia él con gesto rápido e impulsivo-. ¡Nervios! La gente suele emplear esa palabra y reírse después, como ha hecho usted. "Esto no tiene importancia -dicen- ¡Sólo son nervios!" ¡Dios mío!, ahí tiene usted el quid de todo. Se puede contraer una enfermedad corporal y curarla, pero hasta la fecha se sabe poco más de las oscuras causas de las ciento y una forma de las enfermedades nerviosas que se sabía... bueno... durante el reinado de la reina Isabel.

    -Dios mío -exclamó el canónigo Parfitt un tanto asombrado por su salida-. ¿Es cierto?

    -Y creo que es un signo de gracia -continuó el doctor Campbell-. Antiguamente considerábamos al hombre como un simple animal con inteligencia y un cuerpo al que daba más importancia que a nada.

    -Inteligencia, cuerpo y alma -corrigió el clérigo con suavidad.

    -¿Alma? -El doctor sonrió de un modo extraño-. ¿Qué quiere decir exactamente? Nunca ha estado muy claro, ya sabe. A través de todas las épocas no se han atrevido ustedes a dar una definición exacta.

    El canónigo aclaró su garganta dispuesto a pronunciar un discurso, pero ante su disgusto, no le dieron oportunidad, ya que el médico continuó:

    -¿Está seguro de que la palabra es alma... y no puede ser almas?

    -¿Almas? -preguntó don Jorge Durand enarcando las cejas con expresión divertida.

    -Sí -Campbell Clark dirigió su atención hacia él inclinándose hacia delante para tocarle en el pecho-. ¿Está usted seguro -dijo en tono grave-, que hay un solo ocupante en esta estructura... porque esto es lo que es, ya sabe... envidiable residencia que no se alquila amueblada por siete, veintiuno, cuarenta y uno, setenta y un años... los que sean? Y al final el inquilino traslada sus cosas... poco a poco... y luego se marcha de la casa de golpe... y ésta se viene abajo convertida en una masa de ruinas y decadencia. Usted es el dueño de la casa, admitamos eso, pero nunca se percata de la presencia de los demás... criados de pisar quedo, en los que apenas repara, a no ser por el trabajo que realizan... trabajo que usted no tiene conciencia de haber hecho. O amigos... estados de ánimo que se apoderan de uno y le hacen ser un "hombre distinto", como se dice vulgarmente. Usted es el rey del castillo, ciertamente, pero puede estar seguro de que allí está también instalado tranquilamente el "pillastre redomado".

    -Mi querido Clark -replicó el abogado-, me hace usted sentirme realmente incómodo. ¿Es que mi interior es, en realidad, campo de batalla en que luchan distintas personalidades? ¿Es la última palabra de la ciencia?

    Ahora fue el médico quien se encogió de hombros.

    -Su cuerpo lo es -dijo en tono seco-. ¿Por qué no puede serlo también la mente?

    -Muy interesante -exclamó el canónico Parfitt-. ¡Ahí Maravillosa ciencia... maravillosa ciencia!

    Y para sus adentros agregó:

    -Puedo preparar un sermón muy atrayente basado en esta idea.

    Mas el doctor Campbell Clark se había vuelto a reclinar en su asiento una vez pasada su excitación momentánea.

    -A decir verdad -observó con su aire profesional-, es un caso de doble personalidad el que me lleva esta noche a Newcastle. Un caso interesantísimo. Un individuo neurótico, desde luego, pero un caso auténtico.

    -Doble personalidad -repitió don Jorge Durand pensativo-. No es tan raro según tengo entendido. Existe también la pérdida de memoria, ¿no es cierto? El otro día surgió un caso así ante el Tribunal de Testamentarias.

    El doctor Clark asintió.

    -Desde luego, el caso clásico fue el de Felisa Bault. ¿No recuerda haberlo oído?

    -Claro que sí -expuso el canónigo Parfitt-. Recuerdo haberlo leído en los periódicos... pero de eso hace mucho tiempo... por lo menos siete años.

    El doctor Campbell asintió.

    -Esa muchacha se convirtió en una de las figuras más célebres de Francia, y acudieron a verla científicos de todo el mundo. Tenía cuatro personalidades nada menos, y se las conocía por Felisa Primera, Felisa Segunda, Felisa Tercera y Felisa Cuarta.

    -¿Y no cabía la posibilidad de que fuera un truco premeditado? -preguntó don Jorge.

    -Las personalidades de Felisa Tres y Felisa Cuatro ofrecían algunas dudas -admito el médico-. Pero el hecho principal persiste. Felisa Bault era una campesina de Bretaña. Era la tercera de cinco hermanos, hija de un padre borracho y de una madre retrasada mental. En uno de sus ataques de alcoholismo el padre estranguló a su mujer, siendo, si no recuerdo mal, desterrado por vida. Felisa tenía entonces cinco años. Unas personas caritativas se interesaron por la criatura, y Felisa fue criada y educada por una dama inglesa que tenía una especie de hogar para niños desvalidos. Aunque consiguió muy poco de Felisa, la describe como una niña anormal, lenta y estúpida, que aprendió a leer y escribir sólo con gran dificultad y cuyas manos eran torpes. Esa dama, la señora Slater, intentó prepararla para el servicio doméstico y le buscó varias casas donde trabajar cuando tuvo la edad conveniente, mas en ninguna estuvo mucho tiempo debido a su estupidez y profunda pereza.

    El doctor hizo una pausa, y el canónigo, mientras se arropaba aún más en su manta de viaje, se dio cuenta de pronto de que el hombre sentado frente a él se había movido ligeramente, y sus ojos, que antes tuviera cerrados, ahora estaban abiertos y en ellos brillaba una expresión indescifrable que sobresaltó al clérigo. Era como si hubiese estado regocijándose interiormente por lo que oyera.

    -Existe una fotografía de Felisa Bault tomada cuando tenía diecisiete años -prosiguió el médico-. Y en ella aparece como una burda campesina de recia constitución, sin nada que indique que pronto iba a ser una de las personas más famosas de Francia.

    "Cinco años más tarde, cuando contaba veintidós, Felisa Bault tuvo una enfermedad nerviosa, y al reponerse empezaron a manifestarse los extraños fenómenos. Lo que sigue a continuación son hechos atestiguados por muchísimos científicos eminentes. La personalidad llamada Felisa Primera era completamente distinta a la Felisa Bault de los últimos años. Felisa Primera escribía apenas el francés, no hablaba ningún otro idioma, y no sabía tocar el piano. Felisa Segunda, por el contrario, hablaba correctamente el italiano y algo de alemán. Su letra era distinta por completo de la de Felisa Primera, y escribía y se expresaba a la perfección en francés. Podía discutir de política, arte y era muy aficionada a tocar el piano. Felisa Tercera tenía muchos puntos en común con Felisa Segunda. Era inteligente y al parecer bien educada, pero en la parte moral era un contraste absoluto. Aparecía como una criatura depravada... pero en un sentido parisiense, no provinciano. Conocía todo el argot de París, y las expresiones del demi monde elegante. Su lenguaje era obsceno, y hablaba mal de la religión y la "gente buena" en los términos más blasfemos. Y por fin surgió la Felisa Cuarta... una criatura soñadora piadosa y clarividente, pero esta cuarta personalidad fue poco satisfactoria y duradera, y se la consideró un truco deliberado por parte de Felisa Tercera... una especie de broma que le gastaba al público crédulo. Debo decir que, aparte de la posible excepción de la Felisa Cuarta, cada personalidad era distinta y separada y no tenía conocimiento de las otras. Felisa Segunda fue sin duda la más predominante y algunas veces duraba hasta quince días, luego Felisa Primera aparecía bruscamente por espacio de uno o dos días. Después, tal vez la Felisa Tercera o Cuarta, pero estas dos últimas rara vez denominaban más de unas pocas horas. Cada cambio iba acompañado de un fuerte dolor de cabeza y sueño profundo, y en cada caso sufría la pérdida completa de la memoria de los otros estados, y la personalidad en cuestión tomaba vida a partir del momento en que la había abandonado, inconsciente del tiempo.

    -Muy notable -murmuró el canónigo-. Muy notable. Hasta ahora sabemos apenas nada de las maravillas del universo.

    -Sabemos que hay algunos impostores muy astutos -observó el abogado en tono seco.

    -El caso de Felisa Bault fue investigado por abogados, así como por médicos y científicos -replicó el doctor Campbell con presteza-. Recuerde que Maitre Quimbellier llevó a cabo la investigación más profunda y confirmó la opinión de los científicos. Y al fin y al cabo, ¿por qué hemos de sorprendernos tanto? ¿No tenemos los huevos de dos yemas? ¿Y los plátanos gemelos? ¿Por qué no ha de poder darse el caso de la doble personalidad... o en este caso, la cuádruple personalidad... en un solo cuerpo?

    -¿La doble personalidad? -protestó el canónigo.

    El doctor Campbell Clark volvió sus penetrantes ojos azules hacia él.

    -¿Cómo podríamos llamarle si no?

    -Menos mal que estas cosas son únicamente un capricho de la naturaleza -observó don Jorge-. Si el caso fuera corriente se presentarían muchas complicaciones.

    -Desde luego, son casos muy anormales -convino el médico-. Fue una lástima que no pudiera efectuarse otro estudio más prolongado, pero puso fin a todo la inesperada muerte de Felisa.

    -Hubo algo raro si no recuerdo mal -dijo el abogado despacio.

    El doctor Campbell Clark asintió.

    -Fue algo inesperado. Una mañana la muchacha fue encontrada muerta en su cama. Había sido estrangulada, pero ante la estupefacción de todos, demostró sin lugar a dudas que se había estrangulado ella misma. Las señales de su cuello eran las de sus dedos. Un sistema de suicidio que aunque no es físicamente imposible, requiere una extraordinaria fuerza muscular y una voluntad casi sobrehumana. Nunca se supo lo que la había impulsado a suicidarse. Claro que su equilibrio mental siempre había sido insuficiente. Sin embargo, ahí tiene. Se ha corrido para siempre la cortina sobre el misterio de Felisa Bault.

    Fue entonces cuando el ocupante de la cuarta esquina se echó a reír.

    Los otros tres hombres saltaron como si hubieran oído un disparo. Habían olvidado por completo la existencia del cuarto, y cuando se volvieron hacia el lugar donde se hallaba sentado y todavía arrebujado en su abrigo, rió de nuevo.

    -Deben perdonarme, caballeros -dijo en perfecto inglés, aunque con un ligero acento extranjero, y se incorporó mostrando un rostro pálido con un pequeño bigotillo-. Sí, deben ustedes perdonarme -dijo con una cómoda inclinación de cabeza-. Pero la verdad: ¿es que la ciencia dice alguna vez la última palabra?

    -¿Sabe algo del caso que estábamos discutiendo? -le preguntó el doctor cortésmente.

    -¿Del caso? No. Pero la conocí.

    -¿A Felisa Bault?

    -Sí. Y a Annette Ravel también. No han oído hablar de Annette Ravel, ¿verdad? Y, no obstante, la historia de una es la historia de la otra. Créame, no sabrán nada de Felisa Bault si no conocen también la historia de Annette Ravel.

    Sacó un reloj para consultar la hora.

    -Falta media hora hasta la próxima parada. Tengo tiempo de contarles la historia... es decir, si a ustedes les interesa escucharla.

    -Cuéntela, por favor -dijo el médico.

    -Me encantaría oírla -exclamó el pastor.

    Don Jorge Durand se limitó a adoptar una actitud de atenta escucha.

    -Mi nombre, caballeros -comentó el extraño compañero de viaje- es Raúl Latardeau. Usted acaba de mencionar a una dama inglesa, la señorita Slater, que se ocupa en obras de caridad. Yo la conocí en Bretaña, en un pueblecito pesquero, y cuando mis padres fallecieron víctimas de un accidente ferroviario, fue la señorita Slater quien vino a rescatarme y me salvó de algo equivalente a los reformatorios ingleses. Tenía unos veinte chiquillos a su cuidado... niños y niñas. Entre éstas se encontraban Felisa Baúl y Annette Ravel. Si no consigo hacerles comprender la personalidad de Annette, caballeros, no comprenderán nada. Era hija de lo que ustedes llaman una filie de joie que había muerto tuberculosa abandonada por su amante. La madre fue bailarina y Annette también tenía el deseo de bailar. Cuando la vi por primera vez tenía once años, y era una niña vivaracha de ojos brillantes y prometedores... una criatura todo fuego y vida. Y en seguida, en seguida... me convirtió en su esclavo. "Raúl, haz esto; Raúl, haz lo otro...", y yo obedecía. Yo la idolatraba y ella lo sabía.

    "Solíamos ir a la playa... los tres... ya que Felisa venía con nosotros. Y allí Annette, quitándose los zapatos y las medias, bailaba sobre la arena, y luego, cuando le faltaba el aliento, nos contaba lo que quería llegar a ser.

    "-Verán, yo seré famosa. Sí, muy famosa. Tendré cientos y miles de medias de seda... de la seda más fina, y viviré en un departamento maravilloso. Todos mis adoradores serán jóvenes, guapos y ricos; cuando yo baile, todo París irá a verme. Gritarán y se volverán locos con mis danzas. Y durante los inviernos no bailaré. Iré al sur a gozar del sol. Allí hay pueblecitos con naranjos, y comeré naranjas. Y en cuanto a ti, Raúl, nunca te olvidaré por muy rica que sea. Te protegeré para que estudies una carrera. Felisa será mi doncella... no, sus manos son demasiado torpes. Míralas qué grandes y toscas.

    "Felisa se ponía furiosa al oír esto, y entonces Annette continuaba pinchándola.

    "-Es tan fina, Felisa... tan elegante y distinguida. Es una princesa disfrazada... ja, ja.

    "-Mi padre y mi madre estaban casados, y los tuyos no -replicaba Felisa con rencor.

    "-Sí, y tu padre mató a tu madre. Bonita cosa ser la hija de un asesino.

    "-Y el tuyo dejó morir a tu madre -era la contestación de Felisa.

    "-Ah, sí -Annette se ponía pensativa-: Pauvre maman. Hay que conservarse fuerte y bien.

    "-Yo soy fuerte como un caballo -presumía Felisa.

    "Y desde luego lo era. Tenía dos veces la fuerza de cualquier niña del Hogar y nunca estaba enferma.

    "Pero era estúpida, ¿comprenden?, estúpida como una bestia bruta. A menudo me he preguntado por qué seguía a Annette como lo hacía. Era una especie de fascinación. Algunas veces creo que la odiaba, y no es de extrañar, puesto que Annette no era amable con ella. Se burlaba de su lentitud y estupidez, provocándola delante de los demás. Yo había visto a Felisa ponerse lívida de rabia. Algunas veces pensé que iba a rodear la garganta de Annette con sus dedos hasta acabar con su vida. No era lo bastante inteligente como para contestar a los improperios de Annette, pero con el tiempo aprendió una respuesta que nunca fallaba. Era el referirse a su propia salud y fuerza. Había aprendido lo que yo siempre supe: que Annette envidiaba su fortaleza física, y ella atacaba instintivamente el punto débil de la armadura de su enemiga.

    "Un día Annette vino hacia mí muy contenta. "Raúl -dijo-, hoy vamos a divertirnos con esa estúpida de Felisa."

    "-¿Qué es lo que vas a hacer?

    "-Ven detrás del cobertizo y te lo diré.

    "Parece que Annette había encontrado cierto libro, parte del cual no entendía y, desde luego, estaba por encima de su cabecita. Era una de las primeras obras de hipnotismo.

    -Conseguí que un objeto brillante, el pomo de metal de mi casa, diese vueltas. Hice que Felisa lo mirase anoche. "Míralo fijamente -le dije-. No apartes los ojos de él." Y entonces lo hice girar, Raúl. Estaba asustada. Sus ojos tenían una expresión tan extraña... tan extraña. "Felisa, tú harás siempre lo que yo diga", le dije: "Haré siempre lo que tú digas, Annette", me contestó. Y luego... y luego... dije: "Mañana llevarás un cabo de vela al patio y empezarás a comerla a las doce. Y si alguien te pregunta dirás que es la mejor galleta que has probado en tu vida." ¡Oh, Raúl, imagínate!

    "-Pero ella no hará una cosa así -protesté.

    "-El libro dice que sí. No es que yo lo crea del todo... ¡pero, oh, Raúl, si lo que dice el libro es cierto, lo que nos vamos a divertir!

    "A mí también me pareció divertido. Lo comunicamos a nuestros compañeros y a las doce estábamos todos en el patio. A la hora exacta apareció Felisa con el cabo de la vela en la mano. ¿Y creerán ustedes, caballeros, que empezó a mordisquearlo solemnemente? ¡Todos nos desternillábamos de risa! De vez en cuando alguno de los niños se acercaba a ella y le decía muy serio: ¿Es bueno lo que comes, Felisa? Y ella respondía: "Sí, es una de las mejores galletas que he probado en mi vida."

    "Y entonces nos ahogábamos de risa. Al fin nos reímos tan fuerte que el ruido pareció despertar a Felisa y se dio cuenta de lo que estaba haciendo. Parpadeó extrañada, miró la vela y luego a todos, pasándose la mano por la frente.

    "-Pero, ¿qué es lo que estoy haciendo aquí? -murmuró.

    "-Te estás comiendo una vela de sebo -le gritamos.

    "-Yo te lo hice hacer. Yo te lo hice hacer -exclamó Annette bailando a su alrededor.

    "Felisa la miró fijamente unos instantes y luego se fue acercando a ella.

    "-¿De modo que has sido tú... has sido tú quien me puso en ridículo? Creo recordar. ¡Ah! Te mataré por esto.

    "Habló en tono tranquilo, pero Annette echó a correr refugiándose detrás de mí.

    "-¡Sálvame, Raúl! Me da miedo Felisa. Ha sido sólo una broma, Felisa. Sólo una broma ¿Comprendes?

    "-No me gustan esta clase de bromas -replicó Felisa-. Te odio. Los odio a todos.

    "Y echándose a llorar se marchó corriendo.

    "Yo creo que Annette estaba asustada por el resultado de su experimento, y no intentó repetirlo, pero a partir de aquel día su ascendencia sobre Felisa se fue haciendo más fuerte.

    "Ahora creo que Felisa siempre la odió, pero sin embargo no podía apartarse de su lado y solía seguirla como un perro.

    "Poco después de esto, caballeros, me encontraron un empleo y sólo volví al Hogar durante mis vacaciones. No se había tomado en serio el deseo de Annette de ser bailarina, pero su voz se hizo más bonita a medida que iba creciendo, y la señorita Slater consintió gustosamente en dejarla aprender canto.

    "Annette no era perezosa, y trabajaba febrilmente, sin descanso, y la señorita Slater se vio obligada a impedir que se excediera, y en cierta ocasión me habló de ella.

    "-Tú siempre has apreciado mucho a Annette -me dijo-. Convéncela para que no se esfuerce demasiado. Últimamente tose de una manera que no me gusta.

    "Mi trabajo me llevó lejos poco después de esta conversación. Recibí una o dos cartas de Annette al principio, pero luego silencio, los cinco años que permanecí en el extranjero.

    "Por pura casualidad, cuando regresé a París me llamó la atención un cartel-anuncio con el nombre de Annette Ravelli y su fotografía. La reconocí en seguida. Aquella noche fui al teatro en cuestión. Annette cantaba en francés e italiano, y en escena estaba maravillosa. Después fui a verla a su camerino y me recibió en seguida.

    "-Vaya, Raúl -exclamó tendiéndome las manos-. ¡Esto es maravilloso! ¿Dónde has estado todos estos años?

    "Yo se lo hubiera dicho, pero no deseaba escucharme.

    "-¡Ves, ya casi he llegado!

    "Y con un gesto triunfal me señaló el camerino lleno de flores.

    "-La señorita Slater debe estar orgullosa de tu éxito.

    "-¿Esa vieja? No, por cierto. Ella me había destinado al Conservatorio... a los conciertos... pero yo soy una artista. Y es aquí, en los teatros de variedades, donde puedo expresar mi personalidad.

    "En aquel momento entró un hombre de mediana edad, atractivo y distinguido. Por su comportamiento comprendí en seguida que se trataba del mecenas de Annette. Me miró de soslayo y Annette le explicó:

    "-Es un amigo de la infancia. Está de paso en París, ha visto mi retrato en un anuncio, et voilá.

    "Aquel hombre era muy amable y cortés, y delante de mí sacó una pulsera de brillantes y rubíes que colocó en la muñeca de Annette. Cuando me levanté para marcharme ella me dirigió una mirada de triunfo diciéndome en un susurro:

    "-He llegado, ¿verdad? ¿Comprendes? Tengo el mundo a mis pies.

    "Pero al salir del camerino la oí toser con una tos seca y dura. Sabía muy bien lo que significaba. Era la herencia de su madre tuberculosa.

    "Volví a verla dos años más tarde. Había ido a buscar refugio junto a la señorita Slater. Su carrera estaba arruinada. Era tal lo avanzado de su enfermedad, que los médicos dijeron que nada podía hacerse.

    "¡Ah! ¡Nunca olvidaré cómo la vi entonces! Estaba echada en una especie de cobertizo montado en el jardín. La tenían día y noche al aire libre. Sus mejillas estaban hundidas y sus ojos brillantes y febriles.

    "Me saludó con tal desesperación que me quedé estupefacto.

    "-Cuánto me alegro de verte, Raúl. ¿Tú ya sabes bien lo que dicen... que no me pondré bien? Lo dicen a mis espaldas, ¿comprendes? Conmigo son todos amables y tratan de consolarme. ¡Pero no es cierto, Raúl, no es cierto! Yo no me dejaré morir. ¿Morir? ¿Con la vida tan hermosa que se extiende ante mí? Es la voluntad de vivir lo que importa. Todos los grandes médicos lo dicen. Yo no soy de esos seres débiles que se abandonan. Ya empiezo a sentirme mejor... muchísimo mejor, ¿oyes?

    "Y se incorporó, apoyándose sobre un codo para dar más énfasis a sus palabras, luego cayó hacia atrás, presa de un ataque de tos que estremeció su delgado cuerpo.

    "-La tos no es nada -consiguió decir-. Y las hemorragias no me asustan. Sorprenderé a los médicos. Es la voluntad lo que importa. Recuerda, Raúl, yo viviré.

    "Era una pena. ¿Comprenden? Una pena.

    "En aquel momento llegaba Felisa Bault con una bandeja y un vaso de leche caliente, que dio a Annette, mirando cómo lo bebía con expresión que no pude descifrar... como con cierta satisfacción.

    "Annette también captó aquella mirada, y dejó caer el vaso, que se hizo pedazos.

    "-¿La has visto? Así es como me mira siempre. ¡Ella se alegra de que vaya a morir! Sí, disfruta. Ella es fuerte y sana. Mírala... ¡nunca ha estado enferma! ¡Ni un solo día! Y todo para nada. ¿De qué le sirve ese corpachón? ¿Qué va a sacar de él?

    "Felisa se agachó para coger los pedazos de cristal.

    "-No me importa lo que diga -comenzó con voz inexpresiva-. ¿A mí qué? Soy una chica respetable. Y en cuanto a ella, sabrá lo que es el Purgatorio dentro de poco. Yo soy cristiana y nada digo.

    "-¡Tú me odias! -exclamó Annette-. Siempre me has odiado. ¡Ah!, pero de todas maneras puedo encantarte. Puedo hacer que hagas mi voluntad. Mira, ahora mismo, si te lo pidiera sin ninguna duda te pondrías de rodillas ante mí encima de la hierba.

    "-No seas absurda -dijo Felisa intranquila.

    "-Pues sí que lo harás. Lo harás... para complacerme. Arrodíllate. Yo, Annette, te lo pido. Arrodíllate, Felisa.

    "No sé si sería por el maravilloso mandato de su voz, o por un motivo más profundo, pero el caso es que Felisa obedeció. Se puso de rodillas lentamente, con los brazos extendidos hacia delante y el rostro ausente mirando estúpidamente al vacío.

    "Annette, echando la cabeza hacia atrás, rió con todas sus fuerzas.

    "-¡Mira qué cara más estúpida pone! ¡Qué ridícula está! ¡Ya puedes levantarte, Felisa, gracias! Es inútil que frunzas el ceño. Soy tu ama, y tienes que hacer lo que yo diga.

    "Se desplomó exhausta sobre las almohadas, y Felisa, recogiendo la bandeja, se alejó lentamente. Una vez se volvió a mirar por encima del hombro, y el profundo resentimiento de su mirada me sobresaltó.

    "Yo no estaba allí cuando murió Annette, pero, al parecer, fue terrible. Se aferraba a la vida con desesperación, luchando contra la muerte como una posesa, y gritando: "No moriré. Tengo que vivir... vivir..."

    "Me lo contó la señorita Slater, cuando seis meses más tarde fui a verla. "Mi pobre Raúl -me dijo con tono amable-. Tú la querías, ¿verdad?"

    "-Siempre la quise... siempre. Pero ¿de qué hubiera podido servirle? No hablemos de eso. Ahora está muerta... ella... tan alegre... y tan llena de vida.

    "La señorita Slater era mujer comprensiva y se puso a hablar de otras cosas. Estaba preocupada por Felisa. La joven había sufrido una extraña crisis nerviosa y desde entonces su comportamiento era muy extraño.

    "-¿Sabes -me dijo la señorita Slater tras una ligera vacilación- que está aprendiendo a tocar el piano?

    "Yo lo ignoraba y me sorprendió mucho. ¡Felisa... aprendiendo a tocar el piano! Yo hubiera jurado que era totalmente incapaz de distinguir una nota de otra.

    "-Dicen que tiene talento -continuó la señorita Slater-. No comprendo. Siempre la había considerado..., bueno, Raúl, tú mismo sabes que fue siempre una niña estúpida.

    "Asentí.

    "-Su comportamiento es tan extraño que no sé qué pensar.

    "Pocos minutos después entré en la sala de lectura. Felisa tocaba el piano... la misma tonadilla que oí cantar a Annette en París. Comprendan, caballeros, que me quedé de una pieza. Y luego, al oírme, se interrumpió de pronto volviéndose a mirarme con ojos llenos de malicia e inteligencia. Por un momento pensé..., bueno, no voy a decirles lo que pensé entonces.

    "-Tiens! -exclamó-. De manera que es usted... monsieur Raúl.

    "No puedo describir cómo lo dijo. Para Annette nunca había dejado de ser Raúl, pero Felisa, desde que volvimos a encontrarnos de mayores, siempre me llamaba monsieur Raúl. Mas entonces lo dijo de un modo distinto..., como si el monsieur fuera algo divertido.

    "-Vaya, Felisa -le contesté-, te veo muy cambiada.

    "-¿Sí? -replicó pensativa-. Es curioso, pero no te pongas serio, Raúl..., decididamente te llamaré Raúl... ¿Acaso no jugábamos juntos cuando éramos niños...? La vida se ha hecho para reír. Hablemos de la pobre Annette... que está muerta y enterrada. ¿Estará en el Purgatorio o dónde?

    "Y tarareó cierta canción..., desentonando bastante, pero las palabras llamaron mi atención.

    "-¡Felisa! -exclamé-. ¿Sabes italiano?

    "-¿Por qué no, Raúl? Yo no soy tan estúpida como parecía -y se rió de mi confusión.

    "-No comprendo... -comencé a decir.

    "-Pues yo te lo explicaré. Soy una magnífica actriz, aunque nadie lo sospechaba. Puedo representar muchos papeles... y muy bien, por cierto.

    "Volvió a reír y salió corriendo de la habitación antes de que pudiera detenerla.

    "La volví a ver antes de marcharme. Estaba durmiendo en un sillón y roncaba pesadamente. La estuve mirando fascinado..., aunque me repelía. De pronto se despertó sobresaltada, y sus ojos apagados y sin vida se encontraron con los míos.

    "-Monsieur Raúl -murmuró mecánicamente.

    "-Sí, Felisa. Yo me marcho. ¿Querrás tocar algo antes de que me vaya?

    "-¿Yo? ¿Tocar? ¿Se está riendo de mí, monsieur Raúl?

    "-¿No recuerdas que esta mañana tocaste para mí?

    "Felisa meneó la cabeza.

    "-¿Tocar yo? ¿Cómo es posible que sepa tocar una pobre chica como yo?

    "Hizo una pausa como si reflexionara, y luego se acercó a mí.

    "-¡Monsieur Raúl, ocurren cosas extrañas en esta casa! Le gastan a una bromas. Varían las horas del reloj. Sí, sí, sé lo que digo. Y todo eso es obra de ella.

    "-¿De quién? -pregunté sobresaltado.

    "-De Annette, esta malvada. Cuando vivía siempre me estaba atormentando, y ahora que ha muerto, vuelve del otro mundo para seguir mortificándome.

    "La miré fijamente. Ahora comprendo que estaba al borde del terror y sus ojos estaban a punto de salir de sus órbitas.

    "-Es mala. Le aseguro que es mala. Sería capaz de quitar a cualquiera el pan de la boca, la ropa y el alma...

    "De pronto se agarró a mí.

    "-Tengo miedo, se lo aseguro..., miedo. Oigo su voz..., no en mis oídos... sino aquí... en mi cabeza -se tocó la frente-. Se me llevará muy lejos... y entonces, ¿qué haré... qué será de mí?

    "Su voz se fue elevando hasta convertirse en un alarido y vi en sus ojos el terror de las bestias acorraladas.

    "De pronto sonrió..., fue una sonrisa agradable, llena de astucia, que me hizo estremecer.

    "-Si llegara eso, monsieur Raúl..., tengo mucha fuerza en mis manos..., tengo mucha fuerza en las manos.

    "Nunca me había fijado particularmente en sus manos. Entonces las miré y me estremecí a pesar mío. Eran unos dedos gruesos, brutales, y como Felisa había dicho, extraordinariamente fuertes. No sabría explicarles la sensación de náuseas que me invadió. Con unas manos como aquéllas su padre debió estrangular a su madre.

    "Aquélla fue la última vez que vi a Felisa Bault. Inmediatamente después marché al extranjero..., a Sudamérica. Regresé dos años después de su muerte. Algo había leído en los periódicos de su vida y muerte repentina. Y esta noche me he enterado de más detalles... por ustedes. Felisa Tercera y Felisa Cuarta... Me estoy preguntando si... ¡Era una buena actriz! ¿Saben?"

    El tren fue aminorando su velocidad, y el hombre sentado en la esquina se irguió para abrochar mejor su abrigo.

    -¿Cuál es su teoría? -preguntó el abogado.

    -Apenas puedo creerlo... -comenzó a decir el canónigo Parfitt.

    El médico nada dijo, pero miraba fijamente a Raúl Letardeau.

    -Es capaz de quitarle a uno el pan de la boca, la ropa..., el alma... -repitió el francés poniéndose en pie-. Les aseguro, messieurs, que la historia de Felisa Bault es la historia de Annette Ravel. Ustedes no la conocieron, caballeros. Yo sí... y amaba mucho la vida.

    Con la mano en el pomo de la puerta, dispuesto a apearse, se volvió de pronto, yendo a dar un golpecito en el pecho del canónigo.

    -Monsieur le docteur acaba de decir que esto -le dio un golpe en el estómago y el pastor pegó un respingo- es sólo una coincidencia. Dígame, si encontrara un ladrón en su casa, ¿qué haría? Pegarle un tiro, ¿no?

    -No -exclamó el canónigo-. No..., quiero decir... que en este país, no.

    Pero sus palabras se perdieron en el aire mientras la puerta del compartimiento se cerraba de golpe.

    El clérigo, el abogado y el médico se habían quedado solos. El cuarto asiento estaba vacío.

    FIN
     
  9. sandybell

    sandybell Soñadora

    Mensajes:
    317
    Ubicación:
    ARGENTILANDIA
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Muerte en el Nilo, de Agatha Christie.


    El argumento arranca de la joven Linnet Ridgeway, una joven heredera cuya fortuna la sitúa como la persona más rica del Reino Unido, y cuya belleza deslumbra por doquier. Ambas cualidades la hacen una de las personas más afortunadas y envidiadas, algo que no evita que en cuanto conoce al prometido de su mejor amiga lo seduzca para acabar contrayendo matrimonio con él. Juntos iniciarán una luna de miel que en uno de sus destinos les transportará a las aguas del Nilo, en Egipto. Lo que se prometía como un viaje romántico y feliz pronto se convertirá en una pesadilla persecutoria en la que la joven anteriormente prometida con el actual marido de Linnet sigue de cerca todos sus pasos, atormentándoles, y en principio, dispuesta a todo con tal de vengarse. A bordo de la nave que descubre, en el plácido sueño eterno del Nilo, los encantos de su cultura milenaria, las idílicas aguas pronto se teñirán de tragedia a través de un horrible crimen. Sin embargo una de las mentes más privilegiadas de Europa se haya también, de vacaciones, en la nave: el detective Hércules Poirot.

    [​IMG]

    Peter Ustinov como Poirot en la adaptación cinematográfica.
    La trama de la novela comienza con una presentación formal de todos los personajes que formarán parte del drama, describiendo quien más quien menos las circunstancias que les rodean, para ayudar al lector a hacerse una idea cabal del motivo que pudieran tener cada uno de ellos para cometer un asesinato o no. Tras esta presentación es cuando de hecho comienza el desarrollo del libro en Egipto, pero no así el de la trama que aún presenta elementos de la introducción, pues es aquí donde observamos ya a los recién casados y el conflicto que se establece por la persecución delirante de la anterior prometida despechada. El crimen, que sucede hacia la mitad del volumen, será el detonante para el verdadero desarrollo de la historia: la investigación de Poirot y el análisis de cada uno de los pasajeros como posible ejecutor del asesinato. En principio una obra con muchas analogías con su anterior "Asesinato en el Orient Express", y sin duda exactamente con los mismo recursos que suele utilizar la autora para la generación y narración de sus detectivescas historias. Es decir, hasta aquí mecanicismo puro y duro, una de las claves de cualquier serie de novelas policíacas, si bien diverge de otras producciones en la inusitada longitud de la presentación de las circunstancias hasta la ejecución del hecho delictivo.

    -Si ella sabe quién es el asesino, tiene dos caminos a elegir: decirnos la verdad o callarse y exigir dinero de la persona en cuestión. Pero no hace ninguna de las dos cosas.
    >>No dice prontamente: "No vi a nadie. Estaba dormida". Tampoco declara: "Sí, vi a alguien y era tal o cual persona". ¿A santo de qué usar ese embrollo de palabras significativas e indeterminadas? Parbleu, ¡no hay más que una sola razón! Ella está aludiendo al asesino, por tanto, el asesino debía estar presente en aquel momento.

    Agatha Christie.
    El lenguaje formal de Agatha Christie es correcto como siempre, pero sin ninguna floritura literaria. El estilo sobrio, subordinado siempre a la narración y su evolución, es altamente eficaz para el desarrollo de la intriga policíaca y, sobre todo, asequible para un amplio público. Uno de los secretos de un best-seller es no cargar las tintas con literatura de altura, sino mantener un tono al que todo el mundo pueda aspirar. Sin embargo en una narración con un tan cuidado plantel de personajes y circunstancias, en las que las páginas van creciendo con la construcción de la historia, y una ambientación en Egipto, requerían a mi modo de ver cierta grado de esfuerzo literario para transmitir algo más que la mera trama detectivesca, y que en la autora, como ya conocerán sus lectores, no se da. Pero todo lo que Agatha Christie pierde como literata de altos vuelos lo gana sobradamente con la contundente, racional, milimétrica y, por todo ello, espectacular narración medida al pulso de pistas y despistes, y del método hipotético deductivo que aquí plantea Poirot con la minuciosidad de una tesis en la que la teoría planteada se verifica o no, y por lo tanto que puede cambiar o no.

    -Sí, esto es muy cierto. Esto es lo que algunas personas no quieren hacer. Conciben una hipótesis y quieren que todo encaje en ella. Si algún dato o pormenor no encaja en la hipótesis, lo rechazan. Pero siempre los hechos que no encajan son los significativos.


    Lo peor de la novela: El estilo demasiado sobrio y sin ninguna concesión a una galería cuya ambientación milenaria hubiera sido necesaria en el marco de esta historia. Añado además que en mi humilde opinión, y siguiendo la "psicología" de Poirot, poco después del asesinato es bien predecible establecer la culpabilidad (una de las pocas veces que la abrumadora capacidad de la escritora no me ha sorprendido con el final). El método es sencillo: los hechos que rodean el crimen y el pensar quién puede tener mejor móvil lo hacen fácil. Por lo tanto, si se descubre al culpable antes de tiempo la novela policíaca pierde su función. Hemos de comentar que el hecho de la aparición de un joven marxista de tendencias ideológicas violentas no nos parece tanto una declaración de intenciones, como algún que otro crítico ha mencionado, como un recurso necesario en la trama y totalmente creíble en la época retratada. Sin lugar a dudas Agatha Christie es uno de los productos de determinada ideología, pero no es algo que le permita lastrar una obra detectivesca. Se llega a percibir el olor, pero no apesta en ningún momento.


    Lo mejor de la novela: entretenida, racional, intrigante y tensa por momentos. Esas "células grises" que ejercita Poirot son el recorrido apasionante que realiza el lector al ritmo de una narración portentosamente hilvanada, de una sagacidad e inteligencia sorprendentes, y que harán las delicias de los amantes del género y de los bueno enigmas.

    Conclusión: posiblemente más de un literato de altos vuelos preferiría perder un poco de su inspiración literaria para ganar en la habilidad narrativa, la contundencia efectista y, sobre todo, la casi increíble inteligencia que plasma en sus páginas Agatha Christie al escribir. Sin embargo no debemos obviar los defectos comentados anteriormente a la hora de valorar la obra.
    Agatha Christie, crítica literaria, género policíaco, Hércules Poirot, Muerte en el Nilo, novela detectivesca
     
  10. sandybell

    sandybell Soñadora

    Mensajes:
    317
    Ubicación:
    ARGENTILANDIA
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    MUERTE EN EL NILO ( TRAILER)

     
  11. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Hola Sandybell bienvenida a este club del misterio :razz:
     
  12. sandybell

    sandybell Soñadora

    Mensajes:
    317
    Ubicación:
    ARGENTILANDIA
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Gracias linda :beso: :beso: :beso: :beso: :beso:

    Descubriremos todos los misterios de doña Agatha :smile:

    Me apasiona las novelas y peliculas de misterios , asesinatos , miedo , intriga , suspenso , todo lo que conlleva leer un libro de Agatha .

    Besotes a todos :beso: :beso: :beso: :beso: :beso:
     
  13. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Amig@s ...... aqui os dejo esta película basada en la obra de Agatha: Las manzanas. :happy:

     
  14. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Amig@s .......

    Recupero el hilo y os pongo esta historia de Agatha Christie: El Rey del Trébol, espero que os guste :happy:

    La verdad -observé dejando el Daily Newsmonger a un lado- tiene más fuerza que la ficción. La observación no era original, pero pareció gustar a mi amigo, que, ladeando la cabeza de nuevo, se quitó una mota imaginaria de polvo de los bien planchados pantalones y observó:
    -¡Qué idea tan profunda! ¡Mi amigo Hastings es un pensador!
    Sin enojarme por la evidente ironía, di un golpecito sobre el periódico que acababa de soltar de la mano.
    -¿Lo ha leído ya? -pregunté.
    -Sí. Y después de leerlo lo he vuelto a doblar simétricamente. No lo he tirado al suelo como acaba usted de hacer, con una lamentable falta de orden y de método.
    (Esto es lo peor de Poirot. El Orden y el Método son sus dioses. Y les atribuye todos sus éxitos.)
    -¿Entonces ha leído la nota del asesinato de Henry Reedbum, el empresario? Él ha originado mi reciente observación. Porque es cierto que no sólo la verdad es más fuerte que la ficción, sino, asimismo, mucho más dramática. Vea por ejemplo esa sólida familia de la clase media, los Ogiander. El padre, la madre, el hijo, la hija son típicos, como tantos cientos de familias de este país. Los hombres van al centro de la ciudad todos los días; las mujeres se ocupan de la casa. Sus vidas son pacíficas, monótonas incluso. Anoche estuvieron sentados en el salón de su casa de Daisymead, en Streatham, jugando al bridge. De improviso, se abre una puerta de cristales y entra en la habitación una mujer tambaleándose. Lleva manchado de sangre el vestido de seda gris. Antes de caer desmayada al suelo dice una sola palabra: «asesinado». La familia la reconoce al punto. Es Valerie Sinclair, famosa bailarina, de quien habla todo Londres.
    -¿Habla usted por sí mismo o está refiriendo lo que dice el Daily Newmonger? -interrogó Poirot con ánimo de puntualizar.
    -El periódico entró a último momento en prensa y se contentó con narrar hechos escuetos. A mí me han impresionado enseguida las posibilidades dramáticas del suceso.

    Poirot aprobó pensativo mis palabras.
    -Dondequiera que exista la naturaleza humana existe el drama. Sólo que no siempre es como uno se lo imagina. Recuérdelo. Sin embargo, me interesa ese caso porque es posible que me vea relacionado con él.
    -¿De verdad?
    -Sí. Esta mañana me llamó por teléfono un caballero para solicitar una entrevista en nombre del príncipe Paul de Mauritania.
    -Pero ¿qué tiene eso que ver con lo ocurrido?
    -Usted no lee todos nuestros periódicos. Me refiero a esos que relatan acontecimientos escandalosos y que comienzan por: «Nos cuenta un ratoncito...» o «A un pajarito le gustaría saber...». Vea esto.
    Yo seguí el párrafo que me señalaba con el grueso índice.

    -...desearíamos saber si el príncipe extranjero y la famosa bailarina poseen en realidad afinidades y, ¡si a la dama le gustaba la nueva sortija de diamantes!
    -Bueno, continúe su historia. Quedamos en que mademoiselle Sinclair se desmayó en Daisymead sobre la alfombra del salón, ¿lo recuerda?
    Yo me encogí de hombros.
    -Como resultado de sus palabras, los dos Ogiander salieron; uno en busca de un médico que asistiera a la dama, que sufría una terrible conmoción nerviosa, y el otro a la Jefatura de policía, desde donde, tras contar lo ocurrido, los acompañó a Mon Désir, la magnífica villa del señor Reedburn, que se halla a corta distancia de Daisymead. Allí encontraron al gran hombre, que, dicho sea de paso, goza de mala fama, tendido en la mitad de la biblioteca con la cabeza abierta.
    -Yo he criticado su estilo -dijo Poirot con afecto-. Perdóneme, se lo ruego. ¡Oh, aquí tenemos al príncipe!
    Nos anunciaron al distinguido visitante con el nombre de conde Feodor. Era un joven alto, extraño, de barbilla débil, con la famosa boca de los Mauranberg y los ojos ardientes y oscuros de un fanático.
    -¿Monsieur Poirot?
    Mí amigo se inclinó.
    -Monsieur, me encuentro en un apuro tan grande que no puede expresarse con palabras...
    Poirot hizo un ademán de inteligencia.
    -Comprendo su ansiedad. Mademoiselle Sinclair es una amiga querida, ¿no es cierto?
    El príncipe repuso sencillamente:

    -Confío en que será mi mujer.
    Poirot se incorporó con los ojos muy abiertos.

    El príncipe continuó:
    -No seré yo el primero de la familia que contraiga matrimonio morganático. Mi hermano Alejandro ha desafiado también las iras del Emperador. Hoy vivimos en otros tiempos, más adelantados, libres de prejuicios de casta. Además, mademoiselle Sinclair es igual a mí, posee rango. Supongo que conocerá su historia, o por lo menos una parte de ella.
    -Corren por ahí, en efecto, muchas románticas versiones de su origen. Dicen unos que es hija de una irlandesa gitana; otros, que su madre es una aristócrata, una archiduquesa rusa.
    -La primera versión es una tontería, desde luego -repuso el príncipe-. Pero la segunda es verdadera. Aunque está obligada a guardar el secreto, Valerie me ha dado a entender eso. Además, lo demuestra, sin darse cuenta, y yo creo en la ley de herencia, monsieur Poirot.
    -También yo creo en ella -repuso Poirot, pensativo-. Yo, moi qui vous parle, he presenciado cosas muy raras... Pero vamos a lo que importa, monsieur le Prince. ¿Qué quiere de mí? ¿Qué es lo que teme? Puedo hablar con franqueza, ¿verdad? ¿Se hallaba relacionada mademoiselle de algún modo con ese crimen? Porque conocía al señor Reedburn, naturalmente...
    -Sí. Él confesaba su amor por ella.
    -¿Y ella?
    -Ella no tenía nada que decirle.
    Poirot le dirigió una mirada penetrante.
    -Pero, ¿le temía? ¿Tenía motivos?
    El joven titubeó.
    -Le diré... ¿Conoce a Zara, la vidente?
    -No.
    -Es maravillosa. Consúltela cuando tenga tiempo. Valerie y yo fuimos a verla la semana pasada. Y nos echó las cartas. Habló a Valerie de unas nubes que asomaban en el horizonte y le predijo males inminentes; luego volvió la última carta. Era el rey de trébol. Dijo a Valerie: «Tenga mucho cuidado. Existe un hombre que la tiene en su poder. Usted le teme, se expone a un gran peligro. ¿Sabe de quién le hablo?». Valerie estaba blanca hasta los labios. Hizo un gesto afirmativo y contestó: «Sí, sí, lo sé». Las últimas palabras de Zara a Valerie fueron: «Cuidado con el rey de trébol. ¡Le amenaza un peligro!». Entonces la interrogué. Me aseguró que todo iba bien y no quiso confiarme nada. Pero ahora, después de lo ocurrido la noche pasada, estoy seguro de que Valerie vio a Reedburn en el rey de trébol y de que él era el hombre a quien temía.
    El príncipe guardó brusco silencio.
    -Ahora comprenderá mi agitación cuando abrí el periódico esta mañana. Suponiendo que en un ataque de locura, Valerie... pero no, ¡es imposible...!, ¡no puedo concebirlo, ni en sueños!
    Poirot se levantó del sillón y dio unas palmaditas afectuosas en el hombro del joven.
    -No se aflija, se lo ruego. Déjelo todo en mis manos.

    -¿Irá a Streatham? Sé que está en Daisymead, postrada por la conmoción sufrida.
    -Iré en seguida.
    -Ya lo he arreglado todo por medio de la Embajada. Tendrá usted acceso a todas partes.
    -Marchemos entonces. Hastings, ¿quiere acompañarme? Au revoir, monsieur le Prince.
    Mon Désir era una preciosa villa moderna y cómoda. Una calzada para coches conducía a ella y detrás de la casa tenía un terreno de varias hectáreas de magníficos jardines.
    En cuanto mencionamos al príncipe Paul, el mayordomo que nos abrió la puerta nos llevó al instante al lugar de la tragedia. La biblioteca era una habitación magnífica que ocupaba toda la fachada del edificio con una ventana a cada extremo, de las cuales una daba a la calzada y otra a los jardines. El cadáver yacía junto a esta última. No hacía mucho que se lo habían llevado después de concluir su examen la policía.
    -¡Qué lástima! -murmuré al oído de Poirot-. La de pruebas que habrán destruido.
    Mi amigo sonrió.
    -¡Eh, eh! ¿Cuántas veces habré de decirle que las pruebas vienen de dentro?. En las pequeñas células grises del cerebro es donde se halla la solución de cada misterio.
    Se volvió al mayordomo y preguntó:

    -Supongo que a excepción del levantamiento del cadáver no se habrá tocado la habitación.
    -No, señor. Se halla en el mismo estado que cuando llegó la policía anoche.
    -Veamos. Veo que esas cortinas pueden correrse y que ocultan el alféizar de la ventana. Lo mismo sucede con las cortinas de la ventana opuesta. ¿Estaban corridas anoche también?
    -Sí, señor. Yo verifico la operación todas las noches.
    -Entonces, ¿debió descorrerlas el propio Reedburn?
    -Así parece, señor.
    -¿Sabía usted que esperaba visita?
    -No me lo dijo, señor. Pero dio orden de que no se le molestase después de la cena. Ve, señor, por esa puerta se sale de la biblioteca a una terraza lateral. Quizá dio entrada a alguien por ella.
    -¿Tenía por costumbre hacerlo así?
    El mayordomo tosió discretamente.
    -Creo que sí, señor.
    Poirot se dirigió a aquella puerta. No estaba cerrada con llave. En vista de ello salió a la terraza que iba a parar a la calzada sita a su derecha; a la izquierda se levantaba una pared de ladrillo rojo.

    -Al otro lado está el huerto, señor. Más allá hay otra puerta que conduce a él, pero permanece cerrada desde las seis de la tarde.
    Poirot entró en la biblioteca seguido del mayordomo.
    -¿Oyó algo de los acontecimientos de anoche? -preguntó Poirot.
    -Oímos, señor, voces, una de ellas de mujer, en la biblioteca, poco antes de dar las nueve. Pero no era un hecho extraordinario. Luego, cuando nos retiramos al vestíbulo de servicio que está a la derecha del edificio, ya no oímos nada, naturalmente. Y la policía llegó a las once en punto.
    -¿Cuántas voces oyeron?
    -No sabría decírselo, señor. Sólo reparé en la voz de mujer.
    -¡Ah!
    -Perdón, señor. Si desea ver al doctor Ryan está aquí todavía.
    La idea nos pareció de perlas y poco después se reunió con nosotros el doctor, hombre de edad madura, muy jovial, que proporcionó a Poirot los informes que solicitaba. Se encontró a Reedburn tendido cerca de la ventana con la cabeza apoyada en el asiento de mármol adosado a aquélla. Tenía dos heridas: una entre ambos ojos; otra, la fatal, en la nuca.
    -¿Yacía de espaldas?
    -Sí. Ahí está la prueba.
    El doctor nos indicó una pequeña mancha negra en el suelo.
    -¿Y no pudo ocasionarle la caída el golpe que recibió en la cabeza?
    -Imposible. Porque el arma, sea cualquiera que fuese, penetró en el cráneo.
    Poirot miró pensativo el vacío. En el vano de cada ventana había un asiento, esculpido, de mármol, cuyas armas representaban la cabeza de un león. Los ojos de Poirot se iluminaron.
    -Suponiendo que cayera de espaldas sobre esta cabeza saliente de león y que de ella resbalase hasta el suelo, ¿podría haberse abierto una herida como la que usted describe?
    -Sí, es posible. Pero el ángulo en que yacía nos obliga a considerar esa teoría imposible. Además, hubiera dejado huellas de sangre en el asiento de mármol.
    -Sí, contando con que no se hayan borrado.
    El doctor se encogió de hombros.
    -Es improbable. Sobre todo porque no veo qué ventaja puede aportar convertir un accidente en crimen.
    -No, claro está. ¿Qué le parece? ¿Pudo asestar una mujer uno de los dos golpes?
    -Oh, no, señor. Supongo que está pensando en mademoiselle Sinclair.
    -No pienso en ninguna persona determinada -repuso con acento suave Poirot.
    Concentró su atención en la ventaba abierta mientras decía el doctor:
    -Mademoiselle Sinclair huyó por allí. Vean cómo se divisa Daisymead por entre los árboles. Naturalmente, que hay muchas otras casas en la carretera, frente a ésta, pero Daisymead es la única visible por este lado.
    -Gracias por sus informes, doctor -dijo Poirot-. Venga, Hastings. Vamos a seguir los pasos de mademoiselle.
    Echó a andar delante de mí y en este orden pasamos por el jardín, dejando atrás la verja de hierro y llegamos, también por la puerta del jardín, a Daisymead, finca poco ostentosa, que poseía media hectárea de terreno. Un pequeño tramo de escalera conducía a la puerta de cristales a la francesa. Poirot me la indicó con el gesto.
    -Por ahí entró anoche mademoiselle Sinclair. Nosotros no tenemos ninguna prisa y lo haremos por la puerta principal.
    La doncella que nos abrió la puerta nos llevó al salón, donde nos dejó para ir en busca de la señora Ogiander. Era evidente que no se había limpiado la habitación desde el día anterior, porque el hogar estaba todavía lleno de cenizas y la mesa de bridge colocada en el centro con una jota boca arriba y varias manos de naipes puestas aún sobre el tablero. Vimos a nuestro alrededor innumerables objetos de adorno y unos cuantos retratos de familia de una fealdad sorprendente, colgados de las paredes.
    Poirot los examinó con más indulgencia que la que mostré yo, enderezando uno o dos que se habían ladeado.
    -¡Qué lazo tan fuerte el de la famille! El sentimiento ocupa en ella el lugar de la estética.

    Yo asentí a estas palabras sin separar la vista de un grupo fotográfico compuesto de un caballero con patillas, de una señora de moño alto, de un muchacho fornido y de dos muchachas adornadas con una multitud de lazos innecesarios. Suponiendo que era la familia Ogiander de los tiempos pasados la contemplé con interés.
    En este momento se abrió la puerta del salón y entró una mujer joven. Llevaba bien peinado el cabello oscuro y vestía un jersey y una falda a cuadros.
    Poirot avanzó unos pasos como respuesta a una mirada de interrogación de la recién llegada.
    -¿Señora Ogiander? –dijo-. Lamento tener que molestarla... sobre todo después de lo ocurrido. ¡Ha sido espantoso!
    -Sí, y nos tiene a todos muy trastornados -confesó la muchacha sin demostrar emoción.
    Yo empezaba a creer que los elementos del drama pasaban inadvertidos para la señora Ogiander, que su falta de imaginación era superior a cualquier tragedia y me confirmó en esta creencia su actitud, cuando continuó diciendo:
    -Disculpen el desorden de la habitación. Los sirvientes están muy excitados.
    -¿Es aquí donde pasaron ustedes la velada anoche, n 'est-ce pas?
    -Sí, jugábamos al bridge después de cenar cuando...
    -Perdón. ¿Cuánto hacía que jugaban ustedes?

    -Pues... -la señora Ogiander reflexionó- la verdad es que no lo recuerdo. Supongo que comenzamos a las diez.
    -¿Dónde estaba usted sentada?
    -Frente a la puerta de cristales. Jugaba con mi madre y acababa de echar una carta. De súbito, sin previo aviso, se abrió la puerta y entró la señorita Sinclair tambaleándose en el salón.
    -¿La reconoció?
    -Me di vaga cuenta de que su rostro me era familiar.
    -Sigue aquí, ¿verdad?
    -Sí, pero está postrada y no quiere ver a nadie.
    -Creo que me recibirá. Dígale que vengo a petición del príncipe Paul de Mauritania.
    Me pareció que el nombre del príncipe alteraba la calma imperturbable de la señora Ogiander. Pero salió sin hacer comentarios del salón y volvió casi en seguida para comunicarnos que mademoiselle nos esperaba en su dormitorio.
    La seguimos y por la escalera llegamos a una bonita habitación, bien iluminada, empapelada de color claro. En un diván, junto a la ventana, vimos a una señorita que volvió la cabeza al hacer nuestra entrada. El contraste que ella y la señora Ogiander ofrecían me llamó en seguida la atención, pues si bien en las facciones y en el color del cabello se parecían, ¡qué diferencia tan notable existía entre las dos! La palabra, el gesto de Valerie Sinclair constituían un poema. De ella se desprendía un aura romántica. Vestía una prenda muy casera, una bata de franela encarnada que le llegaba a los pies, pero el encanto de su personalidad le daba un sabor exótico y semejaba una vestidura oriental de encendido color. En cuanto entró Poirot, fijó sus grandes ojos en él.
    -¿Vienen de parte de Paul? -su voz armonizaba con su aspecto, era lánguida y llena.
    -Sí, mademoiselle. Estoy aquí para servir a él... y a usted.
    -¿Qué es lo que desea saber?
    -Todo lo que sucedió anoche, ¡absolutamente todo!
    La bailarina sonrió con visible expresión de cansancio.
    -¿Supone que voy a mentir? No soy tan estúpida. Veo con claridad que no debo ocultarle nada. Ese hombre, me refiero al que ha muerto, poseía un secreto mío y me amenazaba con él. En bien de Paul traté de llegar a un acuerdo con él. No podía arriesgarme a perder al príncipe. Ahora que ha muerto me siento segura, pero no lo maté.
    Poirot meneó la cabeza, sonriendo.
    -No es necesario que lo afirme, mademoiselle –dijo-. Cuénteme lo que sucedió la noche pasada.

    -Parecía dispuesto a hacer un trato conmigo y le ofrecí dinero. Me citó en su casa a las nueve en punto. Yo conocía ya Mon Désir, había estado en ella. Debía entrar en la biblioteca por la puerta falsa para que no me vieran los criados.
    -Perdón, mademoiselle, pero ¿no tuvo miedo de ir allí sola y por la noche?
    ¿Lo imaginé o Valerie hizo una pausa antes de contestar?
    -Sí, es posible. Pero no podía pedir a nadie que me acompañara y estaba desesperada. Reedburn me recibió en la biblioteca. ¡Celebro que haya muerto! ¡Oh, qué hombre! Jugó conmigo como el gato y el ratón. Me puso los nervios en tensión. Yo le rogué, le supliqué de rodillas, le ofrecí todas mis joyas. ¡Todo en vano! Luego me dictó sus condiciones. Ya adivinará las que fueron. Me negué a complacerle. Le dije lo que pensaba de él, rabié, me encolericé. Él sonreía sin perder la calma. Y de pronto, en un momento de silencio, sonó algo en la ventana, tras la cortina corrida. Reedburn lo oyó también. Se acercó a ella y la descorrió rápidamente. Detrás había un hombre escondido, era un vagabundo de feo aspecto. Atacó al señor Reedburn, al que dio primero un golpe... luego otro. Reedburn cayó al suelo. El vagabundo me asió entonces con la mano cubierta de sangre, pero yo me solté, me deslicé al exterior por la ventana y corrí para salvar la vida. En aquel momento distinguí las luces de esta casa y a ella me encaminé. Los visillos estaban descorridos y vi que los habitantes de la casa jugaban al bridge. Yo entré, tropezando, en el salón. Recuerdo que pude gritar: «asesinado», y luego caí al suelo y ya no vi nada...
    -Gracias, mademoiselle. El espectáculo debió constituir un gran choque para su sistema nervioso. ¿Podría describirme al vagabundo? ¿Recuerda lo que llevaba puesto?
    -No. Fue todo tan rápido... Pero su rostro está grabado en mi pensamiento y estoy segura de poder conocerlo en cuanto lo vea.

    -Una pregunta todavía, mademoiselle. ¿Estaban corridas las cortinas de la otra ventana, de la que mira a la calzada?
    En el rostro de la bailarina se pintó por vez primera una expresión de perplejidad. Pero trató de recordar con precisión.
    -¿Eh, bien mademoiselle?
    -Creo... casi estoy segura... ¡sí, segurísima!, de que no estaban corridas.
    -Es curioso, sobre todo estando corridas las primeras. No importa, la cosa tiene poca importancia. ¿Permanecerá todavía aquí mucho tiempo, mademoiselle?
    -El doctor cree que mañana podré volver a la ciudad.
    Valerie miró a su alrededor. La señora Ogiander había salido.
    -Estas gentes son muy amables, pero... no pertenecen a mi esfera. Yo las escandalizo... bien, no simpatizo con la bourgeoisie.
    Sus palabras tenían un matiz de amargura.

    Poirot repuso:
    -Comprendo y confío en que no la habré fatigado con mis preguntas.
    -Nada de eso, monsieur. No deseo más sino que Paul lo sepa todo lo antes posible.
    -Entonces, ¡muy buenos días, mademoiselle!
    Antes de salir Poirot de la habitación se paró y preguntó señalando un par de zapatos de piel.
    -¿Son suyos, mademoiselle?

    -Sí. Ya están limpios. Me los acaban de traer.
    -¡Ah! -exclamó Poirot mientras bajábamos la escalera-. Los criados estaban muy excitados, pero por lo visto no lo están para limpiar un par de zapatos. Bien, mon ami, el caso me pareció interesante, de momento, pero se me figura que se está concluyendo.
    -Pero ¿y el asesino?
    -¿Cree que Hércules Poirot se dedica a la caza de vagabundos? -replicó con acento grandilocuente el detective.
    Al llegar al vestíbulo nos tropezamos con la señora Ogiander que salía a nuestro encuentro.
    -Háganme el favor de esperar en el salón. Mamá quiere hablar con ustedes -nos dijo.
    La habitación seguía sin arreglar y Poirot tomó la baraja y comenzó a barajar los naipes al azar con sus manos pequeñas y bien cuidadas.
    -¿Sabe lo que pienso, amigo mío?
    -¡No! -repuse ansiosamente.
    -Pues que la señora Ogiander hizo mal en no echar un triunfo. Debió poner sobre la mesa el tres de picas.
    -¡Poirot! Es usted el colmo.
    -¡Mon Dieu! No voy a estar siempre hablando de rayos y de sangre.
    De repente olfateó el aire y dijo:
    -Hastings, Hastings, mire. Falta el rey de trébol de la baraja.
    -¡Zara! -exclamé.
    -¿Cómo?

    -De momento Poirot no comprendió mi alusión. Maquinalmente guardó las barajas, ordenadas, en sus cajas. Su rostro asumía una expresión grave.
    -Hastings -dijo por fin-. Yo, Hércules Poirot, he estado a punto de cometer un error, un gran error.
    Lo miré impresionado, pero sin comprender. Lo interrumpió la entrada en el salón de una hermosa señora de alguna edad que llevaba un libro de cuentas en la mano. Poirot le dedicó un galante saludo. La dama le preguntó:
    -Según tengo entendido, es usted amigo de... la señorita Sinclair.
    -Precisamente su amigo, no, señora. He venido de parte de un amigo.
    -Ah, comprendo. Me pareció que...

    Poirot señaló bruscamente la ventana y dijo, interrumpiéndola:
    -¿Anoche tenían ustedes corridos los visillos?
    -No, y supongo que por eso vio luz la señorita Sinclair y se orientó.
    -Anoche estaba la luna llena. ¿Vio usted a la señorita Sinclair, sentada como estaba delante de la ventana?

    -No, porque me abstraía el juego. Además porque, naturalmente, nunca nos ha sucedido nada parecido a esto.
    -Lo creo, madame. Mademoiselle Sinclair proyecta marcharse mañana.
    -¡Oh! -el rostro de la dama se iluminó.
    -Le deseo muy buenos días, madame.
    Una criada limpiaba la escalera cuando salimos por la puerta principal de la casa. Poirot dijo:
    -¿Fue usted la que limpió los zapatos de la señora forastera?
    La doncella meneó la cabeza.
    -No, señor. No creo tampoco que haya que limpiarlos.
    -¿Quién los limpió entonces? -pregunté a Poirot mientras bajábamos por la calzada.
    -Nadie. No estaban sucios.
    -Concedo que por bajar por el camino o por un sendero, en una noche de luna, no se ensucien, pero después de aplastar con ellos la hierba del jardín se manchan y ensucian.
    -Sí, estoy de acuerdo -repuso Poirot con una sonrisa singular.
    -Entonces...
    -Tenga paciencia, amigo mío. Vamos a volver a Mon Désir.

    El mayordomo nos vio llegar con visible sorpresa, pero no se opuso a que volviéramos a entrar en la biblioteca.
    -Oiga, Poirot, se equivoca de ventana -exclamé al ver que se aproximaba a la que daba sobre la calzada de coches.
    -Me parece que no. Vea -repuso indicándome la cabeza marmórea del león en la que vi una mancha oscura.
    Poirot levantó un dedo y me mostró otra parecida en el suelo.
    -Alguien asestó a Reedburn un golpe, con el puño cerrado, entre los dos ojos. Cayó hacia atrás sobre la protuberante cabeza de mármol y a continuación resbaló hasta el suelo. Luego lo arrastraron hasta la otra ventana y allí lo dejaron, pero no en el mismo ángulo como observó el doctor.
    -Pero ¿por qué? No parece que fuera necesario.
    -Por el contrario, era esencial. Y también es la clave de la identidad del asesino aunque sepa usted que no tuvo intención de matar a Reedburn y que por ello no podemos tacharlo de criminal. ¡Debe poseer mucha fuerza!
    -¿Porque pudo arrastrar a Reedburn por el suelo?
    -No. Éste es un caso muy interesante. Pero me he portado como un imbécil.
    -¿De manera que se ha terminado, que ya sabe usted todo lo sucedido?
    -Sí.
    -¡No! -exclamé recordando algo de repente-. Todavía hay algo que ignora.

    -¿Qué?
    -Ignora dónde se halla el rey de trébol.
    -¡Bah! Pero qué tontería. ¡Qué tontería, mon ami!
    -¿Por qué?
    -Porque lo tengo en el bolsillo.
    Y, en efecto, Poirot lo sacó y me lo mostró.
    -¡Oh! -dije alicaído-. ¿Dónde lo ha encontrado? ¿Acaso aquí?
    -No tiene nada de sensacional. Estaba dentro de la caja de la baraja. No la utilizaron.
    -¡Hum! De todas maneras sirvió para darle alguna idea, ¿verdad?
    -Sí, amigo mío. Y ofrezco mis respetos a Su Majestad.
    -Y ¡a madame Zara!
    -Ah, sí, también a esa señora.
    -Bueno, ¿qué piensa hacer ahora?
    -Volver a Londres. Pero antes de ausentarme deseo decirle dos palabras a una persona que vive en Daisymead.
    La misma doncella nos abrió la puerta.

    -Están en el comedor, señor. Si desea ver a la señorita Sinclair se halla descansando.
    -Deseo ver a la señora Ogiander. Haga el favor de llamarla. Es cuestión de un instante.
    Nos condujeron al salón y allí esperamos. Al pasar por delante del comedor distinguí a la familia Ogiander, acrecentada ahora por la presencia de dos fornidos caballeros, uno afeitado, otro con barba y bigote.
    Poco después entró la señora Ogiander en el salón mirando con aire de interrogación a Poirot, que se inclinó ante ella.
    -Madame, en mi país sentimos suma ternura, un gran respeto por la madre. La mere de famille es todo para nosotros -dijo.
    La señora Ogiander lo miró con asombro.
    -Y esta única razón es la que me trae aquí, en estos momentos, pues deseo disipar su ansiedad. No tema, el asesino del señor Reedburn no será descubierto. Yo, Hércules Poirot, se lo aseguro a usted. ¿Digo bien o es la ansiedad de una esposa la que debo calmar?
    Hubo un momento de silencio en el que la señora Ogiander dirigió a Poirot una mirada penetrante. Por fin repuso en voz baja:
    -No sé lo que quiere decir pero, sí, dice usted bien sin duda.
    Poirot hizo un gesto con el rostro grave.
    -Eso es, madame. No se inquiete. La policía inglesa no posee los ojos de Hércules Poirot.
    Así diciendo dio un golpecito sobre el retrato de la familia que pendía de la pared e interrogó:
    -¿Usted tuvo dos hijas, madame? ¿Ha muerto una de ellas?
    Hubo una pausa durante la cual la señora Ogiander volvió a dirigir una mirada profunda a mi amigo. Luego respondió:
    -Sí, ha muerto.
    -¡Ah! -exclamó Poirot vivamente-. Bien, vamos a volver a la ciudad. Permítame que le devuelva el rey de trébol y que lo coloque en la caja. Constituye su único resbalón. Comprenda que no se puede jugar al bridge, por espacio de una hora, con únicamente cincuenta y una cartas para cuatro personas. Nadie que sepa jugar creerá en su palabra. ¡Bonjour!
    -Y ahora, amigo mío, ¿se da cuenta de lo ocurrido? -me dijo cuando emprendimos el camino de la estación.
    -¡En absoluto! –contesté-. ¿Quién mató a Reedburn?
    -John Ogiander, hijo. Yo no estaba seguro de si había sido él o su padre, pero me pareció que debía ser el hijo el culpable por ser el más joven y el más fuerte de los dos. Asimismo tuvo que ser culpable uno de ellos a causa de las ventanas.
    -¿Por qué?
    -Mire, la biblioteca tiene cuatro salidas: dos puertas, dos ventanas; y de éstas eligió una sola. La tragedia se desarrolló delante de una ventana que lo mismo que las dos puertas da, directa o indirectamente, a la parte de delante de la casa. Pero se simuló que se había desarrollado ante la ventana que cae sobre la puerta de atrás para que pareciera pura casualidad que Valerie eligiera Daisymead como refugio. En realidad, lo que sucedió fue que se desmayó y que John se la echó sobre los hombros. Por eso dije y ahora afirmo que posee mucha fuerza.
    -¿De modo que los hermanos se dirigieron juntos a Mon Désir?
    -Sí. Recordará la vacilación de Valerie cuando le pregunté si no tuvo miedo de ir sola a casa de Reedburn. John Ogiander la acompañó, suscitando la cólera de Reedburn, si no me engaño. El tercero disputó y probablemente un insulto dirigido por el dueño de la casa a Valerie motivó que Ogiander le pegase un puñetazo. Ya conoce el resto.
    -Pero ¿por qué motivo le llamó la atención la partida de bridge?
    -Porque para jugar a él se requieren cuatro jugadores y únicamente tres personas ocuparon, durante la velada, el salón.

    Yo seguía perplejo.
    -Pero ¿qué tienen que ver los Ogiander con la bailarina Sinclair?- pregunté-. No acabo de comprenderlo.
    -Amigo, me maravilla que no se haya dado cuenta, a pesar de que miró con más atención que yo la fotografía de la familia que adorna la pared del salón. No dudo de que para dicha familia haya muerto la hija segunda de la señora Ogiander, pero el mundo la conoce ¡con el nombre de Valerie Sinclair!

    -¿Qué?
    -¿De veras no se ha dado cuenta del parecido de las dos hermanas?
    -No –confesé-. Por el contrario, me dije que no podían ser más distintas.
    -Es porque, querido Hastings, su imaginación se halla abierta a las románticas impresiones exteriores. Las facciones de las dos son idénticas lo mismo que el color de sus ojos y cabello. Pero lo más gracioso es que Valerie se avergüenza de los suyos y que los suyos se avergüenzan de ella. Sin embargo, en un momento de peligro pidió ayuda a su hermano y cuando las cosas adoptaron un giro desagradable y amenazador todos se unieron de manera notable. ¡No hay ni existe nada tan maravilloso como el amor de la familia! Y ésta sabe representar. De ella ha sacado Valerie su talento. ¡Yo, lo mismo que el príncipe Paul, creo en la ley de la herencia! Ellos me engañaron. Pero por una feliz casualidad y una pregunta dirigida a la señora Ogiander que contradecía la explicación, acerca de cómo estaban sentados alrededor de la mesa de bridge, que nos hizo su hija, no salió Hércules Poirot chasqueado.
    -¿Qué dirá usted al príncipe?
    -Que Valerie no ha cometido ese crimen y que dudo mucho que pueda llegar a darse con el vagabundo asesino. Asimismo que transmita mis cumplidos a Zara. ¡Qué curiosa coincidencia! Me parece que voy a ponerle a este pequeño caso un titulo: «La aventura del rey de trébol». ¿Le gusta, amigo mío?
    FIN
     
  15. Malee

    Malee MARISA

    Mensajes:
    14.794
    Ubicación:
    Ibiza, Islas Baleares (España)
    Re: AGATHA CHRISTIE'S CLUB

    Hola a tod@s !!!!!

    ¿Acaso no hay nadie que quiera desentrañar los misterios de Agatha? :-?

    ¿Alguien se anima a poner algo? :happy: