Concurso de relato corto

Tema en 'Comunidad de Infojardín' comenzado por MANU_, 19/12/11.

  1. MercedesAl

    MercedesAl

    Mensajes:
    1.177
    Ubicación:
    Almería.
    Otra vez yo :happy:

    Pero que bonitos y labraicos debéis tener todos vuestros jardines :happy: ... Así están mis arriates, enteros de hierba :11risotada: , que en vez de con el zacho en la mano, por aquí entretenida con las fotos.

    Trasimides?, Manu?, me vais a obligar que os ponga falta :twisted:

    Disfruté mucho aquel día haciéndolas, quizás con el pensamiento de ponerlas en otro hilo que debe andar ya perdido por ahí. Subo este de nuevo con ellas.

    Demasiadas fotos, pero no sabía ahora cual descartar. Aunque creo que con una que pongáis en el blog ya es suficiente.

    ...



    Las Costeras



    [​IMG]

    Miran desde el alto como suben hasta la loma en las atardecías voces antiguas de mayorales por el camino, seguidas entre la polvareda por silbidos de pastores y el ladrío de los perros... Que siguen guiando de recogida la majada, hasta el aguardo de la noche en redil.

    Quedan mantenidos, rebosando hasta los topes olores de aliños en las orzas, adobos en artesas, a chacinas curándose en las varas. Salteados entre aromas de condimentos colgando en ristras y manojos, atemperados con el de cantaras en la alacena.

    [​IMG]

    Respiran el aliento que se expande desde las chimeneas encendidas, con el tufo a tizón de jaras y leña de encina caldeando su vieja argamasa. Impregnada del humo que en bucles escapa hasta el zaguán, buscando enredarse con las ondas de la cenefa.

    [​IMG]

    Retiemblan con sobresalto en las noches largas de invierno, cuando atizan la lumbre pantarujas y tios loberos, agrandando su reflejo en la penumbra de la candela.

    También sienten el solivianto en el sueño con los mastines, barruntando de escuchas al lobo que acecha todavía. Atajando a paso vivo por berrocales y baldíos.

    Y desde dentro se asoman las aldabillas, abriéndose hacia el mismo paisaje... Desde lo que se fue, de aquella forma de vida que quedó difuminada para siempre, en el horizonte del corto espacio de una generación.

    [​IMG]

    Que permanece recogida en los cimientos sólidos, en sus tabiques y rincones. En los muros indelebles de Las Costeras, que la guardan en su memoria.

    Reside fija la veleta en el techo, girando al son de los vientos. Y mudándose con el sol, la sombra de la palmera que perenne permanece en la fachada.

    [​IMG]


    Con el relevo de las cigüeñas, como guardas ya en las anochecías.
     
  2. Trasimedes

    Trasimedes

    Mensajes:
    2.000
    Ubicación:
    Barcelona
    Hola a todos; un cordial saludo a tod@s los escritores. Enhorabuena a todos por vuestros escritos.

    MercedesAL: Esa batería de fotos, habla por sí misma, con lenguaje propio; nos dice, en óptima forma de expresión, sin palabras, el testimonio del paso del tiempo sobre lo que nos rodea: ese vetusto edificio, ese instrumento metálico..... todo un relato corto que nos has traído aquí, de forma gráfica. Enhorabuena.

    Ya buscaré por ahí algo que tengo olvidado por ahí, que escribí hace años.

    Un saludo cordial para todos, espliego MANU, nafnaf, caballoloco.....la lista es larga y mi memoria ya no está para muchas proezas. Dáos todos por saludados y abrazados.:beso:
     
  3. espliego

    espliego

    Mensajes:
    749
    Ubicación:
    Caravaca (Murcia) y Madrid
    Atardecías, ladrío, aguardo, orzas, artesas, alacena, argamasa, zaguán, cenefa, pantarujas, berrocales, baldíos, aldabillas... MercedesAl, cuánta palabra sugerente, qué preciosidad de texto! Se nota que lo has escrito desde muy adentro, respira sensibilidad y cariño. Si no lo hace alguien antes, lo voy a subir yo al blog, con todas sus fotos por supuesto, en cuanto vuelva a casa esta mañana. Mi duda es si Las Costeras es algún lugar constantemente añorado por ti, como lo es para mí Mayrena. Supongo que sí, que es el cortijo de la primera foto.

    Esperamos tu texto, Trasimedes.

    El blog de los infojardineros: http://relatinfo.blogspot.com.es/
     
  4. nafnaf

    nafnaf carpe diem

    Mensajes:
    2.930
    Ubicación:
    sierra oeste de Madrid
    :ojoscorazon: Mercedes ya sabes lo mucho que me gustan siempre tus fotos (o ¿no te lo he dicho nunca? :icon_rolleyes: :11risotada: ) y por mí, se ponen todas pero no por mí: ya sabes que me tienen manía tus fotos (ya están otra vez las dos rosas :11risotada: ) :twisted: y ya puse yo en el blog las dos últimas entradas... ¡qué trabajen otros! :smile:
    edito ya veo que lo ha hecho espliego

    Pero además de las fotos, este texto... me encanta. Tantas palabras con alma...
    Ya te puedes imaginar lo que me han funcionado los diccionarios esta mañana, hasta asimilar el canto de tres desconocidas para mí, para poder luego disfrutar del ambiente sin barrera.

    ¿Qué mejor que leer un buen texto en este día tan señalado? ;) (:razz: te tengo que contar algo que me pasó ayer con un libro :razz: )

    Bueno... ¿dónde están l@s demás jardiner@s de nuestro jardín?...

    Os esperamos ;)
     
  5. vega

    vega

    Mensajes:
    18.956
    Ubicación:
    madrid
    :11risotada:


    Nada de escaleras.... las manzanitas, miles gracias a la polinización indirecta de los aviones-insecto que despegan y aterrizan en nuestras instalaciones de la planta baja, son de tamaño mini. Se las dejamos a las AVES (nuestros aviones de gama alta más veloces) que repostan en la planta superior, donde hace bastante frío pero abunda el zumo de manzana de 60000 kcal. de un octanaje excelente.
    Mi aeródromo tiene mucho mucho tráfico.
    Recoger manzanas para tiempos de escasez de combustible es muy peligroso, aun sin contar con las alturas... ;)

    Un beso grande Mercedes. Preciosas tus fotos y tus palabras.


    Estamos por aquí, recorriendo algunos caminos del foro. Pero algun@s no aparecen. Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr

    bv
     
  6. Trasimedes

    Trasimedes

    Mensajes:
    2.000
    Ubicación:
    Barcelona
    Hola "escribidores/as" Comparecemos. Ahí os dejo ésto que escribí hace tiempo.

    EDELWEISS

    La Fe, la Voluntad, o la Suerte


    El que no sepa rezar,
    que vaya por esos mares;
    ya veréis qué pronto aprende
    sin enseñárselo nadie......


    Voy a relatar algo que me sucedió hace ya mucho tiempo; algo extraño e inverosímil; algo sobre lo que he meditado largamente, para lo que hasta la fecha, no he hallado una explicación plausible.

    Sucedió en un día de verano, a mediados de la década de los años sesenta, hallándome en Jaca durante el servicio militar, de obligado cumplimiento por aquel entonces. Los jóvenes de mi época, impregnados de un fuerte romanticismo, la mayoría de ellos muy lejos de sus hogares, conscientes de la pérdida de un período de nuestra juventud, de nuestras vidas, vivaqueábamos en los cuarteles, viendo el monótono transcurrir del tiempo, soñando con la ansiada vuelta al hogar, para reencontrar y abrazar a la familia y a los amigos.

    Transcurriendo así el paso de los días, en cierta ocasión los jefes militares decidieron sacudirnos la pertinaz modorra cuartelera en la que nos hallábamos sumidos, determinando que se debería llevar a cabo unas maniobras por la Cordillera Pirenaica; puesto que no querían mantener ocioso e inactivo al que pomposamente llamaban Batallón de Cazadores de Alta Montaña.
    Así que en una fresca mañana, nos ordenaron agarrar el fusil ametrallador Cetme, nos dieron provisiones para unos días, y nos llevaron en camiones a pegar tiros por allá en las cumbres.

    La orden que, a decir verdad ya se barruntaba desde hacía unas semanas, fue recibida con general excitación por parte de la animosa muchachada; puesto que un acontecimiento así, tan señalado, brindaba a muchos de aquellos románticos chavalillos, la ocasión de ir en busca de la Flor de las Nieves: la mítica Edelweiss.

    La flor siempre viva e inmarchitable de la alta montaña se había convertido en nuestro sueño; mucho habíamos oído hablar de la misteriosa flor, acerca de la cual se habían fraguado extrañas leyendas que, en momentos de ocio, eran narradas por los más veteranos.
    Esta flor, los unos la querían para llevársela a sus madres; otros, la mayoría, en mi caso, para enviársela a la novita, a la muchachita que quedó sola allá en Cataluña, esperando ansiosa el regreso del soldado. Todos soñábamos y anhelábamos en nuestro corazón, que ella nos esperaría con la flor imperecedera, que meses antes habría recibido de nosotros, dentro de un sobre, junto con una carta.....
    Llegado el momento, ella que la habría guardado celosamente entre las páginas de un libro, nos la mostraría tan fresca y lozana, como el mismo día en que fue recortada de entre las rocas.

    ....te prometí pensar en ti,
    Pensar en ti, en ti, mi bien,
    en ti, Lili Marlen......

    Canturreábamos en nuestras correrías por aquellos inhóspitos parajes....Dos días llevábamos por allí, cuando en la mañana del tercer día de maniobras, aprovechando unas horas de descanso, se me ocurrió que bien podría ascender a la montaña que allí se alzaba, justo al lado del campamento. Tenía la corazonada de que allá arriba, oculta entre las rocas, estaría esperándome la preciada flor. Veía la nieve brillar en las alturas; la vista y el corazón se me iban hacia la cumbre.
    Decidídamente, pensé, que habría que ir a por ella. Tracé un plan para una escapada y se lo propuse a mis compañeros, pero no hallé a ninguno de ellos que quisiera secundar mi plan.

    No lo pensé por mucho tiempo; ya había tomado la firme decisión de encaminarme hacia la cumbre y me fui acercando a los primeros terraplenes. Mis compañeros, sabedores de mi intención, trataron inútilmente de disuadirme, advirtiéndome de los peligros a los que me iba a exponer; sobre todo, si me aventuraba a marchar en solitario. Pero no me hicieron desistir de mi empeño, por más que insistieron; de modo que inicié la marcha y al rato ya estaba subiendo con paso brioso por las escarpadas rampas.

    A la media hora de camino ya me sentía agotado, acusando la fatiga, debido a la altura. Bajo un sol implacable, devorado por la sed, me veía obligado a beber a cada momento del agua de los innumerables manantiales que, por suerte para mi, brotaban por doquier; era un agua purísima y cristalina, cuyo frescor inicial se perdía rápidamente al calentarse en la cantimplora, bajo el sol implacable de la alta montaña.
    Estando ya cercano a la cima, me detuve exhausto, rendido, jadeante y sudoroso.
    Absorto en el espectáculo grandioso de las cumbres, miraba a mi alrededor con la vista arrebatada. El agua que discurría a mis pies....el verde lujuriante....los insectos chirriando en la grama....el cielo de un azul purísimo....la luz cegadora....

    Ví a la garduña deambulando entre las peñas. Con la cola, airosa, semejante a un pendón, proclamaba con refinada cautela su dominio sobre aquellas soledades.

    Una perdiz nival cruzó temerosa ante mí, seguida de su prole. Asustada por mi presencia, el ave lanzó un graznido de alarma y, volando raso, fue a ocultarse monte arriba, en un lugar pedregoso. Corrí hacia ella con afán de capturarla, o bien de arrebatarle alguno de sus hijuelos. Dí un traspiés y caí rodando montaña abajo. La caída, que fue larga dolorosa e interminable, terminó cuando al fin pude asirme a un saliente en las rocas. Magullado y dolorido, sentía el cuerpo lacerado. Suspiraba aliviado congratulándome de mi buena suerte, cuando me di cuenta horrorizado, de que me hallaba suspendido ante el vacío, con un abismo espantoso a mis pies.

    Sin poder moverme, con la punta de los pies, apenas llegaba a alcanzar dos puntos firmes donde apoyarme. Sentía erizarse el vello en mi piel. Pasé así largo rato aterrado, sin atreverme a mover un solo músculo.
    Miraba angustiado hacia abajo y con el rabillo del ojo, veía allá al fondo del abismo, la lejanía del campamento, las tiendas de campaña.... Y estando así, en ese estado de incapacidad, aún procuraba serenarme; en un momento dado, llegó a mis oídos débilmente, un redoble de tambor y un toque de corneta. Calculé que habría llegado el momento de pasar lista allá abajo y entonces constatarían mi ausencia; me desesperaba porque no me iban a encontrar hasta horas más tarde, cuando encontrasen mi cadáver; porque sabía que en cuanto me abandonasen las fuerzas, me iba a despeñar irremisiblemente.
    Pasaron por mi mente muchas vivencias.....Pensé en mis compañeros, que ajenos a la situación en que me encontraba, no podían prestarme ayuda: me acordaba de ellos y de los amigos a los que más quería. Aquel mozancón de Igualada, que cargó conmigo cierto día de marcha, cuando consumido por la fiebre, me sentía desfallecer. Aquel otro, vasco insigne, con el que compartíamos alegres veladas, mientras el vinillo corría de vaso en vaso, y él hacia sonar el chistu con maestría....Momentos inolvidables que ya no se volverían a repetir.....Y pasaba el tiempo bajo un sol implacable....no podía moverme...ya me sentía desfallecer, rígido e inmóvil...con un pánico cerval....
    Y fue justo en aquel momento, cuando yo, que me confieso agnóstico, comencé a rezar; me encomendé a Dios.

    Yo no sé qué mecanismo de mi mente se pondría en marcha. Solo sé que algo me impulsó, lo recuerdo perfectamente, a desplazarme lentamente en sentido lateral hacia mi derecha. No sé lo que duró aquel desplazamiento. Mi mente estaba en otra onda; en otras palabras: rezaba.
    Y puedo decir, doy fe de ello, que ignoro de que manera, me ví fuera de aquel abismo espantoso.

    Bajé confuso de la montaña; iba en un estado lamentable, y llegué al campamento cuando caía la tarde. Salieron todos mis compañeros a mi encuentro, todos ansiosamente me preguntaban si había conseguido encontrar la Flor de las Nieves.... si la llevaba conmigo....Una y otra vez me preguntaban y me preguntaban; pero yo no les respondía. No podía responderles; me encontraba como ausente, absorto en mis pensamientos sobre lo que me había sucedido.......

    Después de tantos años, aún sigo en la duda de si me salvé por mis propios medios, o por tener fe y confiar en algo sobrenatural, o por casualidad o por suerte.

    Ha pasado mucho tiempo desde entonces. Ahora, meditabundo, viendo pasar los días y las noches de este helado invierno, en mi casa de Pallejá, pienso con frecuencia en lo que aconteció aquel día de aquella década lejana, cuando fui en busca de la sempiterna Flor de las Nieves.
    Que, desde luego, fue algo que marcó un hito en mi vida y me dejó sumido en un mar de dudas, en lo concerniente a la fe.

    Una vieja canción irrumpe en mi mente recordando....

    Edelweiss, Edelweiss, linda flor....
    Feliz de conocerte
    Pequeño botón de nieve
    En mi tierra bendita
    vivirás para siempre.
     
  7. vega

    vega

    Mensajes:
    18.956
    Ubicación:
    madrid
    Me gusta. :beso:

    v
     
  8. MercedesAl

    MercedesAl

    Mensajes:
    1.177
    Ubicación:
    Almería.
    Y si fue Edelweiss, Edelweiss, la linda flor quien te salvó? :happy: .

    He disfrutado tanto tu relato!, Trasimides. Alguien muy querido vivagueó justo también por ese batallón. Y ya nunca ha olvidado aquellas montañas.

    Si es que yo no he conocido flor tan caprichosa como esa, naf. Y testaruda además, empeñada sigue en no querer ser blanca. Espero que al menos la abubilla no se te haya escapado.

    Un ejercicio de riesgo desde luego internarse por ese aeródromo tuyo Vega. Por aquí hay ahora una fiesta organizada. Como se desplazan rápido con ese combustible de tan buen octanage :11risotada: , mándalos que saquen una entrada para el níspero de mis vecinos

    Gracias espliego por subir las fotografías. Me alegro que os gustaran, son todas del mismo sitio. Aunque podría ser pero es otro el nombre, Los Rosales, una vez lo puse.
     
  9. Buenos días chicos. llevaba ya unos días sin escribir nada nuevo así que aquí esta el nuevo relato, Por supuesto ficticio :11risotada: :11risotada: :11risotada:

    La foto ya la pondré otro día

    Un día especial

    Cuando amaneció, me di cuenta que aquel día iba a ser diferente. No iba ser un día como lo fue el anterior ni como lo sería el siguiente. Era jueves, justo el día central de la semana, el cielo, lo decoraban pequeñas nubes

    Es lo primero que me llamó la atención. No eran nubes de contornos mas o menos difusos, ni de textura deshilachada. Eran todas iguales. Sus contornos perfectamente definidos y con un extraño y uniforme color rosado

    Como cada mañana, encendí el aparato de radio, sonaba una suave melodía. No se lo que impulsó a ello pero la apagué y la volví a encender. En ese momento una dulce voz daba los buenos días. “Buenos días ciudadanos, buenos días Laura”

    Sí, acababa de saludarme, acababa de decir mi nombre. Aturdida, volví a apagar y encender el aparato y seguía sonando la suave melodía. Tras unos segundos, repetí la operación y la voz que me había saludado, continuaba dando las noticias.

    Todas ellas eran amables, …. “ayer fue ingresado José Luis en la clínica del Pilar. El hijo de Manuel y Catalina, de cinco años de edad, se había roto un brazo, como consecuencia de una caída mientras bajaba corriendo las escaleras”. Abrí el cajón y cogí un tenedor. Me pinché repetidamente la mano y no, no estaba soñando. Manuel y Catalina eran mis vecinos y efectivamente su niño, se había roto el brazo.

    Decidí apagar la radio

    Me preparé ligeramente y bajé al kiosko de la esquina a comprar el periódico.

    “Buenos días Laura, ¿Como así tan temprano?” Me saludó “Paco”, el kioskero,

    “No lo sé, hoy me he levantado un poco antes de lo habitual y me apetecía leer las noticias” le contesté

    “Pues hoy parece que va a ser un día tranquilo. Por cierto Laura, que tal el niño de Catalina?

    “No lo sé, lo escuché en la radio”

    Durante unos segundos, me quedé callada y aturdida por la expresión de Paco. “Tal vez caigan algunos copos de nieve, ya veremos”, No era precisamente la nuestra una región en la que nevara, Nunca leí o escuche que lo hubiera hecho, pero sería realmente bonito, que al menos una vez lo hiciera

    Volví a casa, sintiendo su mirada clavada en mi espalda. Nunca había sentido esa sensación. Giré la cabeza y efectivamente. Paco, con una sonrisa en su boca, me acompañaba con su mirada. Le saludé justo antes de doblar la esquina

    Preparé el desayuno y empecé a leer el diario

    “El Gobierno revoca varias leyes relativas a los derechos ciudadanos. Se ha llegado a un acuerdo con las patronales y los bancos. Se trabajará menos horas para que todos tengan trabajo y se mantendrán los salarios …..”
    “En París se reúnen los mandatarios de los países africanos junto con dirigentes europeos para solucionar el problema del hambre en ese continente. Las conversaciones están ya muy avanzadas. Ya es seguro que el año que viene recuperarán las cosechas y parte de su riqueza en petróleo y minería. Este año, Europa se encargará del suministro de alimentos … “

    “Un grupo internacional de jueces, revisará los expedientes de Guantánamo. ….”


    No creía lo que estaba leyendo. Pasé a las noticias locales y estas seguían en la misma línea. Por fin tendríamos la incineradora, para eliminar los restos de la basura tras recuperar metales, vidrio, .. La planta, en el proceso, producirá la energía suficiente para el hospital y las escuelas …..”

    Temblorosa, volví a la primera página y si, se trataba del diario, no era un periódico fantasma. Era mi primer día en mi casa después de una estancia en el hospital al que me llevaron tras un desvanecimiento.

    No daba crédito a lo que estaba ocurriendo a mi alrededor.

    Encendí el ordenador e instintivamente fijé la vista en la parte superior. Me costó reaccionar decía “Jue 31 de febr, 10:15


    [​IMG]
     
  10. ANGELSG57

    ANGELSG57 Estamos de paso...

    Mensajes:
    949
    Ubicación:
    ALICANTE - ESPAÑA
    Buenos días Amig@s del RELATO CORTO...:happy:

    MercedesAl; Trasímedes; Caballococo; me han encantado vuestros relatos y he pasado un agradable ratico leyéndoros...:5-okey:

    Os dejo una fotico del domingo pasado, paseando por la orilla del mar..

    [​IMG]

    Un abracico a tod@s desde Alicante..:5-okey:
     
  11. jordi

    jordi

    Mensajes:
    1.372
    Ubicación:
    Barcelona,USDA 9b/10a
  12. Bueno ya coloqué la foto en el relato

    Felices sueños
     
  13. Holaaaaaaaaa buenas tardes a todos :beso: :beso: :beso:

    Qué panzada de leer, pero que agradables relatos :ojoscorazon: :52aleluya:

    Gracias a todos por escribirlos y compartirlos :happy:

    Veguita :beso: :beso: :beso: Cuanto tiempo corazón, me ha encantado mucho tu abejita piloto :11risotada: :11risotada:

    Bueno, pues aquí va otro :happy: Ya se que es un poco triste, pero es lo que me ha salido :(

    Va dedicado con mucho cariño a todos, pero en especial, a todas aquellas personas que un día partieron, ya sea a otra ciudad, región o país, en busca del pan con el cual alimentar a sus hijos.:beso: :beso: :beso:

    El inmigrante

    [​IMG]

    Hace muchos años que había desistido volver a su Patria, a sus orígenes.

    Desde que recibió la triste noticia, del fallecimiento de su mujer y su pequeño hijito, en un desgraciado incendio que se ocasionó en los establos de su hogar, en la pequeña aldea donde habitaban, a Segismundo no le quedaba nada ni nadie por quien regresar.

    Había partido lejos, muy lejos, cruzando el océano en busca de trabajo como tantos otros, y poder mejorar sus precarias existencias. Quería establecerse y reunir el dinero suficiente, para que su familia se reuniera con el .

    Pasados unos pocos años, llenos de soledad, de vicisitudes y mucho trabajar, casi lo había conseguido, le faltaba muy poco para reunir el dinero suficiente y pagar los pasajes, cuando recibió la tremenda noticia.

    Para que volver ? - se dijo entonces - si ya no me queda nada ?

    Pero siguió enviando dinero a un amigo de la aldea, para que no dejara caer en ruinas, su humilde casa.

    Ahora anciano, cansado, con el rostro curtido y lleno de profundas arrugas, sentía una amarga añoranza y había decidido volver.

    Preparó su equipaje con lo más imprescindible y sin mirar atrás, se embarcó de vuelta a su Patria, a su hogar.

    El viaje fue muy largo, o se lo pareció a el. No recordaba que lo fuera tanto, cuando se embarcó la primera vez. Pero por fin llegó el momento de pisar tierra firme, su tierra y con lágrimas en los ojos y lentamente....pisó primero con un pie...luego le siguió el otro.

    Tardó otro día más en llegar a su aldea. En lugar de dirigirse a su casa, sin saber el como ni el por que, sus pasos le guiaron hasta el pequeño y viejo cementerio.

    No había cambiado demasiado con el paso de los años. Sí había tumbas más modernas, pero recordaba perfecta mente, donde se hallaba la de sus padres y en la cual yacían también, su esposa y su hijo.

    Hacia allí se encaminó. Deposito su vieja maleta con cuidado en el suelo y se arrodilló.

    Queridos, amados mios, ya estoy aquí - dijo -

    Al día siguiente en su recorrido cotidiano, acurrucado junto a la tumba, inerte, sin vida, el enterrador le encontró. Nunca este olvidará, la expresión de felicidad y paz, que denotaba el viejo rostro curtido y lleno de profundas arrugas, de aquel quien por entonces para el, era tan solo un copmpleto desconocido, simplemente.... un forastero.

    Feliz tarde a todos :beso: :beso: :beso:
     
  14. espliego

    espliego

    Mensajes:
    749
    Ubicación:
    Caravaca (Murcia) y Madrid
    ¡Benvingut, Jordi! Ya he incorporado tu texto (muy bueno, por cierto) al blog de los infojardineros:

    http://relatinfo.blogspot.com.es/

    También he incorporado tu blog a la lista de los blogs de los infojardineros-escritores en la columna lateral. Si prefieres que no aparezca lo borro. Y si quieres incorporar una foto a tu texto la pones en este hilo y la inserto en tu texto.

    También he insertado los últimos textos de caballoloco y Trasimedes.

    Chagall, un besico.

    Ya somos 13 ¿Algún voluntario/a para ser el número 14? Poco a poco, paso a paso, esto avanza....
     
  15. Trasimedes

    Trasimedes

    Mensajes:
    2.000
    Ubicación:
    Barcelona
    FELICIDADES, CHAGALILLA por este magnífico relato, tan cargado de emotividad.

    :beso: :beso:

    Un saludo a todos los escritores de este foro. Espliego, ANGEL57, Jordi, caballoloco, MercedesAl, MANU..... Perdón si me olvido algún amig@ escritor.